Tag Archive: Educación


Desastres Naturales

2014 - Desastres NaturalesDirector: Bernardo Quesney
País: Chile
Año: 2014

«Desastres Naturales» es una película que podemos clasificar dentro del «nuevo» cine chileno, el que comenzó a gestarse a mediados de la década pasada, y cuya principal característica es la falta de obligación de hacer menciones a la historia reciente del país y que se abre a temáticas diversas y descomprometidas de institucionalidades y lineamientos corporativos.
Dicho esto es más fácil comprender las libertades narrativas que encontramos en la película.
La trama se desarrolla en alguna escuela rural, presumiblemente del centro-sur de Chile, y en la primera escena vemos a una dama (en todo el sentido de la palabra) cruzando un potrero, lenta pero dignamente, caminando en dirección a la cámara. Así pronto descubrimos que se trata de una profesora ya entrada en años que se dirige hacia el que ha sido su lugar de trabajo por toda una vida.
Luego viene una sucesión de eventos a veces lógicos y otras no tanto que nos muestran que en cada ecosistema social, por pequeño y apartado que se encuentre, existen conflictos superficiales que sólo son la fachada de otros subyacentes que pueden ser mucho más graves y derivar en cualquier momento en un desastre natural.
En este caso el punto de partida es la búsqueda de respuestas al despido injustificado de la profesora protagonista, lo que traerá a la luz otros conflictos internos del establecimiento y finalmente desencadenará una revolución estudiantil local (que logra verse más efectiva que las revoluciones estudiantiles símiles de la vida real).
Hay pocos personajes pero están todos bien posicionados, destacando la profesora y directora protagonistas, fuentes de protagonismo y antagonismo respectivamente. Los diálogos, en general, son directos y no incurren en distracciones innecesarias. La película cuenta con un buen ritmo narrativo y no excede la hora y veinte minutos de duración, por lo que no se vuelve tediosa y se puede seguir el hilo coherentemente. Los esporádicos efectos especiales y transiciones no molestan pero sí hay unas cuántas escenas oníricas agregadas que se ven innecesarias. En mi opinión, el punto más bajo es la música pues si bien la mayor parte corresponde a artistas chilenos, se escuchan fuera de lugar y un tanto forzados en su aparición.
Ya hacia el final, en el momento más tenso y cuando el conflicto parece no tener solución, el director y/o guionista nos sorprenden con un giro inesperado y sorprendente, bastante acertado desde el punto de vista docente pues alude a algo que es como «la criptonita de los profesores» pero que no puedo revelar porque arruinaría la sorpresa. Personalmente, como docente de profesión, puedo entenderlo perfectamente y a la vez agradecer de cierta manera la realización de esta película, pues como escribí al principio, es agradable ver que el cine chileno se abre a temáticas variadas y en este caso, olvidadas por las autoridades y la sociedad en general.

Temple Grandin

2010 - Temple GrandinDirector: Mick Jackson
País: Estados Unidos
Año: 2010

La línea de películas de la cadena HBO, basadas en las vidas de personajes memorables, y aún con vida, sigue dando buenos resultados. Ya pudimos apreciar un gran trabajo en You Don’t Know Jack (2010), comentada anteriormente, y esta película, Temple Grandin, no merece menos halagos.

Al igual que lo apreciado en Invictus (2009), podemos mantener la premisa de que en la vida real siempre podemos encontrar peores tragedias que mente humana alguna puede imaginar, pero también historias de vida tan poderosas y motivadoras como la Temple Grandin. La protagonista en cuestión es una mujer nacida con Síndrome de Asperger (que es un tipo de autismo) quien ha logrado revolucionar algunos aspectos de la crianza de ganado y ha implementado otras mejoras importantes en la misma área, además de haber escrito libros y participar en exposiciones, charlas y seminarios sobre la (mal llamada) enfermedad con la que convive. Pero no por eso debemos suponer que la película es sobre la compasión que nos enseñan a sentir ante quienes erróneamente consideramos, muchas veces, inferiores. No, la película puede tocar fuertemente nuestras emociones, pero de ninguna forma es amarillista ni «llorona» respecto al tema del autismo. Por el contrario, el carácter y la fuerza de la protagonista puede hacernos sentir a como verdaderos imbéciles, al tener nuestras capacidades desperdiciadas en muchos aspectos (el autoexamen es personal).

Pero continuemos con la película. La actriz en el rol protagónico, Claire Danes, hace un trabajo notable en la representación de Temple Grandin, logrando una interpretación limpia, definida y creíble. La secundan Catherine O’Hara (sí, la mamá del protagonista de Home Alone (1990), y también es la voz de Sally en The Nightmare Before Christmas (1993)), Julia Ormond, y David Strathairn, todos actores conocidos y muy bien en sus posiciones en este film, particularmente el último, quien representa a un profesor del establecimiento en donde la protagonista cursó la secundaria, quien fue uno de los primeros en darse cuenta de la aguda inteligencia visual con que estaba dotada Temple, y que se convertiría en su amigo por largo tiempo. Para uno que es profesor, es bonito ver representaciones positivas de la profesión en las películas.

