Tag Archive: Family


Sonic The Hedgehog

2020 - Sonic The Hedhegog

Director: Jeff Fowler
Traducción: Sonic, La Película
País: Estados Unidos
Año: 2020

«Descuiden. Sé exáctamente qué hacer»

Antes de empezar a hablar diréctamente sobre esta película debo aclarar que nunca he jugado un videojuego de Sonic. Nunca, ni una sola vez. Mi niñez se desarrolló en la década de los noventa y en ese tiempo tuve consolas de la marca Nintendo por lo que nunca tuve un acercamiento a Sonic desde el punto de vista de videojugador. Creo que al momento de ver esta película fue algo a favor pues no tenía expectativas de que lo que pudiera ocurrir en pantalla fuera tan apegado a los videojuegos o no, así que la enfrenté como un espectador más.

Además, dejando de lado el prejuicio de que las adaptaciones de videojuegos a películas no funcionan, independiente de los aciertos y desaciertos que han ocurrido, debo decir que esta es una película bastante entretenida. Se desarrolla veloz como su personaje protagonista y es tremendamente empática con los niños actuales. Se nota el cariño puesto por los realizadores en la creación del producto final, como ejemplo tenemos la polémica ocurrida el año 2019 cuando decidieron hacer una prueba del diseño de Sonic recibiendo múltiples críticas y finálmente cambiándolo al modelo final, para bien.

El cariño puesto en la película se nota en el carisma que tiene Sonic, quien es una criatura extraterrestre que debe vivir escondido en nuestro planeta pero que resulta ser más humano que los habitantes de Green Ville, el pueblo en donde habita. Sonic anhela vivir la vida de los humanos que observa desde la distancia, pero por sobretodo tener un amigo. Nada original, nada que no hayamos visto en «E.T. The Extraterrestrial (1982)» o «Lilo & Stitch» (2002), pero tampoco es la intención de la película cambiar los paradigmas del cine. Quiere ser entretenida y nada más, y lo logra. Así como Sonic es bastante carismático su contraparte, el villano Dr. Robotnik debía tener el mismo peso para balancear la película y afortúnadamente tenemos a Jim Carrey en este rol, quien se roba cada escena en la que aparece y se ve bastante cómodo en esta interpretación. En realidad es un papel bastante acorde a su histrionismo clásico, el que se muestra en su mejor forma. Debo confesar que su presencia en esta película fue lo que me convenció de verla y no me equivoqué, pero también me llevé la grata sorpresa de que la película, como ya escribí, cumple de sobra con lo que propone.

La trama es predecible desde el principio: Sonic encontrará su amigo humano en Tom Wachowski (interpretado por James Marsden, lamentablemente opacado por Jim Carrey en esta película) y juntos vivirán variadas aventuras en las que se ayudarán mutuamente y forjarán una amistad que les ayudará a resolver tanto conflictos personales como salvar el planeta. La animación está muy bien hecha, hay muchos chistes rápidos entremedio y muchas referencias a elementos de la cultura popular, personajes que están ahí sólo para rellenar partes del guión y justificar ciertas acciones de los protagonistas, música del año, etc. La fórmula está usada al pie de la letra pero está bien usada. El final queda abierto e invitando a una inminente secuela, de la podemos esperar que mantenga la diversión de esta primera entrega de la que se puede anticipar una buena saga.

1993 - Addams Family Values

Director: Barry Sonnenfeld
Traducción: Los Valores De La Familia Addams
País: Estados Unidos
Año: 1993

«Desearía tener más tiempo para invocar a las fuerzas oscuras y unirme en su cruzada infernal»

Dos años después de la bien recibida adaptación cinematográfica de los ires y venires de esta familia fuera de lo común llega la secuela, con el mismo grupo de actores y con la promesa de continuar con el buen nivel de la primera. Para algunos críticos esta secuela supera a la primera entrega pero en mi opinión mantiene el buen nivel de entretención de su predecesora expandiendo el universo de temas tratados sin decaer. Se nota también que todos los actores involucrados están muy cómodos en sus papeles y llevan el histrionismo de cada personaje al extremo sin caer en lo ridículo.

Pero el mayor logro de esta secuela en mi opinión, es que si bien hay una historia principal que guía la película, es más bien la narración de varias historias en paralelo que afectan a los difeentes miembros de la familia en proporciones equitativas lo que hace que todos los personajes tengan un buen momento en pantalla sin perder un hilo conductor central: por una parte tenemos la desventura del tío Lucas quien es seducido por una mujer psicópata que busca hombres ricos para casarse con ellos y matarlos luego, lo que en este caso le será más complicado que lo usual. También tenemos la historia de Merlina y Pericles alejados de su familia en un campamento de verano, rodeados de niños y niñas totalmente diferente a ellos lo que desatará varias situaciones en que el mundo normal y el de los niños Addamas no pueden concordar. Y por último tenemos a Morticia y Homero quienes se convierten en padres por tercera vez y lidian con los problemas de llevar una casa con tres hijos… en el estilo Addams. Como se puede ver las tramas son variadas y en la dirección equivocada podría haber sido un desastre confuso pero en este caso no lo es y podemos seguirlas sin perdernos.

