Archive for marzo, 2016


1972 - Aguirre, der Zorn Gottes

Director: Werner Herzog
País: Alemania
Traducción: Aguirre, El Azote De Dios
Año: 1972

«Aguirre» es otra obra maestra producto de la combinación Herzog-Kinski (en dirección y actuación respectívamente), otra de sus lecturas magistrales a leyendas y grandes obras literarias (en 1979 la infame dupla revelaría su excelente y única versión del clásico «Nosferatu»), agregando el sello del director en cuanto a una mirada sombría y devastadora sobre la naturaleza humana.

Es la historia de hombres cegados por la avaricia y las ansias de riqueza que son capaces de embarcarse  en una misión suicida sólo por la promesa de encontrar la mítica ciudad del oro, «El Dorado». Comandados por el malvado Lope De Aguirre (Kinski), quien no sólo se muestra como un traidor desde el comienzo, sino que también cuenta con planes nefastos y diferentes a la simple promesa del oro. Cada una de las escenas de la película ayuda a afirmar la idea de claustrofobia y enajenación que respiran los personajes, a pesar de que se encuentra ambientada en el aire libre de la selva amazónica.

Es una apología al poder totalitario y a la pérdida de la voluntad de los individuos ante el poder. Una vez que Aguirre toma el control del grupo, en adelante sólo nos queda contemplar la decadencia del nuevo y autodenominado «reino», la corrupción del poder eclesiástico y la caída de la recién establecida monarquía. Sin embargo, Herzog logra dejar un espacio para la piedad y pureza, representados en uno de los pocos personajes femeninos de la película.

La banda sonora, o mejor dicho su casi ausencia contribuye en gran manera como un elemento más al tono lúgubre de la película. Una canción fúnebre que acompaña en algunos momentos, la música altiplánica que uno de los indígenas esclavos interpreta en ocasiones para animar a los hombres, más un breve tarareo por parte del más macabro personaje (y que resulta no ser Aguirre), y que se vuelve sobrecogedor con el correr de la película, es toda la música que encontramos, dejando más bien que el silencio reine y se convierta en un elemento más del remolino de locura que envuelve a nuestros personajes.

En cuanto a la resolución del conflicto, está a la altura de su desarrollo y cuenta con un plano en trecientos sesenta grados que imagino para la época debe haber sido innovador. No sólo eso, también hay varias leyendas circulando en cuanto a la realización de la película que parecen ser ciertas luego de observar el resultado final.

«Aguirre» es una obra que soporta la arrogancia de su nombre dignamente hasta la actualidad, a más de cuarenta años de su realización y sin disminuir en absoluto su poder sobrecogedor sobre el espectador, tal como las obras maestras del cine deben ser.

Desastres Naturales

2014 - Desastres NaturalesDirector: Bernardo Quesney
País: Chile
Año: 2014

«Desastres Naturales» es una película que podemos clasificar dentro del «nuevo» cine chileno, el que comenzó a gestarse a mediados de la década pasada, y cuya principal característica es la falta de obligación de hacer menciones a la historia reciente del país y que se abre a temáticas diversas y descomprometidas de institucionalidades y lineamientos corporativos.
Dicho esto es más fácil comprender las libertades narrativas que encontramos en la película.
La trama se desarrolla en alguna escuela rural, presumiblemente del centro-sur de Chile, y en la primera escena vemos a una dama (en todo el sentido de la palabra) cruzando un potrero, lenta pero dignamente, caminando en dirección a la cámara. Así pronto descubrimos que se trata de una profesora ya entrada en años que se dirige hacia el que ha sido su lugar de trabajo por toda una vida.
Luego viene una sucesión de eventos a veces lógicos y otras no tanto que nos muestran que en cada ecosistema social, por pequeño y apartado que se encuentre, existen conflictos superficiales que sólo son la fachada de otros subyacentes que pueden ser mucho más graves y derivar en cualquier momento en un desastre natural.
En este caso el punto de partida es la búsqueda de respuestas al despido injustificado de la profesora protagonista, lo que traerá a la luz otros conflictos internos del establecimiento y finalmente desencadenará una revolución estudiantil local (que logra verse más efectiva que las revoluciones estudiantiles símiles de la vida real).
Hay pocos personajes pero están todos bien posicionados, destacando la profesora y directora protagonistas, fuentes de protagonismo y antagonismo respectivamente. Los diálogos, en general, son directos y no incurren en distracciones innecesarias. La película cuenta con un buen ritmo narrativo y no excede la hora y veinte minutos de duración, por lo que no se vuelve tediosa y se puede seguir el hilo coherentemente. Los esporádicos efectos especiales y transiciones no molestan pero sí hay unas cuántas escenas oníricas agregadas que se ven innecesarias. En mi opinión, el punto más bajo es la música pues si bien la mayor parte corresponde a artistas chilenos, se escuchan fuera de lugar y un tanto forzados en su aparición.
Ya hacia el final, en el momento más tenso y cuando el conflicto parece no tener solución, el director y/o guionista nos sorprenden con un giro inesperado y sorprendente, bastante acertado desde el punto de vista docente pues alude a algo que es como «la criptonita de los profesores» pero que no puedo revelar porque arruinaría la sorpresa. Personalmente, como docente de profesión, puedo entenderlo perfectamente y a la vez agradecer de cierta manera la realización de esta película, pues como escribí al principio, es agradable ver que el cine chileno se abre a temáticas variadas y en este caso, olvidadas por las autoridades y la sociedad en general.