Basándonos en el guión de la película, podríamos decir que la protagonista, además de contar con una inteligencia destacable, ha contado con la suerte de conocer a las personas correctas en la vida, pero yo me inclino más a creer que con o sin estas coincidencias, alguien que cree firmemente en sus ideas, tarde o temprano logra encontrar terreno fecundo para ellas… es mera especulación.

Cabe destacar un hecho que no sale retratado en la película, y es que los aportes de Temple Grandin al mejor trato de los animales que nacen para ser sacrificados, ha merecido el reconocimiento de entidades como PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), quienes, por supuesto preferirían que no se sacrificara ningún animal, pero que ante la realidad alaban las ideas que permiten que este fatídico destino se lleve a cabo de la forma menos dolorosa posible.

Bien, se trata de una película altamente recomendable y educativa, que nos ayuda a comprender de mejor forma las diferentes realidades y diferencias entre los que convivimos, y por supuesto, es una película realmente honesta e inspiradora, que fácilmente puede motivarnos a cambiar aspectos de nuestras propias vidas, en favor de una mejor coexistencia con los otros.

 

The Little Prince

1974 - The Little PrinceTraducción: El Principito
Director: Stanley Donen
País: Inglaterra
Año: 1974

Se trata de la versión en celuloide del archiconocido libro del francés Antoine de Saint-Exupéry. Hacer una adaptación de una historia que hasta el día de hoy logra tocar de forma tan efectiva las emociones humanas es realmente un desafío, y en este caso, se agradece la valentía del intento, sin embargo, hay ocasiones en que simplemente es imposible hacer una fotografía (en movimiento) realmente representativa de lo que está impreso en las siempre respetables páginas mágicas, y este es uno de ellos.

Sin ser una mala película, por supuesto después de condescender ciertos detalles estéticos (puesto que la película fue hecha en los setenta), la película peca de saltar detalles importantes del libro, como por ejemplo el personaje del bebedor, y de agregar algunos detalles que en el caso de esta historia, son fácilmente distinguibles e imperdonables. La película es presentada en versión musical, lo que nos lleva a algunas situaciones a veces un poco tirantes entre prosa y canción, pero que afortunadamente se resuelven de forma aceptable. El encargado de la coreografía fue nada menos que uno de los mejores coreógrafos de todos los tiempos, Bob Fosse, que por esos días venía gozando de la popularidad y galardones obtenidos por la dirección de Cabaret (1972). Además, el mismo Bob Fosse actúa en la película, en el papel de la serpiente.  El papel del zorro fue para otro grande, Gene Wilder, quien cumple a cabalidad la misión de entregar el mensaje más importante de la obra. El principito, interpretado por Steven Warner, se muestra fiel a las famosas representaciones gráficas que todos conocemos del libro. La fotografía está bien trabajada, incluso las malas lenguas dicen que esta película influenció algunas escenas de Star Wars: Episode IV – A New Hope (1977), particularmente en los momentos en que el aviador y el principito van en busca del pozo, pero dejémoslo en que sólo coinciden en el lugar en que se filmaron ciertas escenas: el desierto de Tunisia.

En resumen, es una película aceptable, que es difícil analizar sin dejarse llevar por la emoción que viene incluída desde el título, pero que nos hará pasar una alegre hora y media jurando que podemos volver a ser tan niños como se propone en la historia… quizás algunos logremos llevar el intento más allá del recuerdo nostálgico.

Nota: como en este caso el trailer es muy fome, lo acompaño con una escena de la película en que Bob Fosse descencadena todo su potencial como bailarín, en el papel de la serpiente. Cualquier similitud con Michael Jackson es simplemente porque Bob Fosse fue una gran influencia (y como no serlo) para el recién nombrado, de hecho lo de los guantes y el sombrero era una marca patentada de Fosse, quien los usaba por haber sufrido de calvicie desde joven y porque odiaba sus propias manos. Hasta se alcanza a ver un bosquejo de lo que Jackson más adelante desarrollaría como «paso lunar». Bien, el resto de las coincidencias se las dejo a ustedes.

2010 - You Don't Know JackTraducción: El Doctor Muerte
Director: Barry Levinson
País: Estados Unidos
Año: 2010

Basada en la vida de Jack Krevorkian, más conocido como el «Doctor Muerte» (aún con vida), famoso por su lucha en defensa del suicidio asistido. Protagonizada por Al Pacino, siempre brillante en la caracterización, quien luce más Krevorkiano que el propio Krevorkian (según el mismo Krevorkian), y acompañado de una pequeña pero brillante pléyade de actores, entre ellos Susan Sarandon y John Goodman.

