Category: 2006 – 2010


A Serious Man

2009 - A Serious ManDirectores: Ethan Coen, Joel Coen
País: Estados Unidos
Traducción: Un Hombre Serio
Año: 2009

«Recibe con humildad todo lo que te ocurra»

La película comienza con esta cita de Rashi (un rabino medieval famoso por sus comentarios que hicieron más accesibles el Talmud tanto a investigadores como estudiantes), y parece una simple cita que augura una película directa y práctica que podría parecerse a lo que hizo David Lynch en «The Straight Story» (1999), sin embargo, la realidad es muy diferente. Los hermanos Coen (no me canso de mencionarlos adjuntando que son de los cineastas vivos que más aprecio) llevan su estudio de los límites y anatomía del comportamiento humano al extremo en quizás la cinta más compleja de su filmografía. Dicho esto, también cabe mencionar que lo hacen con tal maestría que aunque muy densa, es una película que podemos seguir en todo momento.

Aunque comienza con una parábola judía que pareciese que va a tener alguna relvancia en la película pero nunca la tiene (de acuerdo a sus propios realizadores), luego del prólogo los cineastas nos llevan al año 1967 en donde vemos en paralelo situaciones que ocurren al protagonista, el profesor judío de matemáticas Larry Gopnik, y su hijo. Este paralelismo se mantendrá a lo largo de la película aunque en ocasiones no sea tan obvio como al comienzo. Luego seguimos la vida del protagonista la cual parece ir cuesta abajo en una espiral sin fin. Desde un intento de soborno en su trabajo hasta la petición de divorcio por parte de su esposa, pasando por los problemas en que su hermano de involucra y un sin fin de situaciones patéticas y absurdas pero siempre en desmedro de la felicidad del profesor Gopnik, como espectadores somos forzados a presenciar esta decadencia a la cual la pasividad del protagonista vuelve más exasperante y nos mantiene constantemente esperando la resolución de alguno de los conflictos, un alivio que jamás llega y que siempre se verá agravado por una nueva tragedia. Ese es justamente el propósito de esta película: así como el protagonista busca respuestas a lo que ocurre en su vida acudiendo a rabinos o quien sea que pueda ofrecer alguna explicación sin nunca obtenerla, para nosotros los espectadores es una prueba de paciencia y por lo mismo no recomiendo esta película a alguien que necesite que todas las piezas presentadas encajen perfectamente. El final es la muestra perfecta de esto pero aunque no estropearía nada de la experiencia de verlo, no es algo que me gustaría contar.

Esta narrativa en que los conflictos no se resuelven no es algo nuevo en el cine de los hermanos Coen, pero como dije antes, esta es probablemente la cinta en que llevan más al extremo este recurso. Cada personaje aportará algún grado más de incertidumbre a la vida de este hombre que intenta definirse como «un hombre serio» pero al que cada momento la vida lo golpea de formas tan absurdas como dramáticas y aún así él seguirá adelante argumentando que «él no ha hecho nada» y buscando una explicación a la vez que irónicamente (todo es irónico acá) continúa enseñando una ciencia exacta como es la matemática.

Esta película ha dado material para un sin número de estudios e investigaciones mucho más profundas de lo que será este comentario; para mi sólo basta alabar la forma en que se nos cuenta la historia, siempre con diálogos brillantes y situaciones absurdas que se suceden unas a otras fluídamente, todo esto gracias a la impecable dirección y el gran trabajo de todos los actores involucrados (encabezados por Michael Stuhlbarg , la elección idónea para este papel). Aunque el mundo judío es constantemente mencionado en las películas de los hermanos Coen, en esta cinta todo ocurre dentro de este mundo, lo que hace que se incluyan varias costumbres y vocabulario propio de esta cultura, lo que aporta también a la riqueza de su guión.

En fin, es una película altamente disfrutable si se está dispuesto a entrar en un mundo en que todo en la vida carece de explicaciones y estamos dispuestos a aceptar con humildad todo lo que ocurra, tal como se nos recomienda al principio de «A Serious Man».

2010 - Kim Bok-Nam Salinsageonui Jeonmal (Bedevilled)

Director: Cheol-Soo Jang
País: Corea Del Sur
Traducción: Endemoniada
Año: 2010

«¿Existen personas amables?»

