Tag Archive: No Recomendables


Giallo

2009 - GialloDirector: Dario Argento
País: Italia
Traducción: Giallo
Año: 2009

El nombre de Darío Argento evoca inmediatamente una época gloriosa del cine de horror, en la que el mencionado director, a fuerza de originalidad y definición estilística durante los setenta, logró desarrollar un cine propio que sería ampliamente desarrollado en los ochenta y noventa, tanto por él mismo como por innumerables otros directores, y luego homenajeado desde los dos mil en adelante.

Ante este panorama, cuando se nos presenta una película con un nombre tan definitorio como «Giallo», respaldada por el nombre de Darío Argento y protagonizada por dos actores talentosos (Adrien Brody y Emmanuelle Seigner), uno tiende a subir las expectativas, esperando quizás una nueva definición del sub-género que da nombre a la película, o simplemente que el director ha vuelto con una nueva lección de estilo.

Lamentablemente no es el caso.

«Giallo» es una película floja, en la que se nos presenta un buen comienzo, propio del estilo y muy obvio, tanto que inmediatamente quedamos esperando los giros inteligentes que harían de esta una obra de arte. Pero éstos nunca llegan, mientras la película continúa a ritmo lento y finálmente termina sin sorpresas, lo que provoca que pensemos en que podríamos haber aprovechado esta hora y media en asuntos más interesantes.

Tenemos al asesino monstruoso y cruel, al detective misterioso y con pasado oscuro, a la víctima guapa y a su hermana valiente y aún más guapa, las calles inseguras de una ciudad en donde puede pasar cualquier cosa, en suma, todos las piezas del ajedrez dispuestas para una buena partida, pero que nunca despega y termina con más piezas de las que se comenzó, sin que sepamos qué hacer con ellas.

De todas maneras soy un espectador generoso, y aún después de presenciar esto seguiré viendo los trabajos de Darío Argento: creo que una mente creativa puede tener momentos altos y bajos, y aún podemos ser testigos de un repunte del padre del Giallo, digno de su status.

Post Mortem

2010 - Post MortemDirector: Pablo Larraín
País: Chile
Año: 2010

Cine malo, es la primera calificación que le doy a esta película. Trato de ser más objetivo y no le encuentro lado positivo, y los motivos son varios.

Primero, la obsesión del director por hacer películas en torno a la dictadura militar chilena es fastidiosa, pero como en mi país se mantiene porfiadamente un número importante de gente de pensamiento retrógrado convencidos de que debemos vivir por siempre parcializados respecto al tema, vaticino que continuará existiendo público para este tipo de obras de mal gusto. Pablo Larraín justifica su cine aseverando que hay un montón de personas que vivieron la dictadura de forma diferente, dentro del contexto pero en mundos casi paralelos, marginados socialmente por diversas razones, y no necesariamente gente ignorante ni extremadamente pobre. Yo estoy perfectamente de acuerdo con retratar los hechos desde puntos de vista diferentes, pero cuando se cae en el mal gusto reiterada y obstinadamente, no es gracioso ni motiva a celebraciones. Con lo mostrado en «Tony Manero (2008)» ya era suficiente, pero con «Post Mortem» continúa el desfile de insensatez cinematográfica.

La película trata de un incipiente romance entre un empleado de la morgue y una bailarina del Bim Bam Bum (el famoso cabaret chileno de antaño), que se ve profundamente influenciado por el golpe militar del 11 de Septiembre de 1973 y sus consecuencias. No hay más historia que esa, y se desenvuelve agónicamente a través de una narración aletargada y diálogos forzados por casi dos horas. Entremedio tenemos una célula comunista, una autopsia a uno de los protagonistas más reconocidos del golpe, escenas incomprensibles, momentos emotivamente lacónicos y transiciones aburridísimas, sazonados con par de gritos histéricos, muchos cadáveres y caras raras, rarísimas por parte del actor protagonista (Alfredo Castro).

