Archive for noviembre, 2020


Uncut Gems

2019 - Uncut Gems

Directores: Benny Safdie, Josh Safdie
Traducción: Diamantes En Bruto
País: Estados Unidos
Año: 2019

«Estás sosteniendo un ópalo de un millón de dólares»

La premisa de «Adam Sandler en una película de A24» no podía ser menos que interesante. Un poco de contexto: A24 es una productora joven que ha ganado gran prestigio dentro del mundo cinéfilo pues todas las películas que han sacado son de buena calidad («The Witch» (2015), «The Killing Of A Sacred Deer» (2017), «Moonlight» (2016), «Midosmmar» (2019), sólo por nombrar algunas), y Adam Sandler en un papel dramático eran suficiente garantía. La larga discusión sobre la calidad de Adam Sandler como actor por participar en tantas películas intrascendentes no es un asunto de mi interés y además cuando el hombre hace drama realmente es convincente: «Funny People» (2009) o «The Meyerowitz Stories» (2017) son buenos ejemplos, así que reconozco que estaba predispuesto a presenciar un buen producto en «Uncut Gems», sin embargo no estaba preparado para lo que desfiló ante mis ojos durante las dos horas y cuarto que dura la película y que quedarán bien marcados en mi memoria por un buen tiempo. ¿Es porque es es una película excepcional o un desastre total? Definitivamente la primera: es una película excepcional pero no en el sentido convencional.

Desde los primeros segundos y hasta el final la película lleva un ritmo rapidísimo y desenfrenado en el que se suceden situaciones tensas e incómodas unas tras otras sin tregua ni piedad en función de contarnos unos días en la vida de Howard Ratner (Adam Sandler), un joyero bastante carismático pero adicto a las apuestas y a las malas decisiones que lo llevan a un espiral vertiginosamente descendiente en sus negocios como en su vida personal, un descenso en el que nos vemos violentamente inmersos y sin posibilidad de salir, como si estuviéramos encerrados en una habitación con mucha gente discutiendo y en que cada vez la cosa se pone peor pero no podemos escapar. Otra manera en la que describo a esta película es como un ataque de ansiedad de poco más de dos horas en la que no es difícil encontrarse con los puños apretados y las palmas transpirando y que deja al espectador bastante incómodo una vez que termina.

¿Como se logra esta sensación de angustia permanente? Pues primero una buena idea, una buena dirección, un buen guión y por supuesto actuaciones de acuerdo a lo que se requiere. Se ha dicho que Adam Sandler hizo «el papel de su vida» y ciertamente es su personaje el que provoca todas las acciones que suceden en la trama pero es importante reconocer el gran trabajo de todo el elenco que participa en papeles con mayor o menor tiempo en pantalla. Sobre el guión, es una sucesión de diálogos entrecortados porque las acciones son constantemente interrumpidas y las líneas declamadas en voz alta y constantemente en tono agreste, un recurso que no es nuevo pero que acá es llevado hasta el extremo y nos mantiene atentos en todo momento para poder procesar la información aunque tampoco la convierte en una película difícil de seguir y entender.

Como su nombre en la traducción dice («Diamantes en bruto») es justamente la brutalidad y realismo de la vida y acciones de los personajes reflejada en pantalla el verdadero valor de la película. Casi todos los personajes nos producen rechazo por uno u otro motivo, comenzando por el protagonista, pero también entendemos que este es un recurso para engancharnos y finalmente ver qué le sucede a cada uno. Los directores juegan maquiavélicamente con esto y nunca nos entregan un momento de resolución que nos deje contentos. Ya dije que esta es una película para sufrir, si se pretende ver esta película para relajarse un rato esta no es la elección adecuada.

¿Exagero en mi comentario? Este es un blog de opinión personal sobre películas y trato de expresar lo que me produjo esta película mientras y después de verla. Finalmente escribiré que esta es una buena película, diferente a la media y que definitivamente impacta al espectador. A24 demuestra una vez más que cuando sus siglas están involucradas en alguna película seguro se tratará de una experiencia para el espectador, aunque quizás no la que se espera.

The Ladykillers

2004 - The Ladykillers

Directores: Ethan Coen, Joel Coen
Traducción: Los Asesinos De Damas
País: Estados Unidos
Año: 2004

«Correctamente hablando nosotros estamos sorprendidos. Usted está atónita»

«The Ladykillers» es una nueva versión de la película del mismo nombre original de 1955. nada menos que los prestigiosos hermanos Coen se atrevieron a llevar a cabo una nueva versión con muy buenos nombres en el reparto de actores, encabezado por Tom Hanks. Se trata de una comedia negra en la que una banda de ladrones encabezados por el supuesto profesor G.H. Dorr (Hanks) se hacen pasar por músicos para arrendar la habitación de una casa y poder trabajar en el sótano haciendo un túnel con el que podrán acceder a la bóveda de un casino de la que planean extraer mucho dinero. Bajo el liderazgo del «profesor» cada integrante tiene habilidades únicas que complementan a las de sus compañeros para llevar a cabo el robo. Todo parece perfecto excepto porque no contaban encontrar al peor antagonista posible: la dueña de la casa que arriendan, quien es una señora mayor que si bien en principio cree la historia de que son músicos también cuenta con una perspicacia y un carácter fuerte que no acepta un «no» por respuesta y que la llevará a complicar los planes de la banda.

