2005 - Grizzly Man

Traducción: El Hombre Oso
Director: Werner Herzog
País: Estados Unidos
Año: 2005

Cualquiera que me conozca un poco, debería saber del poco aprecio que tengo en general a los grupos de seres humanos y su comportamientos sociales (y sí, esa es una de las razones principales que me llevan a amar lo extraño y a esforzarme, todos los días, por convertirme a mi mismo en la persona extraña, a veces estúpida, inentendible y compleja que conocen. Sépanlo: estoy más conciente de lo que parezco), además de un excesivo, y sincerámente muy molesto para mi mismo, sentimentalismo a cualquier tema de tipo ecologista, lo que me ha llevado más de una vez a ser tratado de «fascista verde». Lejos de molestarme, estoy orgulloso de ello. Por lo tanto, este documental me conmovió bastante y me dejó con lágrimas en los ojos en más de una ocasión.
«Grizzly Man» se trata de la vida (real) de un hombre que jamás encontró un lugar en la sociedad pero si lo encontró viviendo en un parque nacional en Alaska, hogar de los osos pardos y otros animalitos del bosque. Durante trece años visitó el lugar y vivió con ellos por la temporada, filmando más de cien horas de su propia película, que por supuesto son la materia prima de este documental. Finálmente, murió en las garras de uno de sus amados osos, a los que convencidamente se dedicaba a defender. Dirigido por Werner Herzog (quien no necesita mayor presentación), el objetivo del documental es dejarnos algunas preguntas sobre la vida de Timothy Treadwell, como por ejemplo: ¿Era relamente un ecologista o simplemente un hombre en busca de redención personal?, ¿Realmente defendía a sus amados osos o lejos de eso, en vez de protegerlos, los expuso más al conocimiento de curiosos y cazadores?, ¿ Llegó a tal punto su cruzada personal, que decidió convertirse en un martir de la misma para ayudar al éxito en la protección de los osos?, ¿Fue este hombre capaz de dicidir el momento de su muerte, y de manejarla de tal forma de morir en su propia ley?. Además de estas preguntas, no debo dejar de decir, que si bien la madura dirección de Herzog está bien, y logra transmitir bien el mensaje del documental (que ya tiene bastante fuerza por la misma naturaleza de la historia), abusa del recurso de introducir sus propios comentarios y opiniones en la película, y esto en más de un momento se vuelve molesto para el espectador, pero bueno, tendremos que aceptar que a estas alturas del partido, este director ya ha tenido suficiente reconocimiento y se puede dar el lujo de hacer este tipo de cosas.
Veamos este documental, amiguitos, y démonos cuenta de que hay más cosas que hacer que reconstruir un país: también debemos ayudar a reconstruir un equilibro natural que hace siglos se ha estado perdiendo.