Hago la aclaración para el que lo esté pensando en este momento: yo no adhiero a la idea de «criticar negativamente al cine chileno sólo por ser chileno», pero tampoco apoyaré jamás esa idea simplista de que «si es chileno es bueno». Mis críticas son de acuerdo al producto que veo, venga de donde venga.

Case 39

2009 - Case 39Traducción: Expediente 39
Director: Christian Alvart
País: Estados Unidos
Año: 2009

Una asistente social (Renee Zellweger), después de un día duro, termina de trabajar sobre 38 expedientes. En ese momento, le dejan en su escritorio el expediente 39. El caso se trata de una niña (Jodelle Ferland, conocida por su participación en «Silent Hill», 2006) en serio peligro debido a que sus padres, en vez de brindarle amor y protección, quieren matarla. El caso toca profundamente el corazón de la asistente, quien se compromete hasta las últimas consecuencias para intentar darle bienestar ala niña.

Es un buen argumento de partida, y además el reparto de la película se encuentra repleto de nombres de actores conocidos por buenos trabajos, pero nada de eso puede revertir el resultado de una película mal hecha, mal dirigida y absolutamente fuera de época. Quizás hace treinta, o cuarenta años esta película hubiera sido un éxito, pero no hoy.

El argumento sobre la inocencia de los niños y la contradicción de ser portadores de uno o más demonios en su interior,  locura malevola, o simplemente la idea del por el mal, ha sido explotada hasta el cansancio en el cine, sólo por citar algunas cintas tenemos a «The Bad Seed» (1956), «Rosemary’s Baby» (1968), «The Exorcist» (1973), «The Omen» (1976), y más recientemente «Joshua» (2007) y «Orphan» (2009), todas ellas con algún giro interesante en la trama que las hace diferentes al resto y novedosa en su estilo, por lo tanto si se va a hacer una nueva película con esta idea, se hace necesario una historia original, cosa que en esta película no ocurre, por lo que después de verla nos deja la sensación de haber visto una película sólo para pasar el rato, pero un rato fome.

La música no acompaña casi en ningún momento a la imagen de forma adecuada, suena anticuada y ridícula, a la vez que distrae nuestra atención de alguna posible escena interesante. Los efectos especiales de la película también contribuyen al hecho de considerarla «no recomendable»: en una época en que muchas películas se sustentan casi exclusivamente en ellos, con buenos y malos resultados, es imperdonable ver cosas tan básicas en una película hecha en la meca de la actividad cinematográfica, y que por supuesto, ridiculizan la idea de una película de terror al punto de convertirla casi en comedia.

Además de lo mencionado, la película podría llegar a ser buena, si es que el elemento sobrenatural no hubiera sido introducido de forma tan violenta y burda como se hace aquí. En la primera mitad, la historia es presentada de buena forma, pero en adelante los hechos se suceden torpemente diluyendo nuestras esperanzas de un buen final, el cual sólo llega a sepultar todo en un mar de ideas mal realizadas y llenas de errores.

Finalmente, ¿cómo es posible que a uno, al darse cuenta de que está combatiendo contra las fuerzas de un demonio poderoso, no se le ocurra nada mejor que esconderse en un rincón de la pieza armado con… un atornillador?

Devil

2010 - DevilTraducción: La reunión del Diablo
Director: John Erick Dowdle
País: Estados Unidos
Año: 2010

Este es un ejemplo perfecto de una película que promete mucho más de lo que efectivamente entrega, y ese sentimiento se transforma rápidamente en decepción para el espectador que pone algunas expectativas al momento de elegirla.

Basada en una historia de M. Night Shyamalan, conocido por dirigir The Sixth Sense (1999) y The Village (2004), se trata de un grupo heterogeneo de cinco personas que resultan atrapados en un moderno edificio, y entre los cuales se encuentra el diablo, quien por supuesto comienza a manifestarse, era que no. Este es un buen argumento inicial, pero lamentablemente falla en varios aspectos, que de haberse trabajado con cuidado, me harían escribir una crítica positiva, en vez de lo que estoy haciendo ahora.