El argumento es el descrito y no se desarrolla más, es decir, la historia es bastante lineal y a partir de su premisa se van desprendiendo las situaciones graciosas que le otorgan el título de comedia. Esto ha llevado a que esta película sea muy negativamente criticada pues el cine de los Coen se caracteriza por tener muy buenos estudios de personajes, variados giros y bastante reflexión en sus guiones. Es cierto que acá parece menor la agudeza de los directores, pero ¿es una obligación siempre hacer lo mismo o esforzarse por complacer al público? Ciertamente estos hermanos directores hacen el cine que han querido y en esta ocasión optaron por algo más simple a favor de lograr más humor y un tanto liviano pero siempre superior al promedio de lo que conocemos por «comedia». Tampoco se puede acusar a esta película de estar desprovista de inteligencia y cariño en su creación, las interpretaciones de todos los actores involucrados es excelente como siempre en las películas de los Coen y la película supera bien la tarea de entretener al espectador.

Cabe destacar en este aspecto la interpretación de la actriz Irma P. Hall en el papel de dueña de la casa, pues su personaje si bien es metiche y llevado a sus ideas es rápidamente querible y queremos que todo resulte bien para ella, a pesar de tener a cinco delincuentes en su casa llevando a cabo un robo millonario. Los Coen vuelven en esta ocasión a usar estereotipos y elementos religiosos para apoyar la historia, en este caso aludiendo a la religiosidad de la dueña de casa lo que influye en el desarrollo de la trama y hace que la banda sonora esté fuertemente cargada al gospel, que en esta ocasión calza muy bien dada la ambientación y tono de la película.

En fin, esta es una película para entretenerse de buena manera. No es demasiado larga ni sus personajes son particularmente memorables, pero jamás es aburrida ni deja de divertirnos.

2020 - Nadie Sabe Que Estoy Aqui

Director: Gaspar Antillo
País: Chile
Año: 2020

«¿Quieres que te muestre lo que piensa la gente de tu videito?»

Esto lo he escrito antes pero vale la pena recordarlo: en las últimas dos décadas la calidad del cine chileno ha subido muchísimo, con películas que ya es costumbre compitan en festivales internacionales y hasta hay una ganadora del premio Oscar, lo que hace que cada nuevo lanzamiento sea mirado con altas expectativas. ¿Se cumplen esto en el caso de «Nadie Sabe Que Estoy Aquí»? Veamos.

Es la primera película chilena con el sello Netflix, protagonizada por Jorge García y Luis Gnecco, producida por Pablo Larraín, todos nombres que tienen prestigio internacional (a pesar de que he criticado negativamente algunas películas de Pablo Larraín), también cuenta con Gaspa Antillo en su debut como director. Es la historia de Memo, un hombre de físico corpulento que vive en los alrededores de Llanquihue con su tío, no quiere saber del mundo exterior y habla muy poco, además de tener el pasatiempo de entrar a casas de lujo inhabitadas y pretender vivir una vida que le es ajena. De a poco nos vamos enterando que tuvo una niñez en la que pudo ser un gran niño prodigio del canto, pero esto no ocurrió y le dejó un gran trauma que aún no puede superar. Por supuesto, ocurre un acontecimiento en la vida actual de Memo que lo obliga a salir de su aislamiento, conocer más gente y comunicarse con el mundo exterior, lo que traerá inesperadas consecuencias y finalmente lo obligarán a enfrentar los fantasmas de su pasado.

