Tag Archive: Comedy


Director: Jason Woliner
Traducción: Borat 02
País: Estados Unidos
Año: 2020

«¿Una mujer puede tener un negocio?»

«Borat», lanzada el 2006, sginificó una apuesta bastante alta en cuanto a comedia: fue novedosa, irreverente y por sobretodo treméndamente irónica y punk, una apuesta por la que su creador se jugó la carrera, la que contra todo pronóstico salió favorecida llevándo a posicionar a Sacha Baron Cohen como un actor recurrente en Hollywood. Con el tiempo crearía otros personajes pero ninguno llegaría a ser tan entrañable como Borat. ¿Era necesaria hacer una segunda parte, catorce años después y en un mundo y contexto completamente diferente en el que se hizo la primera? La respuesta más probable es «no», pero aquí tenemos una continuación que si bien ya no tiene el factor novedoso de la primera, en mi opinión sí llega a ser una secuela digna.
El gran chiste de la primera película era que los «personajes» que interactuaban con Borat no sabían que estaban siendo filmados y se mostraban humanos, imperfectos y ridículos sin saberlo, exponiendo lo peor de la sociedad norteamericana. En esta segunda parte se intenta repetir esto, sin embargo, como Borat ya es un personaje parte de la cultura popular, debe recurrir a diversos disfraces para no ser reconocido. Realmente, si las interacciones de Borat con la gente eran reales o ficción para mi no es realmente relevante ni le suma o resta puntos a mi apreciación. Valoro el hecho de atreverse a hacer la película y conociendo sus cartas de entrada, armar un guión coherente sin perder nunca de vista la comedia y las situaciones disparatadas. La pérdida de anonimato de Borat es también la mejor excusa para presentar al personaje que definitivamente se roba la película: la hija de Borat, interpretada por Maria Bakalova. Este personaje es el que finalmente estructura la película y brilla a partes iguales con Borat, lo que también es algo que se debe reconocer.
Sobre la trama, Borat es sacado de la cárcel donde fue enviado hace catorce años por haber dejado a su país en ridículo mundial para cumplir una misión especial: entregar en persona un regalo al vicepresidente de Estados Unidos con el objetivo de situar a su natal KKazakhstan entre las naciones poderosas del mundo. Por supuesto, nada sale como fue planeado originalmente y desde ese argumento inicial termina pues… muy lejos de ahí.
El humor vulgar presente en la primera película se mantiene con el objetivo de escandalizar. Esto no lo comparto al cien por ciento pero hay que entender que es parte del personaje. Además de eso, como dije, a pesar de que la trama es disparatada y termina muy lejos de su comienzo me parece que está bien contada y se mantiene coherente a lo largo de su hora y media de duración.
Esta película fue hecha y lanzada el 2020 y por supuesto el Coronavirus tiene parte de protagonismo en ella… en el estilo Borat por supuesto. Hay conspiraciones, gente paranoica sobre política, reivindicación del rol de la mujer en la sociedad, fanáticos religiosos, racistas, etc. Todo lo que se podría esperar y en su contextos, animado por Borat a exacerbar sus características.
Para cerrar repito que me pareció una continuación adecuada para una película a la cual era difícil hacer una segunda parte: no supera a la original pero deja la puerta abierta para un eventual regreso de Borat ¿en catorce años más quizás?

The Ladykillers

2004 - The Ladykillers

Directores: Ethan Coen, Joel Coen
Traducción: Los Asesinos De Damas
País: Estados Unidos
Año: 2004

«Correctamente hablando nosotros estamos sorprendidos. Usted está atónita»

«The Ladykillers» es una nueva versión de la película del mismo nombre original de 1955. nada menos que los prestigiosos hermanos Coen se atrevieron a llevar a cabo una nueva versión con muy buenos nombres en el reparto de actores, encabezado por Tom Hanks. Se trata de una comedia negra en la que una banda de ladrones encabezados por el supuesto profesor G.H. Dorr (Hanks) se hacen pasar por músicos para arrendar la habitación de una casa y poder trabajar en el sótano haciendo un túnel con el que podrán acceder a la bóveda de un casino de la que planean extraer mucho dinero. Bajo el liderazgo del «profesor» cada integrante tiene habilidades únicas que complementan a las de sus compañeros para llevar a cabo el robo. Todo parece perfecto excepto porque no contaban encontrar al peor antagonista posible: la dueña de la casa que arriendan, quien es una señora mayor que si bien en principio cree la historia de que son músicos también cuenta con una perspicacia y un carácter fuerte que no acepta un «no» por respuesta y que la llevará a complicar los planes de la banda.

