2010 - MacheteDirector: Ethan Maniquis, Robert Rodriguez
País: Estados Unidos
Año: 2010

Puede parecer raro que este servidor comente una película de este tipo, pero no es muy difícil de comprender que una opinión certera se construye ampliando los criterios y por lo tanto la variedad de objetivos a comentar. Además, no hay ningún pecado en dejar de lado a veces un punto de vista tan seriote y disfrutar de una película con menores expectativas. Y es que en definitiva,  esta es una buena película de acción, directa y sin mayores pretensiones, ni segundas lecturas, ni puntos de vista complicados, nada de eso. Pero no por esto cae en la categoría de “Cine B” ni está producida en forma descuidada o a la rápida. La receta es simple: se trata de tomar lo más cliché y por lo tanto lo más aplaudido del sobreexplotado cine de acción de los ochenta y noventa, juntar una pléyade de actores (entre ellos un ícono de este tipo de cine, Steven Seagal), un guión clásico pero con circunstancias modernas, toda la estética setentera que marcó un momento en la historia del cine, efectos especiales ad-hoc, y la guinda de la torta, el actor Danny Trejo como el antihéroe mexicano, de mentalidad simple y letal, y cuya mejor arma es el machete, luego poner todo bajo la dirección de Robert Rodriguez, y listo, el resultado no podía ser más calculádamente bueno.

Más aún, la historia se remonta al 2007, cuando se hizo un falso trailer de “Machete”, el que fue incluido dentro de Grindhouse , y que generó tanta expectativa que finalmente fue realizado como película.

Es posible encontrar aquí: autos enchulados, tacos, enfermeras con vestidos muy cortos y con metralletas, guerrillas, motocicletas, narcos, whiskey, autos explotando, katanas, senadores corruptos, tatuajes, mucho spanglish, batallas épicas entre frijoleros y güeros, etc… todo eso, y (para mi sopresa) más aún. Todo coronado con los momentos justos de humor negro  y por sobre todo una banda sonora que funciona muy bien en todo momento.

El único punto negativo que le encuentro, es que al pretender ir un paso más allá dentro de este estilo de cine, cae en más de un momento gore, que si bien a veces queda bien, en otros es absolutamente innecesario. Pero en el balance final, “Machete” resulta una muy buena elección si dejamos de lado por un rato el ansia de encontrar respuestas a preguntas existencialistas y dramas rebuscados, y nos disponemos a disfrutar de una película de, simplemente, acción.