En primer lugar, el nombre: sin entrar en asuntos de discusión religiosa, sin duda la mención de la palabra «Diablo» causa alguna reacción, positiva o negativa, para cualquiera que haya sido criado en la sociedad occidental, y cuando se trata de hablar sobre el maligno en una película, lo menos que uno espera es que se haga un retrato apropiado del mencionado, pero en esta película encontramos un diablo moralista y con un sentido de la ética que es difícil de equiparar con quien suponemos es la encarnación suprema del mal.

En cuanto al desarrollo, falla en varios aspectos, por ejemplo:

– Intenta ser una película de terror, pero las escenas «fuertes» y recursos empleados para asustar no llegan a ser efectivos.

– A veces intenta ser una película de intriga policial, pero el elemento sobrenatural echa por tierra rápidamente esta variante.

– Incluso si es una película sobre la bondad y la virtud del perdón, es demasiado selectiva para creer que alcanza para todos, y esto hace que el sentimiento de identificación que el espectador debe desarrollar hacia la película no se produzca (para entender esto hay que soportar ver la película hasta el final).

Además, las menciones hacia la biblia católica son demasiado burdas y forzadas a veces. Sé que las películas deben ser hechas para todo público pero también es mala la idea de que un espectador promedio se sienta tratado como alguien que se le debe explicar todo con peras y manzanas.

Y por si fuera poco, la idea original de la película fue sacada de la novela «And then there were none», de Agatha Christie, lo que podría haber sido perdonable si fuera una buena película, pero en este caso no es así.

 

2010 - A Nightmare On Elm StreetTraducciòn: Pesadilla En La Calle Elm
Director: Samuel Bayer
País: Estados Unidos
Año: 2010

Como seguidor de la saga (aclaro, no porque sean películas de calidad, sino porque el personaje Freddy Krueger fue el causante de varios traumas que tuve durante mi infancia y que me llevó mucho tiempo superarlos, si es que realmente lo hice. Es algo parecido a la adoración de Renfield por su maestro, lo reconozco), la noticia del remake me produjo cierta ansiedad y expectativas por la forma en que volvería a enfrentar a este nefasto personaje.

Aunque de partida no esperaba que fuera una película que pasaría a la categoría de favoritas, al menos sí podía pedir que le rindiera un tributo decente a la versión original, la de 1984. Mi decepción, sin embargo, no pudo ser mayor. Intentaré ser ordenado, e ir punto por punto:

El mencionado Freddy Krueger, el maestro de los sueños, el hombre del rostro quemado y sueter a rayas, demente e inteligente por naturaleza, dotado de poderes indefinidos e inacabables gracias a la piedad de los «Demonios de los sueños», no ha envejecido bien. En esta nueva versión encontramos a un personaje flojo, carente de inteligencia y poder, que tiene la capacidad de trasladar a sus víctimas a un único lugar conocido y que tiene más vocación de carnicero común y corriente (a lo Leatherface, con algunos toques de Silent Hill), más que de asesino en serie, con sentido del humor torcido pero divertidísimo, como estábamos acostumbrados. Y esto ocurre por una simple razón: se intentó dar un trasfondo más humano al personaje, mostrándolo en momentos como víctima de la furia desmedida e injustificada de los apoderados de un clausurado jardín infantil, y en otros como un pedófilo desalmado, que conserva su líbido intacta aún en esa vida después de la vida a la que pertenece. Cuando se hace el racconto a los momentos en que aún era un jardinero «amigo» de los niños, podemos hasta encontrarlo un personaje tierno, por algunos segundos. Entre otros detalles, los recién mencionados, repito, convierten al hombre del guante con cuchillos en alguien demasiado humano, lo que precisamente hace decaer su calidad porque Freddy Krueger NO DEBE ser como los humanos. Él es un dios de los sueños, señor de su mundo, etcétera, etcétera, etcétera, y al convertirlo en uno de nosotros, señores realizadores, le han quitado todo poder y capacidad de trascender a las nuevas generaciones. Malo, malo.

