Archive for diciembre, 2010


Catfish

2010 - CatfishDirectores: Henry Joost, Ariel Schulman
País: Estados Unidos
Año: 2010

“Catfish” es una película que se ha hecho famosa por pretender ser un documental verídico sobre los riesgos que se corren al involucrarse mucho con las redes sociales. También por el buen recibimiento obtenido en el último festival Sundance y la publicidad que ello conlleva, además del uso de una inteligente estrategia publicitaria: “no dejes que nadie te cuente de qué se trata”. Al margen de cuánta verdad exista en la realización de la película, recomiendo verla, aunque desde el comienzo debo advertir que puede generar emociones agridulces, de desagradado y hasta pena en el espectador, de todo excepto alegría o esperanza.

Se trata de la relación entre un fotógrafo de Nueva York, Nev, y una amable familia del estado de Michigan, a quienes conoce por las virtudes artísticas de la niña pequeña de la familia, Abby, quien realiza hermosas pinturas y hasta expone en galerías locales. A través de ella conoce a la hermana mayor, Megan, con quien comienza a tener una relación algo más que amistosa, todo a través de Internet, claro. Además, Nev entabla relaciones con el círculo cercano de amigos de la familia, todos muy amables con él. Nev envía fotografias y Abby las pinta de forma excepcional, y luego las envía por correo a Nev. Al mismo tiempo, la relación con Megan se vuelve más romántica e intensa, así que Nev, además de su hermano y un amigo (quienes documentan la aventura en cada momento), deciden viajar a conocer a estas aparentemente bellas personas, sólo para descubrir que…

El trailer de “Catfish” hizo creer a mucha gente que se trataba de una película de terror, sin embargo no lo es en absoluto, aunque sí es escalofriante la idea del uso desviado que se puede hacer con una red que tiene la capacidad de conectar personas instantaneamente en cualquier parte del mundo. Tampoco podría decir que se trata exactamente de una película del género dramático, aún cuando el torbellino de emociones que aparecen a medida que los secretos de la película se resuelven es devastador. ¿Alegre?, de ninguna manera. Si bien desde el primer momento sospechamos que la historia va a dar un enorme giro, también se hace poco predecible de qué se va a tratar, y los detalles del desenlace logran que ningún espectador quede indiferente ante lo que se va revelando ante sus ojos, y quizás lo piense un poco más antes de involucrarse en las actividades de dudosa procedencia a las que se puede acceder en Internet.

Sobre la realización de la película, es correcta y hace que no se vuelva aburrida. El mismo hecho de que esté tan bien realizada hace sospechar desde el principio sobre la veracidad del «documental», pero lo perdonamos porque a la vez la hace fácil de seguir y entender.

Para terminar, esta película funciona perfecto como complemento a “The Social Network” (2010), y a “Deathtube” (2010), en menor medida.

Case 39

2009 - Case 39Traducción: Expediente 39
Director: Christian Alvart
País: Estados Unidos
Año: 2009

Una asistente social (Renee Zellweger), después de un día duro, termina de trabajar sobre 38 expedientes. En ese momento, le dejan en su escritorio el expediente 39. El caso se trata de una niña (Jodelle Ferland, conocida por su participación en «Silent Hill», 2006) en serio peligro debido a que sus padres, en vez de brindarle amor y protección, quieren matarla. El caso toca profundamente el corazón de la asistente, quien se compromete hasta las últimas consecuencias para intentar darle bienestar ala niña.

Es un buen argumento de partida, y además el reparto de la película se encuentra repleto de nombres de actores conocidos por buenos trabajos, pero nada de eso puede revertir el resultado de una película mal hecha, mal dirigida y absolutamente fuera de época. Quizás hace treinta, o cuarenta años esta película hubiera sido un éxito, pero no hoy.

El argumento sobre la inocencia de los niños y la contradicción de ser portadores de uno o más demonios en su interior,  locura malevola, o simplemente la idea del por el mal, ha sido explotada hasta el cansancio en el cine, sólo por citar algunas cintas tenemos a «The Bad Seed» (1956), «Rosemary’s Baby» (1968), «The Exorcist» (1973), «The Omen» (1976), y más recientemente «Joshua» (2007) y «Orphan» (2009), todas ellas con algún giro interesante en la trama que las hace diferentes al resto y novedosa en su estilo, por lo tanto si se va a hacer una nueva película con esta idea, se hace necesario una historia original, cosa que en esta película no ocurre, por lo que después de verla nos deja la sensación de haber visto una película sólo para pasar el rato, pero un rato fome.

La música no acompaña casi en ningún momento a la imagen de forma adecuada, suena anticuada y ridícula, a la vez que distrae nuestra atención de alguna posible escena interesante. Los efectos especiales de la película también contribuyen al hecho de considerarla «no recomendable»: en una época en que muchas películas se sustentan casi exclusivamente en ellos, con buenos y malos resultados, es imperdonable ver cosas tan básicas en una película hecha en la meca de la actividad cinematográfica, y que por supuesto, ridiculizan la idea de una película de terror al punto de convertirla casi en comedia.

Además de lo mencionado, la película podría llegar a ser buena, si es que el elemento sobrenatural no hubiera sido introducido de forma tan violenta y burda como se hace aquí. En la primera mitad, la historia es presentada de buena forma, pero en adelante los hechos se suceden torpemente diluyendo nuestras esperanzas de un buen final, el cual sólo llega a sepultar todo en un mar de ideas mal realizadas y llenas de errores.

Finalmente, ¿cómo es posible que a uno, al darse cuenta de que está combatiendo contra las fuerzas de un demonio poderoso, no se le ocurra nada mejor que esconderse en un rincón de la pieza armado con… un atornillador?