Es la primera película que Al Pacino filma fuera del formato cine, es decir, esta película fue hecha por el canal HBO para ser diréctamente emitida por televisión. Lejos de ser una señal de decadencia en la carrera de Al Pacino, es una decisión acertada para difundir un tema siempre controversial y presente en la sociedad: la muerte y la libertad de las personas para decidir hasta que punto prolongan su existencia en casos de enfermedades más terribles que la misma palabra «terrible». En este punto, cabe destacar que la película es bastante gráfica, sin caer en el mal gusto, en mostrar casos en que realmente podemos cuestionar si en esas condiciones alguien merece vivir. Hago esta advertencia para las personas de estómago débil, y las que creen que en la vida siempre existen posibilidades para ser feliz. Sin embargo, gracias al carisma y a la personalidad del personaje de la vida real, la película también tiene momentos de comedia inteligente que nos dan un relajo entre muchos momentos tensos. Tal como la lucha eterna entre vida y muerte.

Sin embargo, a pesar de que el tema central es tratado madúramente y logra ser acotado a los hechos reales, la película a veces se torna un tanto repetitiva y puede causar aburrimiento a las personas que desde el principio no simpaticen ni con la personalidad del Doctor Krevorkian ni con su lucha.

Por supuesto es posible establecer una comparación con The Life of David Gale (comentada anteriormente), y quizás  podríamos inclinarnos, cinematográficamente, por la recién nombrada, sin embargo, You Don’t Know Jack gana en credibilidad por estar basada en hechos reales. De todas formas, el objetivo de ambas películas es difundir la discusión y formación de la opinión personal sobre el suicidio asistido y la pena de muerte respectívamente; temas que es hasta hoy son vetados en muchos países por las políticas religiosas y de gobierno imperantes.

Happy-Go-Lucky

2008 - Happy-Go-LuckyTraducción: Happy, un cuento sobre la felicidad
Director: Mike Leigh
País: Inglaterra
Año: 2008

«Happy-Go-Lucky» nos presenta uno de los personajes probablemente más irritante de los últimos años. Se trata de Pauline «Poppy» Cross, una profesora de Educación Básica soltera a los treinta años, cuya vida parece desarrollarse en un universo paralelo al del resto de la humanidad. Ella es demasiado feliz y optimista, siempre dispuesta a hacer feliz a los demás (aunque no siempre resulta) o simplemente reirse ante cualquier situación desagradable. En este punto podríamos compararla, en cierta forma, con «Le fabuleux destin d’Amélie Poulain» (2001), pero al final no llegan al mismo punto. «Happy-Go-Lucky» nos muestra situaciones cotidianas en que el desmesurado optimismo de Poppy se pone a prueba, y de cómo su mundo de colores choca con el gris indiferente de Londres, aunque ella, por ningún motivo,  perderá la sonrisa. Si bien la película no es un gran desafío para el espectador que espera una película llena de giros y desenlaces sorpresivos, si se hace agradable de ver (si es que logramos soportar la personalidad de Poppy por dos horas) y hasta divertida. A pesar de todo lo anteriormente dicho, esta película cuenta con algunas escenas de real tensión y drama, tensión que cualquier película de suspenso o hasta terror desearía provocar. Nota: si yo, personalmente, no hubiera conocido un par de personas que poseen esta clase de personalidad, pensaría que esto es simplemente ficción, pero no: en la realidad existe realmente gente como Poppy.

2003 - The Life Of David GaleTraducción: La vida de David Gale
Director: Alan Parker
País: Estados Unidos
Año: 2003

Kevin Spacey, Kate Winslet y Laura Linney juntos, dirigidos por Alan Parker: nada malo podía salir de semejante combinación de talentos. The Life of David Gale nos presenta un debate interesantísimo sobre un tema polémico, como es la pena de muerte. Una comprometida reportera es llamada a entrevistar a un profesor de filosofía alcohólico, aparentemente dominado por sus pasiones, que tiene una delicada situación familiar y cuya pasión es la defensa de los derechos humanos, específicamente su lucha es por la abolición de la pena de muerte en el estado más famoso del mundo por aplicar esta medida: Texas, en Estados Unidos. Irónicamente, él mismo se encuentra en la cuenta regresiva para ser ejecutado, condenado por violación y asesinato. El director  Alan Parker ha dedicado su cine a mostrarnos temas de discusión ético-moral y de derechos humanos pertinentes a nuestro tiempo, y lo ha conseguido de muy buena forma en la mayoría de sus películas, y esta no es la excepción. Si tú, voyerista lector, eres de las personas que simpatizan con este tipo de temas, este largometraje puede convertirse adictívamente en uno de  tus favoritos, incluso puede ser útil para ti, si eres profesor de humanidades. De filosofía, por ejemplo.