Los personajes secundarios como el mayordomo Largo, Dedos, la abuela Addmas y hasta el tío Cosa tienen discretas pero buenas participaciones. El ritmo no se pierde en ningún momento lo que es bastante difícil de lograr en el cine de comedia. Las situaciones graciosas típicas que de esta familia están bien hechas pero también encontramos algunas referencias al mundo adulto que no dejan de llamar la atención para una película que pretende ser familiar. Por otra parte también incluye un fuerte mensaje de inclusión y una ácida crítica al modelo de sociedad norteamericana, sin dejar de ser una comedia ni convertirse en cine de protesta o propaganda.

En suma, «Addams Family Values» se hace agradable de ver y ha envejecido bien hasta estos días; esta extraña familia se siente tan hilarante, querible y auténtica en esta y su adaptación cinematográfica anterior, lo que las convierte en películas que vale la pena volver a ver cada cierto tiempo.

2017 - The Meyerowitz Stories

Director: Noah Baumbach
País: Estados Unidos
Traducción: Los Meyerowitz
Año: 2017

«Maybe they dressed up because they lived shorter lives back then. They wanted to celebrate life».

En primer lugar debo decir que me interesé en ver esta película al ver que estaba etiquetada como «drama» y estaban involucrados en ella Adam Sandler y Ben Stiller. Dos actores que han hecho sus carreras en base a películas de comedia ligera pero que cuando están proyectos más serios lo hacen bastante bien. Lo mismo puede decirse de Jim Carrey, por ejemplo. El nombre del director (Noah Baumbach) también da ciertas garantías de hacia dónde va este barco y de que la historia estará bien contada al menos. Se suman a los actores protagonistas Dustin Hoffman, Emma Thompson, Elizabeth Marvel y una joven y creciente Grace Van Patten. ¿Qué resultado sale de esta mezcla? Veamos.

«The Meyerowitz Stories» nos introduce inmediata y profundamente en el círculo familiar de los Meyerowitz, a quienes vemos interactuar, reunirse, pelear, hacer las paces y hacer revelaciones en apariencia intrascendentes como trascendentes sobre su vida familiar y sus historias personales. La película dura cerca de dos horas y está llena de diálogos, por lo que se recomienda verla bien despierto y dispuesto a poner atención a sus más de dos mil líneas de guión, lo que puede parecer un poco tedioso, pero sin embargo el gran mérito de esta película es justamente mantenernos entretenidos durante su extensa duración sin decaer en ritmo y tensión. Esto ya la hace una película digna de recibir el calificativo de «buena» y también la introduce en ese tipo de cine con guiones poderosos de antaño (directores como Mike Nichols, Jim Jarmush, Sidney Lumet hicieron gala de este tipo de cine).

Por supuesto lo que hace entretenida a una película que nos narra la vida de una familia ajena a la nuestra son sus enredos y situaciones no resueltas, y de eso hay mucho en la película. Demasiado quizás, lo que como dije más arriba, la encamina en la senda de las grandes películas de guión pero no las iguala. Además se hace uso de una edición rápida y acelerada, cortando en muchas ocasiones las escenas antes de su resolución. Por ejemplo hay escenas de algún personaje gritando y en vez de esperar a que termine de decir su línea la cortan en medio y pasan bruscamente a otra escena totalmente diferente. Esto no ayuda ni perjudica a la película, pero sí le da un toque particular y nos hace notar su esmero en no aburrirnos. También se hace uso de repetir frecuentemente algunas frases o situaciones típicas de algún protagonista, lo que mantiene a la historia coherente y cercana.

En cuanto a los conflictos familiares, están muy bien planteados. Sin llegar a ser un drama existencial de proporciones bíblicas (como lo es literalmente el cine de Darren Aronofsky), la película hace hincapié en cómo el trato diferente de un padre a sus hijos los moldea de una u otra manera. Para ser más claro, se nos muestra las consecuencias tanto positivas como negativas de que un padre tenga una preferencia notoria por alguno de sus hijos, tanto para el propio hijo, el padre y los demás hermanos. Si bien este es el principal punto de tensión de la película, también están las historias personales de cada personaje y el cómo esas situaciones los han llevado a resolver, o no, sus vidas. Gracias a esta diversidad de historias, a veces contadas en tono comedia, es que la película no se hace tan pesada de ver y podamos llegar hasta el final enganchados con ella.

Cabe también mencionar que el guión está bien escrito y balanceado para que nos importen todos los personajes. Sin caer en excesos, cada tanto los personajes dicen alguna frase ingeniosa que le da cierto brillo a la película sin llegar a encandilarnos. El espacio en pantalla también está bien balanceado para todos excepto para los silencios, pero nuevamente se entiende como recurso para que la película mantenga su nivel de entretención y no perdamos la idea de que esta familia está estresada en todo momento y nunca dejarán de estarlo (todos los protagonistas tienen al menos una escena en que aparecen corriendo). El corte final de la película, entre la última escena y los créditos, es brusco como en casi toda la película y ayuda a dar esa sensación de querer haber hecho una película casi en estilo reality pero con un guión escrito con cariño y que en cierta forma puede llegar a nosotros como espectadores para analizar nuestras propias relaciones familiares o con nosotros mismos. Si ese era el propósito de la película, diría que está logrado en un sesenta por ciento, pero aún así se agradece y se disfruta el tiempo que dura «The Meyerowitz Stories».