El argumento es el descrito y no se desarrolla más, es decir, la historia es bastante lineal y a partir de su premisa se van desprendiendo las situaciones graciosas que le otorgan el título de comedia. Esto ha llevado a que esta película sea muy negativamente criticada pues el cine de los Coen se caracteriza por tener muy buenos estudios de personajes, variados giros y bastante reflexión en sus guiones. Es cierto que acá parece menor la agudeza de los directores, pero ¿es una obligación siempre hacer lo mismo o esforzarse por complacer al público? Ciertamente estos hermanos directores hacen el cine que han querido y en esta ocasión optaron por algo más simple a favor de lograr más humor y un tanto liviano pero siempre superior al promedio de lo que conocemos por «comedia». Tampoco se puede acusar a esta película de estar desprovista de inteligencia y cariño en su creación, las interpretaciones de todos los actores involucrados es excelente como siempre en las películas de los Coen y la película supera bien la tarea de entretener al espectador.

Cabe destacar en este aspecto la interpretación de la actriz Irma P. Hall en el papel de dueña de la casa, pues su personaje si bien es metiche y llevado a sus ideas es rápidamente querible y queremos que todo resulte bien para ella, a pesar de tener a cinco delincuentes en su casa llevando a cabo un robo millonario. Los Coen vuelven en esta ocasión a usar estereotipos y elementos religiosos para apoyar la historia, en este caso aludiendo a la religiosidad de la dueña de casa lo que influye en el desarrollo de la trama y hace que la banda sonora esté fuertemente cargada al gospel, que en esta ocasión calza muy bien dada la ambientación y tono de la película.

En fin, esta es una película para entretenerse de buena manera. No es demasiado larga ni sus personajes son particularmente memorables, pero jamás es aburrida ni deja de divertirnos.

1993 - Addams Family Values

Director: Barry Sonnenfeld
Traducción: Los Valores De La Familia Addams
País: Estados Unidos
Año: 1993

«Desearía tener más tiempo para invocar a las fuerzas oscuras y unirme en su cruzada infernal»

Dos años después de la bien recibida adaptación cinematográfica de los ires y venires de esta familia fuera de lo común llega la secuela, con el mismo grupo de actores y con la promesa de continuar con el buen nivel de la primera. Para algunos críticos esta secuela supera a la primera entrega pero en mi opinión mantiene el buen nivel de entretención de su predecesora expandiendo el universo de temas tratados sin decaer. Se nota también que todos los actores involucrados están muy cómodos en sus papeles y llevan el histrionismo de cada personaje al extremo sin caer en lo ridículo.

Pero el mayor logro de esta secuela en mi opinión, es que si bien hay una historia principal que guía la película, es más bien la narración de varias historias en paralelo que afectan a los difeentes miembros de la familia en proporciones equitativas lo que hace que todos los personajes tengan un buen momento en pantalla sin perder un hilo conductor central: por una parte tenemos la desventura del tío Lucas quien es seducido por una mujer psicópata que busca hombres ricos para casarse con ellos y matarlos luego, lo que en este caso le será más complicado que lo usual. También tenemos la historia de Merlina y Pericles alejados de su familia en un campamento de verano, rodeados de niños y niñas totalmente diferente a ellos lo que desatará varias situaciones en que el mundo normal y el de los niños Addamas no pueden concordar. Y por último tenemos a Morticia y Homero quienes se convierten en padres por tercera vez y lidian con los problemas de llevar una casa con tres hijos… en el estilo Addams. Como se puede ver las tramas son variadas y en la dirección equivocada podría haber sido un desastre confuso pero en este caso no lo es y podemos seguirlas sin perdernos.

Los personajes secundarios como el mayordomo Largo, Dedos, la abuela Addmas y hasta el tío Cosa tienen discretas pero buenas participaciones. El ritmo no se pierde en ningún momento lo que es bastante difícil de lograr en el cine de comedia. Las situaciones graciosas típicas que de esta familia están bien hechas pero también encontramos algunas referencias al mundo adulto que no dejan de llamar la atención para una película que pretende ser familiar. Por otra parte también incluye un fuerte mensaje de inclusión y una ácida crítica al modelo de sociedad norteamericana, sin dejar de ser una comedia ni convertirse en cine de protesta o propaganda.