Para los que vivimos en el denominado «occidente» del mundo, por lo general prestamos una atención especial a las películas que vienen del lado asiático. En primeras instancias por las diferencias culturales que esperamos encontrar, los idiomas o las visiones distintas respecto a la vida y más allá, pero en realidad deberíamos hacerlo por la gran calidad que poseen en muchos casos. La película de hoy es una de ellas.

De todas maneras, la particularidad del cine es mostrar temas y situaciones que puedan ser comprendidas e interpretadas universalmente. Los temas que trata «Endemoniada» son milenarios y desafortunadamente siguen ocurriendo. A través de un relato bien estructurado y que nunca decae en ritmo, se nos cuenta una historia con la que lamentablemente todos podemos identificar a alguien que conocemos, o sabemos de su caso.

La premisa inicial de la película parece ser «¿cuánto dolor y abuso puede soportar un ser humano y qué sucede cuando este límite se traspasa?». Claro, no parece nada original y hemos visto muchas películas sobre lo mismo en distintos géneros, enfatizando uno u otro aspecto hasta que llega a parecernos más familiar de lo que debería. La película es narrada inteligentemente de manera multigénero, pasando de la comedia al drama rápidamente y terminando en un horror visceral y salvaje y aún así no pierde la capacidad de provocar ternura y una profunda tristeza y compasión. No muchas películas logran el objetivo de llegar en forma tan fluida y cautivante hacia el espectador.

No está demás mencionar que se hace uso de un recurso narrativo poco común pero que al estar bien hecho, como en este caso, resulta muy efectivo: durante la primera parte de la película se nos muestra una protagonista con la que no se logra mucha empatía pero aún así seguimos su historia para súbitamente darnos cuenta que la verdadera protagonista es otra y ya hacia al final se vuelve a poner el foco en la protagonista «inicial». Puede sonar un poco extraño, pero acá se hace de buena manera y no resulta confuso en absoluto.

En cuanto a la trama, en principio seguimos la historia de una fría joven de la ciudad de Seúl quien observa que su vida pierde sentido y decide viajar a la pequeña isla donde nació y se crió, en donde la vida de sus pocos pobladores parece pacífica y ordenada en principio, pero una vez que llegamos a este lugar junto a la protagonista, vemos cómo se cumple el dicho «pueblo chico, infierno grande» al pie de la letra.

Sin ser difícil de entender gracias a la excelente actuación de todo el elenco, la historia llega a nuestras emociones directa y violéntamente a través de los conflictos planteados. Como mencioné anteriormente, vemos cómo una mujer es disminuida al extremo en diversos niveles: físico, social y emocional, y nos hace preguntar hasta dónde los responsables de la cinta pueden llegar. Cuando ese límite se traspasa, las consecuencias se dejan caer de manera devastadora sin dejar de ser creíbles.

Prefiero finalizar este comentario aquí pues escribir más me obligaría a revelar más de lo debido sobre la película, y es mejor verla sin saber mucho para así lograr la conexión necesaria con la historia. Una conexión que probablemente se quede con el espectador por varios días.

Dear Mr. Gacy

2010 - Dear Mr. Gacy

Director: Svetozar Ristovski
País: Canada
Traducción: Querido Sr. Gacy
Año: 2010

«I’m just clowning around»

Para un trabajo de su escuela, un adolescente decide intentar un enfoque novedoso y diferente para obtener información sobre uno de los asesinos más retorcidos de la historia americana contemporánea: John Wayne Gacy. Lo que parecía una carta inútil resulta ser respondida por su destinatario, lo que desencadenará una relación entre ambos que terminará de manera inesperada y mucho más peligrosa de que lo debía ser un principio. Así como se lee, el argumento está bien para una película de ficción, pero lamentáblemente responde a un caso ocurrido en la vida real. Gacy confesó ser autor de treinta y tres crímenes, sin embargo a menudo se suele citar al adolescente protagonista de esta historia como la víctima número treinta y cuatro.

Un caso que nos lleva a pensar de inmediato en que pudo haber servido de inspiración para la famosa relación estudiante-psicópata conocida mundialmente en «The Silence Of The Lambs» (1991), sin embargo en este caso resulta ser mucho más escabroso debido a que esta historia sí fue real. El montaje al final de la película resulta conmovedor y nos hace repensar todo lo que hemos presenciado.

Se trata de una película de desarrollo, cuya narrativa pausada no se encuentra desprovista de tensión en ningún momento; se trata de una lucha de poder y ego en la que la balanza suele inclinarse a favor del psicópata inteligente experto en manipulación de individuos y la tenacidad e inocencia del adolescente inquisidor, dispuesto a cruzar límites mucho más allá de lo debido para su sanidad mental y física.