Devil

2010 - DevilTraducción: La reunión del Diablo
Director: John Erick Dowdle
País: Estados Unidos
Año: 2010

Este es un ejemplo perfecto de una película que promete mucho más de lo que efectivamente entrega, y ese sentimiento se transforma rápidamente en decepción para el espectador que pone algunas expectativas al momento de elegirla.

Basada en una historia de M. Night Shyamalan, conocido por dirigir The Sixth Sense (1999) y The Village (2004), se trata de un grupo heterogeneo de cinco personas que resultan atrapados en un moderno edificio, y entre los cuales se encuentra el diablo, quien por supuesto comienza a manifestarse, era que no. Este es un buen argumento inicial, pero lamentablemente falla en varios aspectos, que de haberse trabajado con cuidado, me harían escribir una crítica positiva, en vez de lo que estoy haciendo ahora.

En primer lugar, el nombre: sin entrar en asuntos de discusión religiosa, sin duda la mención de la palabra «Diablo» causa alguna reacción, positiva o negativa, para cualquiera que haya sido criado en la sociedad occidental, y cuando se trata de hablar sobre el maligno en una película, lo menos que uno espera es que se haga un retrato apropiado del mencionado, pero en esta película encontramos un diablo moralista y con un sentido de la ética que es difícil de equiparar con quien suponemos es la encarnación suprema del mal.

En cuanto al desarrollo, falla en varios aspectos, por ejemplo:

– Intenta ser una película de terror, pero las escenas «fuertes» y recursos empleados para asustar no llegan a ser efectivos.

– A veces intenta ser una película de intriga policial, pero el elemento sobrenatural echa por tierra rápidamente esta variante.

– Incluso si es una película sobre la bondad y la virtud del perdón, es demasiado selectiva para creer que alcanza para todos, y esto hace que el sentimiento de identificación que el espectador debe desarrollar hacia la película no se produzca (para entender esto hay que soportar ver la película hasta el final).

Además, las menciones hacia la biblia católica son demasiado burdas y forzadas a veces. Sé que las películas deben ser hechas para todo público pero también es mala la idea de que un espectador promedio se sienta tratado como alguien que se le debe explicar todo con peras y manzanas.

Y por si fuera poco, la idea original de la película fue sacada de la novela «And then there were none», de Agatha Christie, lo que podría haber sido perdonable si fuera una buena película, pero en este caso no es así.

 

The Social Network

2010 - The Social NetworkTraducción: La Red Social
Director: David Fincher
País: Estados Unidos
Año: 2010

Primero que todo: esta no es una película sobre la popular red social «Facebook», ni sobre la gente que ha ingresado a ella ni sobre cómo perdemos tiempo útil vagando en sus rincones, sino que se trata sobre la historia humana detrás del creador de dicha red y su entorno cercano, y no es una historia feliz.

El director David Fincher alcanzó gran notoriedad a fines de la década pasada con películas como Seven (1995), y Fight Club (1999), siendo la última una película muy inteligente y que de alguna forma revolucionó el cine de fin de milenio, además de darle fama justificada al grupo de rock alternativo Pixies, con la inclusión de una de sus canciones en la banda sonora de la película. Con estos antecedentes, podemos suponer que con esta película el director querría volver a establecer nuevas directrices para los cineastas actuales, lo que logra en cierta medida, pero no alcanza el impacto que tuvo hace diez años.

Se nota y se agradece un gran esfuerzo técnico en casi todos los aspectos del film, destacándose el guión y la música. El guión, escrito meticulósamente, logra cautivar a la audiencia desde el primer minuto con un inteligente, rapidísimo y a la vez hostigante diálogo entre el protagonista y su única oportunidad de tener una relación normal con una mujer. Los diálogos rápidos e inteligentes se multiplican por millones a lo largo de las dos horas de duración de la película, haciéndola a veces difícil de seguir, pero describiendo perféctamente las personalidades complejas de los protagonistas, intentando quizás una analogía con la rapidez con que funciona el procesador de un computador. Pero esta es un arma de doble filo: o bien atrapa al espectador que le fascinan las películas tecnológicas, o auyenta al que busca expresiones artísticas abstractas en el cine.

Y como dije, al ser una película basada en personajes reales, podríamos no esperar la presencia de héroes, y sin embargo los hay: Trent Reznor y Atticus Ross en la música (basta poner atención en la adaptación de «In The Hall Of The Mountain King» para entender lo que escribo).

Merece una mención especial, aunque negativa, el retrato de las mujeres que se hace en la película: absolútamente inferiores en inteligencia a los hombres, o bien perversas, dementes, o totálmente desconectadas del mundo que realmente importa: el que crean los hombres; pero a la vez son la musa inspiradora (a partir de la frustración) de las mentes desbordantes de inteligencia y creatividad que protagonizan la película.

Las escenas, filmadas casi en su totalidad en interiores, contribuyen a crear un ambiente claustrofóbico, y la referencia a datos reales sobre el funcionamiento de «Facebook», a Bill Gates, a Linux, entre otros detalles, terminan de adornar el árbol tecnológico que ha creado el director y su equipo. La comparación que se ha hecho en algunas partes a esta película con «Citizen Kane», en mi opinión no es válida, y sólo responde a un exitismo del momento.

Predigo que «The Social Network» dará mucho que hablar en las premiaciones por venir, quizás destacando en nominaciones a «mejor música» y «mejor actor secundario», pero sumando y restando, no pasará de ser un buen recuerdo, bien hecho y contextualizado a estos años: un buen documento sobre la red social más importante de la primera década de los años dos mil.