En suma, «Addams Family Values» se hace agradable de ver y ha envejecido bien hasta estos días; esta extraña familia se siente tan hilarante, querible y auténtica en esta y su adaptación cinematográfica anterior, lo que las convierte en películas que vale la pena volver a ver cada cierto tiempo.

The Lonely Guy

1984 - The Lonely Guy

Director: Arthur Hiller
País: Estados Unidos
Traducción: El Solitario
Año: 1984

«No me gusta tomar siestas. No me gusta despertar más de una vez al día»

«The Lonely Guy» es una película que pertenece a una época dorada de comedias sobre situaciones cotidianas y aparentemente simples de entender, una capa bajo la cual se ocultan temas más serios y problemas sociales más duros, los que son difíciles de tocar pero que fueron bien explotados en la época mencionada, siempre comedidas y sin traspasar los márgenes de comedia liviana, lo que se agradece pues aún se pueden apreciar frescas en estos días a pesar de que visualmente no hayan envejecido bien. Para este propósito, además de la dirección y guión adecuados también se necesita a los actores precisos para representar el rol de hombre promedio a quien le ocurran estas situaciones. Steve Martin es un actor perfecto para este tipo de roles (no es el único, claro) y vivió su época dorada también durante la década de los ochenta gracias a este tipo de historias.

El título dice todo sobre esta película: es sobre un hombre que se convierte en solitario luego de terminar la relación con su novia y las situaciones que derivan de su soledad: desde conocer a otro solitario ya experto en el tema quien se convertirá en su amigo y consejero en esta forma de vida, la pérdida de sentido de la existencia y ver cómo otros en la misma situación no pueden soportarlo y terminan con sus vidas. Todo esto suena muy trágico y lo es, pero son temas que están presentes en la película sin que resulten terribles (al menos en apariencia) gracias a las bien logradas situaciones cómicas que se muestran. En ocasiones son un poco exageradas, pero se destacan escenas como las del bar, en la que parece que la soledad fuera una enfermedad peligrosa a la que todos (los que no son solitarios) miran mal y reuyen.

Nuestro protagonista, quien parece ir cuesta abajo en la vida primero perdiendo su mujer y luego su empleo, en su desesperación logra escribir el libro «Guía para el solitario», lo que irónicamente le trae una fama y popularidad tremenda e inesperada, pero no por eso deja de ser solitario. A su vez, los encuentros esporádicos con una mujer que llama su atención son el eje que mueve la trama de la película y cuyo final ya podemos adivinar, sin embargo, el cómo se llega a que nuestro protagonista logre dejar la soledad es la gracia de la película.

Es una película recomendable para adultos jóvenes en adelante, pues alguien más jóven puede tener dificultad en entender la soledad como se plantea en la película y/o no entender los mensajes más escondidos que vienen en ella. Sin embargo, es una comedia atemporánea (pues siempre habrá solitarios) que entretiene, divierte y también a ratos emociona. Recomendable para solitarios, por supuesto, y quienes aún no lo son o han dejado de serlo.

Lady Bird

2017 - Lady Bird

Directora: Greta Gerwig
País: Estados Unidos
Traducción: Lady Bird
Año: 2017

«Whatever we give you it’s never enough»

En el año 2002, Christine es una chica de diecisete años que insiste en ser llamada «Lady Bird». Como espectadores somos testigos del período en la vida de esta adolescente entre su último año de escolaridad y el paso a la universidad.

Esto es todo el argumento de la película, pero como es común a esa edad, es un período de la vida bastante agitado y en el que ocurren muchas cosas que delinean nuestra personalidad a futuro.

Así es como vemos a Lady Bird desenvolviéndose en su hogar, en el colegio, en fiestas, en la calle, y vemos como su fuerte personalidad la lleva a meterse en diferentes problemas y batallas de las que saldrá airosa en ocasiones y en otras bastante malherida, pero siempre más fortalecida. Su familia es una familia de recursos limitados que debe lidiar con varias situaciones internas, los conflictos están determinados principalmente en la relación con su madre, con quien comparte un tipo de personalidad dura y poco dispuesta a ceder en planteamientos, lo que las lleva a chocar constantemente. En su colegio ella insiste en manifestar su deseo de ir a una universidad de prestigio y con altos aranceles, pero todo y todos parecen decirle que debe conformarse con el futuro que su situación social ya determinó desde su nacimiento. También en el colegio está su mejor amiga, a quién aprenderá a valorar verdaderamente a fuerza de errores y malas decisiones. Y también se encuentra la mayor fuente de energía y pasión de la adolescencia: el amor, el cual sin embargo le tendrá preparada más de alguna sorpresa y decepción.