Al ser una película de desarrollo, como mencioné anteriormente, su fuerte se encuentra en el guión y la actuación de sus protagonistas. Un joven Jesse Moss se muestra sólido en el papel de Jason Moss (el protagonista de la película y en la vida real), pero como siempre en este tipo de películas esperamos que un actor de peso interprete al psicópata de turno, y en este caso el papel de Gacy cae en William Forsythe, un actor de vasta trayectoria y que lleva bastante bien el peso del papel asignado. La película no se caracteriza por detalles demasiado gráficos de los crímenes de Gacy, lo que se agradece pues de esta manera no se distrae la atención en ese aspecto pero a la vez la hace más tenebrosa pues lo peor queda a cargo de nuestra imaginación.

En definitiva, se trata de un thriller bien narrado pero no recomendable para el espectador promedio dada la naturaleza de su contenido y nuevamente, el hecho de ser un caso real tiñe a la película de un tono bastante desalentador.

Deadgirl

2008 - DeadgirlTraducción: La Chica Muerta
Directores: Marcel Sarmiento, Gadi Harel
País: Estados Unidos
Año: 2008

Desde siempre el cine orientado a las masas ha entregado, por lo general, trabajos de baja calidad en cuanto a guión en las que, sin profundizar mayormente, se hacen dos grandes daños a este arte: por una parte son menoscabados los diferentes géneros (sufriendo principalmente la narrativa cinematográfica), y por  otra se falta el respeto enromemente a los espectadores, uniformando al público objetivo desde aquel individuo con menor entendimiento. Por suerte, todavía existen ideas innovadoras (y quiero creer que siempre será así) que en ocasiones llegan a las grandes cadenas distribuidoras de cine, pero que se encuentran principalmente en el denominado «cine independiente», en las escuelas de cine, o en otros lugares alejados del patrocinio de la publicidad.

De esta manera se nos presenta «Deadgirl», como una película de bajo perfil con una sinopsis interesante: dos jóvenes desadaptados, vagando en un manicomio abandonado, encuentran el cuerpo de una (atractiva) mujer amordazada y agonizante, aparentemente custodiada por un perro de mal carácter. Pero esta mujer tiene una característica particular: no puede morir.

Lo que sigue podría ser descrito como un tratado sobre la degradación mental humana ante la oportunidad de cometer actos impunes, siempre y cuando el asunto hubiese sido tratado más respetuosa y cuidádamente; el hecho de no contar con un gran presupuesto no justifica un guión mal desarrollado, y una sola idea original no puede sustentar una película completa. A favor de la película puedo decir que cuenta con algunos giros interesantes (tres de diez oportunidades como mucho, pero es mejor que nada), y que de los variados puntos incoherentes de la historia sólo se intenta explicar algunos, dejando a la libre interpretación varios, lo que siempre se agradece.

En suma, «Deadgirl» es una película que da la impresión de haber sido hecha por directores jóvenes e inexpertos, y como muchos de ellos, poseen ideas innovadoras pero cometen errores en la concresión de las mismas, pasando apenas los límites que considero aceptables en una película.

Giallo

2009 - GialloDirector: Dario Argento
País: Italia
Traducción: Giallo
Año: 2009

El nombre de Darío Argento evoca inmediatamente una época gloriosa del cine de horror, en la que el mencionado director, a fuerza de originalidad y definición estilística durante los setenta, logró desarrollar un cine propio que sería ampliamente desarrollado en los ochenta y noventa, tanto por él mismo como por innumerables otros directores, y luego homenajeado desde los dos mil en adelante.

Ante este panorama, cuando se nos presenta una película con un nombre tan definitorio como «Giallo», respaldada por el nombre de Darío Argento y protagonizada por dos actores talentosos (Adrien Brody y Emmanuelle Seigner), uno tiende a subir las expectativas, esperando quizás una nueva definición del sub-género que da nombre a la película, o simplemente que el director ha vuelto con una nueva lección de estilo.

Lamentablemente no es el caso.

«Giallo» es una película floja, en la que se nos presenta un buen comienzo, propio del estilo y muy obvio, tanto que inmediatamente quedamos esperando los giros inteligentes que harían de esta una obra de arte. Pero éstos nunca llegan, mientras la película continúa a ritmo lento y finálmente termina sin sorpresas, lo que provoca que pensemos en que podríamos haber aprovechado esta hora y media en asuntos más interesantes.

