Tag Archive: Coen


The Ladykillers

2004 - The Ladykillers

Directores: Ethan Coen, Joel Coen
Traducción: Los Asesinos De Damas
País: Estados Unidos
Año: 2004

«Correctamente hablando nosotros estamos sorprendidos. Usted está atónita»

«The Ladykillers» es una nueva versión de la película del mismo nombre original de 1955. nada menos que los prestigiosos hermanos Coen se atrevieron a llevar a cabo una nueva versión con muy buenos nombres en el reparto de actores, encabezado por Tom Hanks. Se trata de una comedia negra en la que una banda de ladrones encabezados por el supuesto profesor G.H. Dorr (Hanks) se hacen pasar por músicos para arrendar la habitación de una casa y poder trabajar en el sótano haciendo un túnel con el que podrán acceder a la bóveda de un casino de la que planean extraer mucho dinero. Bajo el liderazgo del «profesor» cada integrante tiene habilidades únicas que complementan a las de sus compañeros para llevar a cabo el robo. Todo parece perfecto excepto porque no contaban encontrar al peor antagonista posible: la dueña de la casa que arriendan, quien es una señora mayor que si bien en principio cree la historia de que son músicos también cuenta con una perspicacia y un carácter fuerte que no acepta un «no» por respuesta y que la llevará a complicar los planes de la banda.

El argumento es el descrito y no se desarrolla más, es decir, la historia es bastante lineal y a partir de su premisa se van desprendiendo las situaciones graciosas que le otorgan el título de comedia. Esto ha llevado a que esta película sea muy negativamente criticada pues el cine de los Coen se caracteriza por tener muy buenos estudios de personajes, variados giros y bastante reflexión en sus guiones. Es cierto que acá parece menor la agudeza de los directores, pero ¿es una obligación siempre hacer lo mismo o esforzarse por complacer al público? Ciertamente estos hermanos directores hacen el cine que han querido y en esta ocasión optaron por algo más simple a favor de lograr más humor y un tanto liviano pero siempre superior al promedio de lo que conocemos por «comedia». Tampoco se puede acusar a esta película de estar desprovista de inteligencia y cariño en su creación, las interpretaciones de todos los actores involucrados es excelente como siempre en las películas de los Coen y la película supera bien la tarea de entretener al espectador.

Cabe destacar en este aspecto la interpretación de la actriz Irma P. Hall en el papel de dueña de la casa, pues su personaje si bien es metiche y llevado a sus ideas es rápidamente querible y queremos que todo resulte bien para ella, a pesar de tener a cinco delincuentes en su casa llevando a cabo un robo millonario. Los Coen vuelven en esta ocasión a usar estereotipos y elementos religiosos para apoyar la historia, en este caso aludiendo a la religiosidad de la dueña de casa lo que influye en el desarrollo de la trama y hace que la banda sonora esté fuertemente cargada al gospel, que en esta ocasión calza muy bien dada la ambientación y tono de la película.

En fin, esta es una película para entretenerse de buena manera. No es demasiado larga ni sus personajes son particularmente memorables, pero jamás es aburrida ni deja de divertirnos.

The Big Lebowski

1998 - The Big Lebowski

Directores: Ethan Coen, Joel Coen
País: Estados Unidos
Traducción: El Gran Lebowski
Año: 1998

Así como en el caso de «Groundhog Day» (1993), comentada anteriormente, esta película es otro clásico moderno que no podía estar ausente en este rincón dedicado a la crítica de cine. «The Big Lebowski» incluso se ha convertido en objeto de culto, con variados productos relacionados a la película que se venden y conferencias de parte de sus protagonistas que hasta el día de hoy ocurren.

Y es que en esta película confluyen muchos elementos del buen cine: en primer lugar encontramos el guión y dirección de los hermanos Coen en su mejor forma, llenando la película con detalles que la hacen fácilmente identificables con el espectador pero sin dejar de lado la inteligencia y la dosis adecuada de buen gusto narrativo y estético. Los personajes son bien definidos y queribles, todos tienen la participación precisa en el desarrollo de la historia, y por supuesto son interpretados por actores a la altura del desafío (Jeff Bridges en el protagónico, secundado por John Goodman, Julianne Moore, Steve Buscemi, John Turturro, y el fallecido Phillip Seymour Hoffman). En este punto cabe mencionar la perspicacia de los hermanos Coen para crear una recordable escena introductoria que engancha inmediatamente al espectador y que ha pasado a ser un referente obligado para otras películas que intentan transitar por esta senda.

Seguimos la historia de «El Dude», apodo del cual no tiene sentido hacer la traducción pero que existe y es fácilmente identificable en cualquier parte del mundo: un holgazán cuyas única preocupación es sobrevivir al margen de la sociedad, sin causar ni meterse en problemas. Una filosofía de vida que parece simple pero que requiere de cierta preparación, por ejemplo vemos a lo largo de la cinta  que «El Dude» practica algún tipo de meditación oriental y además lee «El Ser y la Nada», de Jean Paul Sartre. Pero el azar le tiene reservado una aventura única a nuestro protagonista que no podrá evadir: «El Dude» es confundido con un multimillonario de quien algunas personas quieren obtener dinero, y esto rápidamente terminará involucrándolo, junto a sus amigos, en situaciones hilarantes y con otros personajes igual de particulares: un productor de películas pornográficas y sus matones, un mayordomo muy al estilo Smithers en Los Simpsons, una feminista acérrima que también querrá obtener algo del «Dude», un grupo de «nihilistas» alemanes (entre los que se encuentra «Flea», de los Red Hot Chili Peppers), y por supuesto los amigos del protagonista: un violento veterano de Vietnam para quien toda clase de temas se puede relacionar con sus experiencias en la guerra, y Donnie, un carismático personaje sobre quien pesa la teoría de si es real o no, lo que queda a interpretación del espectador, como en toda buena película. También merece una mención especial Jesús Quintana, quien en sus pocas escenas le añade color y contexto a la historia.

Finalmente, esta es una de las comedias mejor logradas en el cine moderno precisamente porque tiene un sentido del humor inteligente pero a la vez accesible a todo el mundo (lo que suena redundante pues «inteligente» no debiera ser nunca sinónimo de «elitista»), la historia fluye a buen ritmo de principio a fin, la narrativa nunca decae, y los personajes son accesibles e identificables en la vida real. Por todo esto, «The Big Lebowski» es altamente recomendable.