De esta manera, durante la hora y media que dura la película nos hacemos partícipes de la vida de esta chica, logrando despertar la nostalgia en muchas mujeres que en la actualidad viven la treintena y también la de algunos varones que en mayor o menor medida podemos identificarnos con parte de la vida de Lady Bird. En general la película tiene un aura típica del cine moderno sobre la vida de la gente común y dispone de buenas ideas y derrocha sinceridad antes de ceder a condescendencias o exceso de cotidianeidad y comedia, tampoco sucumbe a los efectos especiales. Hay muchas películas que comparten esta temática y sólo por nombrar dos recuerdo a «Election» (1999) y «Thirteen» (2003), aunque sin el fuerte y sarcástico componente de crítica social presente en la primera ni tampoco el exceso de drama de la segunda. Con esto no quiero decir que sean malas películas en comparación a «Lady Bird», por el contrario las tres son muy buenas, sólo que con génesis y destinos distintos.

El toque femenino en la dirección se nota en todo momento y con muy buen gusto, la película no resulta ser sobrecargada a pesar de contarnos muchas cosas y los momentos más importantes están determinados por pequeñas escenas que más bien parecen detalles, pero que finalmente simbolizan mucho y tienen una importancia femenina que los hombres muchas veces pasamos por alto. Por ejemplo: Lady Bird suele escribir los nombres de los chicos que la atraen en la pared de su habitación para luego tacharlos a medida que van dejando de ser importantes para ella, sin embargo van quedando ahí hasta que llega el gran cambio en su vida y en una toma de menos de un segundo vemos un rodillo que pinta esa pared, evidenciando la etapa nueva en la vida de la protagonista. También está la pequeña escena en que Lady Bird va a un almacén a comprar cosas que no necesita pero lo hace simplemente porque ese es el día en que cumple dieciocho años y puede hacerlo, no dejando de hacer notar que es el día en que llega a su mayoría de edad.

En fin, el objetivo de esta película es transparente y no deja nunca de serlo. Se nota una película hecha con mucho cariño y ganas de mostrar a las adolescentes de hoy que no están solas, que los dolores y penas que sufren no son mortales como parecen y se curan con el tiempo, pero fundamentalmente que no debemos dejarnos desanimar por las circunstancias: por ilógicos e imposibles que parezcan nuestros sueños, de alguna forma pueden llegar a ser posibles.

2017 - The Meyerowitz Stories

Director: Noah Baumbach
País: Estados Unidos
Traducción: Los Meyerowitz
Año: 2017

«Maybe they dressed up because they lived shorter lives back then. They wanted to celebrate life».

En primer lugar debo decir que me interesé en ver esta película al ver que estaba etiquetada como «drama» y estaban involucrados en ella Adam Sandler y Ben Stiller. Dos actores que han hecho sus carreras en base a películas de comedia ligera pero que cuando están proyectos más serios lo hacen bastante bien. Lo mismo puede decirse de Jim Carrey, por ejemplo. El nombre del director (Noah Baumbach) también da ciertas garantías de hacia dónde va este barco y de que la historia estará bien contada al menos. Se suman a los actores protagonistas Dustin Hoffman, Emma Thompson, Elizabeth Marvel y una joven y creciente Grace Van Patten. ¿Qué resultado sale de esta mezcla? Veamos.

«The Meyerowitz Stories» nos introduce inmediata y profundamente en el círculo familiar de los Meyerowitz, a quienes vemos interactuar, reunirse, pelear, hacer las paces y hacer revelaciones en apariencia intrascendentes como trascendentes sobre su vida familiar y sus historias personales. La película dura cerca de dos horas y está llena de diálogos, por lo que se recomienda verla bien despierto y dispuesto a poner atención a sus más de dos mil líneas de guión, lo que puede parecer un poco tedioso, pero sin embargo el gran mérito de esta película es justamente mantenernos entretenidos durante su extensa duración sin decaer en ritmo y tensión. Esto ya la hace una película digna de recibir el calificativo de «buena» y también la introduce en ese tipo de cine con guiones poderosos de antaño (directores como Mike Nichols, Jim Jarmush, Sidney Lumet hicieron gala de este tipo de cine).