Tenemos al asesino monstruoso y cruel, al detective misterioso y con pasado oscuro, a la víctima guapa y a su hermana valiente y aún más guapa, las calles inseguras de una ciudad en donde puede pasar cualquier cosa, en suma, todos las piezas del ajedrez dispuestas para una buena partida, pero que nunca despega y termina con más piezas de las que se comenzó, sin que sepamos qué hacer con ellas.

De todas maneras soy un espectador generoso, y aún después de presenciar esto seguiré viendo los trabajos de Darío Argento: creo que una mente creativa puede tener momentos altos y bajos, y aún podemos ser testigos de un repunte del padre del Giallo, digno de su status.

Machete

2010 - MacheteDirector: Ethan Maniquis, Robert Rodriguez
País: Estados Unidos
Año: 2010

Puede parecer raro que este servidor comente una película de este tipo, pero no es muy difícil de comprender que una opinión certera se construye ampliando los criterios y por lo tanto la variedad de objetivos a comentar. Además, no hay ningún pecado en dejar de lado a veces un punto de vista tan seriote y disfrutar de una película con menores expectativas. Y es que en definitiva,  esta es una buena película de acción, directa y sin mayores pretensiones, ni segundas lecturas, ni puntos de vista complicados, nada de eso. Pero no por esto cae en la categoría de “Cine B” ni está producida en forma descuidada o a la rápida. La receta es simple: se trata de tomar lo más cliché y por lo tanto lo más aplaudido del sobreexplotado cine de acción de los ochenta y noventa, juntar una pléyade de actores (entre ellos un ícono de este tipo de cine, Steven Seagal), un guión clásico pero con circunstancias modernas, toda la estética setentera que marcó un momento en la historia del cine, efectos especiales ad-hoc, y la guinda de la torta, el actor Danny Trejo como el antihéroe mexicano, de mentalidad simple y letal, y cuya mejor arma es el machete, luego poner todo bajo la dirección de Robert Rodriguez, y listo, el resultado no podía ser más calculádamente bueno.

Más aún, la historia se remonta al 2007, cuando se hizo un falso trailer de “Machete”, el que fue incluido dentro de Grindhouse , y que generó tanta expectativa que finalmente fue realizado como película.

Es posible encontrar aquí: autos enchulados, tacos, enfermeras con vestidos muy cortos y con metralletas, guerrillas, motocicletas, narcos, whiskey, autos explotando, katanas, senadores corruptos, tatuajes, mucho spanglish, batallas épicas entre frijoleros y güeros, etc… todo eso, y (para mi sopresa) más aún. Todo coronado con los momentos justos de humor negro  y por sobre todo una banda sonora que funciona muy bien en todo momento.

El único punto negativo que le encuentro, es que al pretender ir un paso más allá dentro de este estilo de cine, cae en más de un momento gore, que si bien a veces queda bien, en otros es absolutamente innecesario. Pero en el balance final, “Machete” resulta una muy buena elección si dejamos de lado por un rato el ansia de encontrar respuestas a preguntas existencialistas y dramas rebuscados, y nos disponemos a disfrutar de una película de, simplemente, acción.

Post Mortem

2010 - Post MortemDirector: Pablo Larraín
País: Chile
Año: 2010

Cine malo, es la primera calificación que le doy a esta película. Trato de ser más objetivo y no le encuentro lado positivo, y los motivos son varios.

Primero, la obsesión del director por hacer películas en torno a la dictadura militar chilena es fastidiosa, pero como en mi país se mantiene porfiadamente un número importante de gente de pensamiento retrógrado convencidos de que debemos vivir por siempre parcializados respecto al tema, vaticino que continuará existiendo público para este tipo de obras de mal gusto. Pablo Larraín justifica su cine aseverando que hay un montón de personas que vivieron la dictadura de forma diferente, dentro del contexto pero en mundos casi paralelos, marginados socialmente por diversas razones, y no necesariamente gente ignorante ni extremadamente pobre. Yo estoy perfectamente de acuerdo con retratar los hechos desde puntos de vista diferentes, pero cuando se cae en el mal gusto reiterada y obstinadamente, no es gracioso ni motiva a celebraciones. Con lo mostrado en «Tony Manero (2008)» ya era suficiente, pero con «Post Mortem» continúa el desfile de insensatez cinematográfica.

