Archive for marzo, 2015


2014 - The Grand Budapest HotelDirector: Wes Anderson
País: Estados Unidos/Inglaterra
Traducción: El Gran Hotel Budapest
Año: 2014

Para los que crecimos leyendo libros más que viendo películas, y en particular libros de aventuras como los de Emilio Salgari o Julio Verne, y hacíamos uso de nuestra imaginación para visualizar los coloridos y exóticos escenarios en donde se desarrollaban las acciones, ver una película tan bien trabajada estética y visualmente como «The Grand Budapest Hotel» es un verdadero gusto. Aclaro que no hago referencia a mi generación en particular, esta forma de «ver» los libros puede ser compartida por cualquier persona de cualquier edad que tenga un real aprecio y compromiso con la literatura.

La película pertenece al género de comedia, el cual históricamente es bastante riesgoso, porque sólo tiene dos opciones: funciona y catapulta a la película y sus involucrados a la fama, o no resulta y la sepulta con humillación. En este caso funciona y bastante bien, con un sentido del humor fino y oscuro, sin caer jamás en lo chabacano ni hacer uso excesivo de recursos obvios (caídas, golpes ridículos) que la hagan ver mal.

Ya con esos dos logros, la película tiene ganado el cielo, pero hay más aún: si bien hay un protagonista que lleva el hilo conductor de la trama, también hay muchísimos otros personajes que la conforman y enriquecen con el tiempo de exposición preciso en pantalla, y todos ellos muy bien logrados. Y cómo no, si cada uno es interpretado por actores de renombre por su calidad, de hecho impresiona ver tantos buenos actores en una sola película: comenzando por el protagonista, intepretado por Ralph Fiennes, y continuando con Edward Norton, Jeff Goldblum, Adrien Brody, Tom Wilkinson, Mathieu Amalric, Willem Dafoe, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Tilda Swinton, entre varios otros acreditados y otros no acreditados pero que hacen rápidos cameos. Todos juntos y revueltos.

La película es rápidamente agradable a la vista. Hay una buena preocupación por el uso de los colores en las tomas interiores y en las exteriores se aprecia un tratamiento expresionista caricaturesco, que le sienta muy bien a la disparatada historia y sus protagonistas. Los diálogos son hilarantes, rápidos y no permiten que decaiga nunca nuestra atención. Tampoco tiene una duración excesiva (una hora y treinta minutos), lo que no fatiga al espectador. También cuenta con rápidos momentos emotivos que condimentan la narración, sin hacernos olvidar que se trata de una comedia.

Para cerrar, si bien la película nunca deja de ser comedia, tiene un leve tono nostálgico al narrar la historia en un lugar que, si bien es ficticio, está enmarcado en un contexto histórico en donde quizás aún podían ocurrir tramas como esta. Para resumir la experiencia, vuelvo al primer párrafo par citar a esta película como un excelente «libro visual», que puede ser disfrutado por cualquier persona y dan ganas de «leerlo» nuevamente. Altamente recomendable.

The Imitation Game

2014 - The Imitation GameDirector: Morten Tyldum
País: Inglaterra
Traducción: Descifrando Enigma
Año: 2014

La historia de Alan Turing en la vida real ya es lo suficientemente novelesca como para agregar mayores elementos que pudieran condimentarla excesivamente y por suerte en esta adaptación cinematográfica, si bien con varias licencias y hechos diferentes a la realidad, no llegan a importunar y presentan una narrativa interesante. De todas maneras, la recreación de los lugares, la máquina Enigma y la que construyó el propio Turing y su equipo, entre muchos otros detalles están muy bien realizados, es decir, se nota un trabajo investigativo dedicado y acucioso.

Volviendo al protagonista, Alan Turing, él fue un genio que vivió en el tiempo equivocado. Nadie es perfecto, pero en cada época y lugar hay «imperfecciones» que son consideradas peligrosas y son castigadas en forma exagerada y cruel, y lamentáblemente esta fue la suerte que corrió el matemático. Para quien aún no lo sepa, el computador en el que escribo y en el que me están leyendo están basados en las visiones e ideas de Turing, quien además desempeñó un rol importantísimo en decodificar mensajes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, logrando acortar la guerra en dos años o quizás más. Lo interesante de este logro, es que el hombre más bien lo hizo más bien por amor a su trabajo más que por un amor patriótico. Con esta información, ¿cómo no iba a ser necesaria una adaptación a la altura? Se han hecho obras de teatro, documentales, e incluso musicales en Inglaterra, sin embargo el cine aún es la herramienta de comunicación más masiva alrededor del mundo, y entre sus variados usos, dar a conocerla vida de personajes relevantes y controversiales es vital.