Por supuesto lo que hace entretenida a una película que nos narra la vida de una familia ajena a la nuestra son sus enredos y situaciones no resueltas, y de eso hay mucho en la película. Demasiado quizás, lo que como dije más arriba, la encamina en la senda de las grandes películas de guión pero no las iguala. Además se hace uso de una edición rápida y acelerada, cortando en muchas ocasiones las escenas antes de su resolución. Por ejemplo hay escenas de algún personaje gritando y en vez de esperar a que termine de decir su línea la cortan en medio y pasan bruscamente a otra escena totalmente diferente. Esto no ayuda ni perjudica a la película, pero sí le da un toque particular y nos hace notar su esmero en no aburrirnos. También se hace uso de repetir frecuentemente algunas frases o situaciones típicas de algún protagonista, lo que mantiene a la historia coherente y cercana.

En cuanto a los conflictos familiares, están muy bien planteados. Sin llegar a ser un drama existencial de proporciones bíblicas (como lo es literalmente el cine de Darren Aronofsky), la película hace hincapié en cómo el trato diferente de un padre a sus hijos los moldea de una u otra manera. Para ser más claro, se nos muestra las consecuencias tanto positivas como negativas de que un padre tenga una preferencia notoria por alguno de sus hijos, tanto para el propio hijo, el padre y los demás hermanos. Si bien este es el principal punto de tensión de la película, también están las historias personales de cada personaje y el cómo esas situaciones los han llevado a resolver, o no, sus vidas. Gracias a esta diversidad de historias, a veces contadas en tono comedia, es que la película no se hace tan pesada de ver y podamos llegar hasta el final enganchados con ella.

Cabe también mencionar que el guión está bien escrito y balanceado para que nos importen todos los personajes. Sin caer en excesos, cada tanto los personajes dicen alguna frase ingeniosa que le da cierto brillo a la película sin llegar a encandilarnos. El espacio en pantalla también está bien balanceado para todos excepto para los silencios, pero nuevamente se entiende como recurso para que la película mantenga su nivel de entretención y no perdamos la idea de que esta familia está estresada en todo momento y nunca dejarán de estarlo (todos los protagonistas tienen al menos una escena en que aparecen corriendo). El corte final de la película, entre la última escena y los créditos, es brusco como en casi toda la película y ayuda a dar esa sensación de querer haber hecho una película casi en estilo reality pero con un guión escrito con cariño y que en cierta forma puede llegar a nosotros como espectadores para analizar nuestras propias relaciones familiares o con nosotros mismos. Si ese era el propósito de la película, diría que está logrado en un sesenta por ciento, pero aún así se agradece y se disfruta el tiempo que dura «The Meyerowitz Stories».

Election

1999 - Election

Director: Alexander Payne
País: Estados Unidos
Traducción: La Elección
Año: 1999

«Or don’t vote for me! Who cares? Don’t vote at all!»

«Election» es una mirada de cerca a la vida y hechos ocurridos en una escuela de una ciudad pequeña en el período de tiempo alrededor de la elección de asesor del consejo estudiantil, cargo que en países como en el que vivo se conoce como «presidente del centro de alumnos».

Los protagonistas principales son un profesor (Matthew Broderick) cuya vida gira en torno a su lugar de trabajo, quien es el encargado de velar por el correcto desarrollo de la elección y una alumna sobresaliente en todos los aspectos (una joven Reese Witherspoon) para quien es natural ser la primera en todo y a quien veremos hacer lo impensable por llegar al cargo que cree que naturalmente le pertenece. Toda la trama gira en torno a la tensión entre ambas fuerzas y cómo cada uno de ellos arman, efectúan y fallan en sus estrategias para conseguir sus objetivos. Pero una historia de este tipo necesita más personajes y en esta película encontramos a los acompañantes precisos para nuestros protagonistas: una pareja de hermanos que intervendrán modificando el panorama electoral, la esposa y amigos del profesor, el director de la escuela, entre otros.

La gran gracia de la película es que todos los personajes están muy bien pensados e interpretados; cada uno posee un carácter propio y distintivo y además son fácilmente identificables en cualquier parte del mundo, lo que nos compromete rápidamente con la película. Las interacciones entre los personajes se dan de manera natural y van contando la historia a buen ritmo sin convertirse en distracciones a pesar de que en ocasiones parece que los personajes avanzan en direcciones diferentes, sin embargo al final todos llegan a coincidir y contribuyen a los enredos y desenlace de la historia. La forma narrativa es el fuerte de la película y en esto se nota el buen trabajo de guión y dirección de Alexander Payne, cuyo cine está marcado por situaciones cotidianas bien contadas de las que se desprenden enseñanzas y verdades universales.