La película trata de un incipiente romance entre un empleado de la morgue y una bailarina del Bim Bam Bum (el famoso cabaret chileno de antaño), que se ve profundamente influenciado por el golpe militar del 11 de Septiembre de 1973 y sus consecuencias. No hay más historia que esa, y se desenvuelve agónicamente a través de una narración aletargada y diálogos forzados por casi dos horas. Entremedio tenemos una célula comunista, una autopsia a uno de los protagonistas más reconocidos del golpe, escenas incomprensibles, momentos emotivamente lacónicos y transiciones aburridísimas, sazonados con par de gritos histéricos, muchos cadáveres y caras raras, rarísimas por parte del actor protagonista (Alfredo Castro).

Hago la aclaración para el que lo esté pensando en este momento: yo no adhiero a la idea de «criticar negativamente al cine chileno sólo por ser chileno», pero tampoco apoyaré jamás esa idea simplista de que «si es chileno es bueno». Mis críticas son de acuerdo al producto que veo, venga de donde venga.

Ilusiones Ópticas

2009 - Ilusiones OpticasDirector: Cristián Jiménez
País: Chile
Año: 2009

En el país donde nací, Chile, si bien existe una larga tradición de producciones cinematográficas, la primera data de 1925 incluso («El Húsar de la Muerte»),  la calidad, tanto en producción como en contenido de las mismas, por lo general, no solía ser de las mejores. Esta es una queja común que podemos oír de las bocas de casi todos los nacidos en esta nación de fin de mundo. Sin embargo, desde mediados de los años noventa, esta tendencia a la mediocridad a ha cambiado un poco, con resultados disimiles pero esperanzadoramente en progresión.

Y esta película es un ejemplo de la mejora en la calidad del cine chileno. De hecho, en mi humilde opinión, es de las mejores películas realizadas en Chile, y además cuenta con el gran mérito de estar ambientada, y también de haber sido filmada en una de las ciudades más bellas y peculiares del país: Valdivia. El clima de la ciudad y su gente son muy especiales, pero este es un blog de cine y no de sociología, así que no profundizaremos más en ese tema.

Como dice en el trailer, la trama está centrada en las historias de vida de tres hombres y una mujer en un período de tiempo, historias que de una u otra forma se entrelazan en algún punto. Argumento un poco cliché, pero que en este caso es mucho más que eso. Cada historia es muy diferente a la otra y muestran diferentes aspectos de la idiosincracia chilena (sureña) actual desde una perspectiva humorística, pero de un humor negro, negrísimo a veces, sin llegar a caer en el mal gusto. La película cuenta con una carga moderada de escenas de sexo y coprolalia que no distraen de los argumentos principales, característica que se agradece bastante. La interpretación actoral, fotografía, música, guión, etc. también están a la altura de la buena crítica pero lo que se lleva todo mi reconocimiento en este caso es el trabajo por parte del director, quien logra un muy buen resultado en esta, su ópera prima en largometrajes. Cabe mencionar que Cristián Jiménez ya contaba anteriormente con un cortometraje, titulado «El tesoro de los caracoles», que también es muy recomendable y en el cual ya se observaban algunas características que delinean su sello cinematográfico. Ahora quedamos a la espera de futuros trabajos de igual, o mejor calidad.

Black Swan

2010 - Black SwanTraducción: El Cisne Negro
Director: Darren Aronofsky
País: Estados Unidos
Año: 2010

Esta es la primera pelicula que comento en este nuevo año, y qué agradable es que se trate de un producto de tan buena calidad.

La primera idea que me viene al terminar de ver «Black Swan» es la de presenciar una verdadera sinfonía audivisual, una pieza perfecta que conjuga lo mejor de los trabajos anteriores del director. ¿Qué quiero decir? Bien, anteriormente ya había escrito en el comentario sobre «The Wrestler» (2008), acerca de la obsesión del Darren Aronofsky con el uso de la música y los efectos del sonido como un elemento activo en la narración de sus historias, pero que en sus anteriores trabajos, si bien los resultados eran óptimos, siempre eran muy cargados o bien hacia la música o hacia los efectos de sonido, y para no repetir todo lo que ya escribí (puede leerlo más abajo), me remito a decir que en «Black Swan» el mencionado director ha alcanzado la maestría suficiente para componer una pieza que integra ambos elementos a la perfección, junto a una narrativa fílmica de primer nivel.