La película cuenta con una excelente fotografía y hace excelente uso de los colores para mostrarnos los estados emocionales de Memo, frecuentemente representado por el color rojo excepto en los momentos en que encuentra redención. Los hermosos paisajes del sur de Chile y la elección de filmar varias escenas con drones ayudan a reforzar el impacto visual y a narrar la historia, la que tiene un buen comienzo y una promisoria premisa, pero que a mi gusto se queda en contarnos una historia demasiado simple y en un lenguaje que intenta recurrir a la lentitud y silencio para darle mayor profundidad, lo que desde mi punto de vista la hace ver más pretenciosa de lo que debió ser y nos fuerza a conectarnos con nuestra parte emocional para evitar juzgarla desde otros puntos de vista. Esto no funcionó conmigo por lo que no me gustó tanto como quería. Digo esto porque en varias partes de la película pasé de dejarme llevar por la buena fotografía a casi ver el guión en pantalla y estar leyéndolo. Peor aún, pude anticiparme varias veces a la siguiente línea o escena, o dónde cortarían y qué vendría después. Yo no tengo superpoderes ni soy tan experto en cine, por lo que cuando esta situación ocurre me desmotiva y tiendo a distraerme y pensar en que se trata de otro caso en que una buena idea es desperdiciada. La película dura una hora y media aproximádamente, pero se puede ver perfectamente sólo la primera hora y adivinar lo que viene en la media hora siguiente lo que puede ser satisfactorio para ciertos espectadores pero no para mi. La actuación es buena y sobresale por ser una película con pocos diálogos, pero los diálogos no son memorables y las pistas sobre la historia pasada de Memo se nos entrega de manera gradual para ir armando un rompecabezas que no resulta ser tan complicado. Usa elementos del mundo actual como las redes sociales y la búsqueda de algunos medios de comunicación de historias llamativas con el propósito de ganar un poco más de audiencia, además del caso de los «niños prodigio», sin medir en las consecuencias que puede dejar en los seres humanos.

Para terminar, es una película que mantiene los estándares internacionales que ha alcanzado el cine chileno pero no aporta en su evolución. Celebro que sea una historia original en principio pero no su desarrollo. No es una hora y media de tiempo perdido pero tampoco es recomendable para cinéfilos más exigentes.

Sonic The Hedgehog

2020 - Sonic The Hedhegog

Director: Jeff Fowler
Traducción: Sonic, La Película
País: Estados Unidos
Año: 2020

«Descuiden. Sé exáctamente qué hacer»

Antes de empezar a hablar diréctamente sobre esta película debo aclarar que nunca he jugado un videojuego de Sonic. Nunca, ni una sola vez. Mi niñez se desarrolló en la década de los noventa y en ese tiempo tuve consolas de la marca Nintendo por lo que nunca tuve un acercamiento a Sonic desde el punto de vista de videojugador. Creo que al momento de ver esta película fue algo a favor pues no tenía expectativas de que lo que pudiera ocurrir en pantalla fuera tan apegado a los videojuegos o no, así que la enfrenté como un espectador más.

Además, dejando de lado el prejuicio de que las adaptaciones de videojuegos a películas no funcionan, independiente de los aciertos y desaciertos que han ocurrido, debo decir que esta es una película bastante entretenida. Se desarrolla veloz como su personaje protagonista y es tremendamente empática con los niños actuales. Se nota el cariño puesto por los realizadores en la creación del producto final, como ejemplo tenemos la polémica ocurrida el año 2019 cuando decidieron hacer una prueba del diseño de Sonic recibiendo múltiples críticas y finálmente cambiándolo al modelo final, para bien.

El cariño puesto en la película se nota en el carisma que tiene Sonic, quien es una criatura extraterrestre que debe vivir escondido en nuestro planeta pero que resulta ser más humano que los habitantes de Green Ville, el pueblo en donde habita. Sonic anhela vivir la vida de los humanos que observa desde la distancia, pero por sobretodo tener un amigo. Nada original, nada que no hayamos visto en «E.T. The Extraterrestrial (1982)» o «Lilo & Stitch» (2002), pero tampoco es la intención de la película cambiar los paradigmas del cine. Quiere ser entretenida y nada más, y lo logra. Así como Sonic es bastante carismático su contraparte, el villano Dr. Robotnik debía tener el mismo peso para balancear la película y afortúnadamente tenemos a Jim Carrey en este rol, quien se roba cada escena en la que aparece y se ve bastante cómodo en esta interpretación. En realidad es un papel bastante acorde a su histrionismo clásico, el que se muestra en su mejor forma. Debo confesar que su presencia en esta película fue lo que me convenció de verla y no me equivoqué, pero también me llevé la grata sorpresa de que la película, como ya escribí, cumple de sobra con lo que propone.

La trama es predecible desde el principio: Sonic encontrará su amigo humano en Tom Wachowski (interpretado por James Marsden, lamentablemente opacado por Jim Carrey en esta película) y juntos vivirán variadas aventuras en las que se ayudarán mutuamente y forjarán una amistad que les ayudará a resolver tanto conflictos personales como salvar el planeta. La animación está muy bien hecha, hay muchos chistes rápidos entremedio y muchas referencias a elementos de la cultura popular, personajes que están ahí sólo para rellenar partes del guión y justificar ciertas acciones de los protagonistas, música del año, etc. La fórmula está usada al pie de la letra pero está bien usada. El final queda abierto e invitando a una inminente secuela, de la podemos esperar que mantenga la diversión de esta primera entrega de la que se puede anticipar una buena saga.