A través de distintas maneras de hacernos partícipes de los sucesos, como primerísimos primeros planos, momentos en que diferentes personajes se dirigen a nosotros contándonos sus puntos de vista y a la vez hablándonos de sí mismos y personajes que con muy pocas o simplemente ninguna línea se vuelven relevantes para la película nos enteramos, la mayor parte en tono de comedia, de que el dicho «pueblo chico, infierno grande» se cumple con más frecuencia de lo que creemos.

El espiral en caída en la vida personal del profesor protagonista, los secretos oscuros de algunos personajes, la inocencia y buena fe incorruptibles del alumno que entra a competir en la elección, la rebeldía de su hermana, la debilidad y obsesiones de los adultos involucrados en la trama, nos dan cuenta de una historia en que las imprecisiones y contradicciones humanas guían los comportamientos de los personajes y las impensadas consecuencias de lo que debería haber sido simplemente una elección más dentro una escuela secundaria en una ciudad pequeña.

Podemos ver a esta película como una buena comedia pero también como un análisis ácido sobre el estado de la política de los noventa en Estados Unidos (marcados por el escándalo de Bill Clinton y Monica Lewinsky, al cual encontramos un guiño más que obvio en la película). En ambos niveles funciona bastante bien.

2014 - What We Do In The Shadows

Directores: Jemaine Clement, Taika Waititi
País: Nueva Zelanda
Traducción: Lo Que Hacemos En Las Sombras
Año: 2014

«Yeah, some of our clothes are from victims. You might bite someone and then you think oh, those are some nice pants!»

«¡Hagamos una película de horror… de vampiros quizás?». «No, ya hay muchas así». «¿Y si hacemos una comedia tipo reality show?». «No, también hay muchas así». «¡Ya sé! Hagamos una comedia de vampiros tipo reality show!» ¿Habrá sido así de disparatada la génesis de este proyecto? Es imposible saberlo, pero luego de ver el histriónico y rimbombante resultado puedo imaginar que fue algo más o menos así. «What We Do In The Shadows» es una excelente comedia, fácil de situar entre lo mejor de la década.

Es la respuesta a la incógnita de una mente curiosa a cómo criaturas milenarias se adaptarían a los tiempos actuales, cómo sería su interacción con los humanos actuales (también con algunas criaturas sobrenaturales), su relación con la tecnología y las formas de diversión de los años dos mil, sus problemas cotidianos, sus alegrías y sus penas, etc. ¿Qué ocurre con los vampiros cuando no están seduciendo o alimentándose?

Son cuatro vampiros residentes en Nueva Zelanda los que abren las puertas de su morada y muestran su intimidad a un grupo de realizadores de un reality show (ausentes en pantalla durante casi toda la narración). Cada vampiro tiene sus características propias y distintivas pero queribles de igual manera, a los que pronto se suman más personajes que vienen a desequilibrar su existencia y a forzarlos a tomar decisiones pertinentes y a adaptarse a nuevas e hilarantes situaciones, entre las que se cuentan la aparición otros vampiros, una sirviente, un amigo humano tan solitario como ellos, un vampiro recién iniciado, un cazador de vampiros, y sobre todo sus enemigos naturales: los hombres-lobo.

A veces en formato entrevista, otras en cámara en mano o bien en planos generales y hasta raccontos, las escenas se suceden fluidamente y desarrollan la historia de manera agradable. Respetando y a la vez mofándose de los códigos vampíricos clásicos establecidos por la literatura, «What We Do In The Shadows» cumple de manera victoriosa un objetivo difícil de lograr: hacer reír a carcajadas aún cuando se basa en un tema que a muchos espectadores podría causar rechazo. Es por sobre todo un triunfo de la originalidad sobre la sobre-explotación de fórmulas repetidas y moribundas, pero a las que en casos como este, se les puede traer nuevamente a la vida de manera digna.

Housebound

2014 - Housebound

Director: Gerard Johnstone
País: Nueva Zelanda
Traducción: Confinados
Año: 2014

«You know, the closed mind is the worst defense against the paranormal.»

