Archive for enero, 2011


Dedales

2003 - DedalesTraducción: Laberintos
Director: René Manzor
País: Francia
Año: 2003

Una joven es acusada de ser la responsable de veintisiete homicidios. Además, su diagnóstico psicológico dice que padece de personalidades múltiples. Un doctor y el policía que la detuvo se involucran en el caso para obtener respuestas a los cabos sueltos de la historia, tanto clínicos como policiales.  Pero el caso es un laberinto, y quien decide entrar en él corre el riesgo de no volver a salir nunca más.

La película es bastante buena, y puede sorprender a más de algún espectador de cine general, pero para quienes gustan de este tipo de películas de suspenso psicológico, de las que se espera encontrar uno o más giros drásticos en la historia, quizás no resulte tan sorpresiva. La historia está bien contada, la fotografía y el sonido son excelentes también, pero en la narración se van dejando muchas pistas como para poder adivinar el final hacia los tres cuarto de desarrollo, lo que no es tan malo, pero puede dejar con gusto a poco a algún fan de género.

La actuación es muy destacable, en particular la de la protagonista Sylvie Testud, a quien le resultan creíbles las distintas personalidades que su personaje contiene. Además, la película posee ese ritmo y el sello patente del cine europeo, que le da un punto a favor para quienes gustan de este tipo de cine.

Black Swan

2010 - Black SwanTraducción: El Cisne Negro
Director: Darren Aronofsky
País: Estados Unidos
Año: 2010

Esta es la primera pelicula que comento en este nuevo año, y qué agradable es que se trate de un producto de tan buena calidad.

La primera idea que me viene al terminar de ver «Black Swan» es la de presenciar una verdadera sinfonía audivisual, una pieza perfecta que conjuga lo mejor de los trabajos anteriores del director. ¿Qué quiero decir? Bien, anteriormente ya había escrito en el comentario sobre «The Wrestler» (2008), acerca de la obsesión del Darren Aronofsky con el uso de la música y los efectos del sonido como un elemento activo en la narración de sus historias, pero que en sus anteriores trabajos, si bien los resultados eran óptimos, siempre eran muy cargados o bien hacia la música o hacia los efectos de sonido, y para no repetir todo lo que ya escribí (puede leerlo más abajo), me remito a decir que en «Black Swan» el mencionado director ha alcanzado la maestría suficiente para componer una pieza que integra ambos elementos a la perfección, junto a una narrativa fílmica de primer nivel.

La película, asfixiante por argumento, se vuelve aún más claustrofóbica al ser filmada casi totalmente en interiores. Es un viaje directo hacia el mundo femenino pero altamente competitivo de la vida íntima del ballet, enfocado en el mundo personal de la bailarina que obtiene el papel principal en «El Lago de los Cisnes». No se trata, de todas formas, de una película sobre el ballet, sino que es un drama psicológico y los efectos de la presión sobre una persona dedicada a su arte, entregada en cuerpo y alma al ballet, pero con una nula vida privada, una niña mimada marcada por la personalidad exigente y a la vez consentidora de una omnipresente madre. Dar mayores detalles de la trama podría estropear e influenciar la opinión de quien aún no la haya visto y esté interesado en verla.

Otra punto alto de la película es la interpretación de cada uno de los actores involucrados. Desde Natalie Portman en el papel protagónico, el francés Vincent Cassel como el profesor de ballet detonante de las emociones perversas, Mila Kunis como la antagonista, Barbara Hershey impecable  en la piel de la madre de la protagonista, y terminando con unas pequeñas pero precisas intervenciones de la indeleble Winona Ryder, en un papel fundamental para entender la completitud de la película.

Si algo se le puede criticar a «Black Swan», es quizás haber profundizado poco en el desarrollo de algunos de los personajes, porque a ratos la película se centra mucho en la protagonista, lo que puede aburrir a algunos espectadores acostumbrados al cine más estandarizado. Pero con un mínimo de paciencia podemos comprender que ese ostracismo es uno de los recursos narrativos de la película, otro punto por lo demás muy bien logrado.

En resumen, es una de las mejores películas hechas en el 2010, digna de ser vista y analizada por todo aquel que sienta pasión por el buen cine. Otro paso bien dado de Darren Aronofsky en su carrera cinematográfica, enfocada en la complejidad psicológica de los seres humanos.