La película, asfixiante por argumento, se vuelve aún más claustrofóbica al ser filmada casi totalmente en interiores. Es un viaje directo hacia el mundo femenino pero altamente competitivo de la vida íntima del ballet, enfocado en el mundo personal de la bailarina que obtiene el papel principal en «El Lago de los Cisnes». No se trata, de todas formas, de una película sobre el ballet, sino que es un drama psicológico y los efectos de la presión sobre una persona dedicada a su arte, entregada en cuerpo y alma al ballet, pero con una nula vida privada, una niña mimada marcada por la personalidad exigente y a la vez consentidora de una omnipresente madre. Dar mayores detalles de la trama podría estropear e influenciar la opinión de quien aún no la haya visto y esté interesado en verla.

Otra punto alto de la película es la interpretación de cada uno de los actores involucrados. Desde Natalie Portman en el papel protagónico, el francés Vincent Cassel como el profesor de ballet detonante de las emociones perversas, Mila Kunis como la antagonista, Barbara Hershey impecable  en la piel de la madre de la protagonista, y terminando con unas pequeñas pero precisas intervenciones de la indeleble Winona Ryder, en un papel fundamental para entender la completitud de la película.

Si algo se le puede criticar a «Black Swan», es quizás haber profundizado poco en el desarrollo de algunos de los personajes, porque a ratos la película se centra mucho en la protagonista, lo que puede aburrir a algunos espectadores acostumbrados al cine más estandarizado. Pero con un mínimo de paciencia podemos comprender que ese ostracismo es uno de los recursos narrativos de la película, otro punto por lo demás muy bien logrado.

En resumen, es una de las mejores películas hechas en el 2010, digna de ser vista y analizada por todo aquel que sienta pasión por el buen cine. Otro paso bien dado de Darren Aronofsky en su carrera cinematográfica, enfocada en la complejidad psicológica de los seres humanos.

Catfish

2010 - CatfishDirectores: Henry Joost, Ariel Schulman
País: Estados Unidos
Año: 2010

“Catfish” es una película que se ha hecho famosa por pretender ser un documental verídico sobre los riesgos que se corren al involucrarse mucho con las redes sociales. También por el buen recibimiento obtenido en el último festival Sundance y la publicidad que ello conlleva, además del uso de una inteligente estrategia publicitaria: “no dejes que nadie te cuente de qué se trata”. Al margen de cuánta verdad exista en la realización de la película, recomiendo verla, aunque desde el comienzo debo advertir que puede generar emociones agridulces, de desagradado y hasta pena en el espectador, de todo excepto alegría o esperanza.

Se trata de la relación entre un fotógrafo de Nueva York, Nev, y una amable familia del estado de Michigan, a quienes conoce por las virtudes artísticas de la niña pequeña de la familia, Abby, quien realiza hermosas pinturas y hasta expone en galerías locales. A través de ella conoce a la hermana mayor, Megan, con quien comienza a tener una relación algo más que amistosa, todo a través de Internet, claro. Además, Nev entabla relaciones con el círculo cercano de amigos de la familia, todos muy amables con él. Nev envía fotografias y Abby las pinta de forma excepcional, y luego las envía por correo a Nev. Al mismo tiempo, la relación con Megan se vuelve más romántica e intensa, así que Nev, además de su hermano y un amigo (quienes documentan la aventura en cada momento), deciden viajar a conocer a estas aparentemente bellas personas, sólo para descubrir que…

El trailer de “Catfish” hizo creer a mucha gente que se trataba de una película de terror, sin embargo no lo es en absoluto, aunque sí es escalofriante la idea del uso desviado que se puede hacer con una red que tiene la capacidad de conectar personas instantaneamente en cualquier parte del mundo. Tampoco podría decir que se trata exactamente de una película del género dramático, aún cuando el torbellino de emociones que aparecen a medida que los secretos de la película se resuelven es devastador. ¿Alegre?, de ninguna manera. Si bien desde el primer momento sospechamos que la historia va a dar un enorme giro, también se hace poco predecible de qué se va a tratar, y los detalles del desenlace logran que ningún espectador quede indiferente ante lo que se va revelando ante sus ojos, y quizás lo piense un poco más antes de involucrarse en las actividades de dudosa procedencia a las que se puede acceder en Internet.

Sobre la realización de la película, es correcta y hace que no se vuelva aburrida. El mismo hecho de que esté tan bien realizada hace sospechar desde el principio sobre la veracidad del «documental», pero lo perdonamos porque a la vez la hace fácil de seguir y entender.

Para terminar, esta película funciona perfecto como complemento a “The Social Network” (2010), y a “Deathtube” (2010), en menor medida.