Hay ocasiones, muchas veces más frecuentes de lo que quisiéramos, en que las películas de horror defraudan. Ya sea por falta de buen gusto, malos efectos especiales, repetición de fórmulas ya probadas, exceso de pretensiones en el resultado y realización, o simplemente por falta de originalidad y agotamiento de recursos narrativos.

Hay esperanzas, afortunadamente, y esta vez vienen desde Nueva Zelanda. Sin embargo, encasillar a esta película dentro del género de horror sería una acción egoísta. Si bien en un comienzo se nos cuenta la historia de manera más o menos seria mientras nos sitúan en el lugar y contexto en el que sucederán los «horrores», ya desde las primeras manifestaciones paranormales podemos darnos cuenta de que la película no se toma tan en serio a sí misma, y tampoco deberíamos hacerlo como espectadores.

Es la historia de una casa en apariencia embrujada y también la historia de una apática protagonista forzada a recluirse en dicha casa como castigo penal junto a su extraña madre, a quienes pronto se suman más pintorescos personajes. Como ya mencioné, luego de los tres primeros cuartos de hora la historia muta a una comedia/suspenso sin nada de sobrenatural (contar esto no arruina las sorpresas de la película) pero con un mundo bizarro propio y disparatado en el que cualquier cosa puede ocurrir.

Una vez comprendido esto sólo queda entregarnos a una narrativa poco lógica pero bien hilada y sorprendernos con los contínuos giros que exhibe la trama, sin dejar de divertirnos con el constante humor negro bien logrado del que está impregnado el guión.

Como comentario final, «Housebound» resulta ser una película que cumple bien con el propósito de entretener y se deja ver muy en la senda del primer cine de Peter Jackson aunque con menos inocencia y mejores efectos especiales, y al terminar nos deja la sensación de habernos bajado de una montaña rusa llena de buenas sorpresas de las que poco podíamos haber imaginado al decidirnos a verla.

Going In Style

2017 - Going In Style

Director: Zach Braff
País: Estados Unidos
Traducción: Un Golpe Con Estilo
Año: 2017

– «Are you 5-0?»
– «We are practically 8-0.»

Si es que ya no tiene un nombre, debería existir uno para este tipo de películas. Protagonistas de la tercera edad, sin mucho que perder pero que aún tienen algo que hacer en la vida, algo que les de significado a los últimos años, meses, días u horas en algunos casos, en los cuales nos son presentados. Ejemplos hay muchos y con distintos resultados, como en todo estilo. «The Bucket List» (2007), «St. Vincent» (2014, comentada acá anteriormente), «Hello, My Name Is Doris» (2015, también comentada en este blog), «Last Vegas» (2013), entre tantas otras tienen en común lo expuesto anteriormente. Por lo general estas películas son protagonizadas por actores legendarios dentro del mundo del cine y cuyo nombre garantiza la calidad del resultado final. En general la fórmula resulta y este es uno de esos casos.

Tres amigos octogenarios ven como la sociedad por la que dieron toda su vida les da la espalda y sienten la necesidad de hacer algo extremo para resolver sus problemas, en este caso robar un banco. Sin haber estado nunca en contra de la ley, parece una tarea difícil para novatos de ochenta años, pero la experiencia de toda una vida será su mejor aliado. ¿Lo harán con éxito? No es mi tarea contarlo, para eso hay que verla. Sin embargo, independiente de la resolución del conflicto, la gracia de estas películas es su desarrollo, en el que aparecen subtramas y se les permite a los personajes desarrollar su lado humano y empático con los espectadores.

Con un elenco encabezado por Michael Caine, Morgan Freeman, Alan Arkin y unos cameos precisos de Christopher Lloyd, «Going In Style» tiene asegurada una narrativa relajada, convincente y disfrutable. Un viaje hacia lo mejor que pueden ofrecer los denominados «años dorados» y la recuperación de una dignidad robada por un mundo que avanza social y tecnológicamente demasiado rápido sin considerar a sus adultos mayores. Sin caer jamás en forzar compasión en los espectadores, la necesidad de reforzar los lazos familiares, las enfermedades (como no) y la necesidad de cuidar las amistades a lo largo de los años, junto con valorar a nuestros mayores por lo que valen, son todos temas que se muestran en esta película paulatinamente sin distraer de la historia central y complementándola para dar como resultado una película familiar cargada de sabiduría, inteligencia y la dosis de humor precisa para ser disfrutada por diversos tipos de público.