Interpretados por Benedict Cumberbatch como Alan Turing y Keira Knightley como Joan Clarke, dos actores de ya vasta trayectoria y ambos enormemente talentosos, la película muestra en forma balanceada el trabajo de Turing durante la guerra así como su vida personal, en la que participaban casi las mismas personas dada la naturaleza de su trabajo. Se hace uso continuo de flashbacks para conformar la personalidad del protagonista y sus motivaciones, las que en este caso son usados en los momentos precisos y no entorpecen la narración, sino que por el contrario, la enriquecen y apoyan bien.

«The Imitation Game» estuvo nominada como mejor película en la reciente entrega de premios Oscar (2015), y aunque no ganó, merece un puesto de reconocimiento junto a «The Theory Of Everything», porque ambas, más que por estar centradas en personajes relevantes de nuestro tiempo, fueron realizadas con sobriedad, excelentes actuaciones y dedicación, lo que las convierte en parte de lo mejor de las películas hechas durante el 2014.

American Sniper

2014 - American SniperDirector: Clint Eastwood
País: Estados Unidos
Traducción: El Francotirador
Año: 2014

La filmografía de Clint Eastwood, en los últimos veinte años, ha estado ligada casi en su totalidad a presentar personajes y situaciones identificables en la vida real, en muchos casos basados en personas reales, con el estilo y narración necesarios para presentar al espectador casos donde la doble lectura es posible, casi obligatoria. ¿Héroes o villanos?, ¿valientes u obsesivos?, ¿patriotas o enajenados? La belleza está en el ojo del espectador, y precisamente con la madurez del actor/director en cuestión se logran estos resultados.

Expongo lo anterior porque su última película como director, «American Sniper», ha polarizado radicálmente a quienes la han visto. Es fácil ver en ella propaganda patriota estadounidense, pero también es posible ver los efectos desastrosos de la guerra para todos, desde quienes reciben las noticias lejos del campo de batalla como para quienes están diréctamente ahí, muchos de los cuáles «nunca vuelven», ya sea por morir en el campo de batalla, o por dejar allá parte de ellos, física y psicológicamente.

Consciente de esto, Clint Eastwood logra mostrar los hechos lo más parecido a cómo se viven en la realidad, tomando como referencia la historia de uno de los últimos héroes/asesinos en masa de Estados Unidos: Chris Kyle, el francotirador con más muertes en el campo de batalla contabilizadas a su haber. Un campesino sureño criado con exacerbados valores patriotas, quien no dudaría en ningún momento de la existencia de Dios o del amor a su país, y por supuesto con una habilidad innata para el uso de las armas. Un hombre sencillo, bien intencionado, con una convicción tal que asume ser otra persona al momento de asumir las más de 160 muertes causadas por su buena puntería. Un cowboy que encontró su lugar en el mundo gracias a su deseo de hacer el bien y defender a quienes están en peligro, según sus propias convicciones.

Es aquí en donde ya podemos comenzar a hacer nuestros juicios: para quienes vivimos en un país como Chile, indiscutiblemente invadido y abusado por la cultura norteamericana, nos es fácil generar anticuerpos y hasta sentirnos violentados ante este tipo de películas, pero al mismo tiempo sabemos que personas como Chris Kyle existen y continuarán existiendo, y que gracias a ellos la propaganda de la guerra se sigue manteniendo y ganando adeptos, y por otra parte, muchos otros eligen alejarse de todo lo relacionado con conflictos bélicos y hasta cuestionar y combatir su existencia.

Más allá de la historia del protagonista, el ritmo de la película es más bien pausado pero con los momentos de tensión oportunos cuando son necesarios. Quizás se aprecia menos emotiva y con menos giros a los que nos tiene acostumbrados Clint Eastwood, pero entendemos que es así por el esfuerzo de apegarse a la historia real y también vemos cómo se hace bastante incapié en cómo se desarrolla la vida en la guerra, las relaciones humanas que se dan entre quiénes participan diréctamente en ellas, sus familias, cómo se ve a los «terroristas» desde el bando enemigo, y cómo los afecta el estar allí. Según la milicia norteamericana, la película es un buen reflejo de cómo se vive ese mundo en la realidad.

«American Sniper» es una buena película sin llegar a ser sobresaliente, el director y los actores cumplen a cabalidad sus roles pero no alcanzan la excelencia, probablemente por el intento a crear un producto apegado a la realidad. Si la idea era hacer una película que genere cuestionamientos sobre los métodos y la existencia misma de las guerras de Estados Unidos contra… quien sea (el país ya lleva más de doscientos años en guerra), la misión fue cumplida. Ya la historia original es poderosa y cumple ese objetivo, ahora con la película este debate es llevado fuera de las fronteras de Estados Unidos, para ser interpretado a nivel individual dependiendo de la estructura mental de cada individuo.