Sobre el cambio de actor en el rol protagonista, sólo puedo decir que disculpo a Jackie Earle Haley, porque al parecer le pasaron un guión que decía claramente: «No actués, sólo ponte el maquillaje y el suéter y edición hará el resto».

Por otra parte, es incomprensible esa obsesión por la que los adolescentes víctimas del Sr. Krueger lucen como pollos de matadero, siempre asustados y paliduchos, aún cuando no estén en riesgo y no recuerden los sucesos traumáticos de su niñez (un detalle bastante malo, considerando que en la vida real ese tipo de abusos no son tan fáciles de borrar con sólo guardar las fotos y objetos que pudieran emular esos recuerdos, en lugares bastante accesibles por lo demás). Estoy bien conciente de que se trata de ficción, pero señores, si van a hacer su trabajo, por favor háganlo bien.

Otro imperdonable es la falta de desarrollo de los personajes (TODOS) y sus interrelaciones. Existen miles de formas de mostrar que los personajes comparten algo en común y no es necesario explicitarlo con peras y manzanas. No sé como será en todos los países, pero me atrevería a decir que un ser humano promedio entiende cuando una historia se cuenta bien, sin necesidad de re-contarla cada treinta segundos.

Y las muertes… si es que existe alguien que le guste el matarile a destajo y que reparte sangre por todas partes aunque los ángulos no correspondan (si sé que existen, pero ese tipo de público no se molestaría en leer una crítica hasta este punto), creo que igual se consideraría decepcionado y aburrido de la forma repetitiva y poco metódica en que el verdugo acaba con los condenados. Una representación en títeres causaría más impacto y mejor impresión.

Y finálmente: el ritmo de la narración. La película supera por poco la hora y media, pero es aburridísima de ver. La música no aporta en nada, los sustos a base de ruido instantáneo y gratuito no funciona, los diálogos, y la excesiva rapidez de los únicos momentos que podrían haber sido entretenidos, hacen de la película una fomedad absoluta.

Lo último que puedo decir, es que esta versión es una demostración más del talento innegable que posee el productor Michael Bay para destrozar mitos del mundo moderno.

Estoy de malas gracias a esta película, hasta pronto.

Das Weisse Band

2009 - Das Weisse BandTraducción: La Cinta Blanca
Director: Michael Haneke
País: Alemania
Año: 2009

Michael Haneke, cineasta experto en contar historias traumáticas, vuelve a hacer de las suyas con esta película ambientada en el período justo antes de la primera guerra mundial, en una campesina aldea aparentemente muy tranquila e idónea para vivir (sí, la primera media hora deseé que así sea mi futuro hogar), que muy pronto verá afectado su apacible ritmo de vida por una serie de sucesos criminales inexplicables, que no sólo acabará con la forma de vida hasta ese entonces conocida, sino también con la confianza y buena fe de su gente. Narrada a través de los ojos del profesor del pueblo, quien entre todos los habitantes goza de algunos privilegios y un respeto que ya quisiéramos tener los profesores chilenos, la cinta tiene un ritmo demasiado pausado y lacónico, que nunca logra despegar y probablemente nos lleve a distraernos pensando en otras cosas, por más esfuerzos que pongamos en concentrarnos en ver como el sabor dulce que al principio nos transmite la cinta se convierte en un limón agrio, de mal sabor y que nos costará un par de días sacarnos de la boca (me refiero a la historia). El personaje del pastor me recordó al presentado por Robert Mitchum en The Night of the Hunter (1955), pero sin llegar a tener el carisma del recién mencionado. Además tenemos a un doctor que se comporta como el doctor Hartmut Hopp de nuestra insigne y siempre bien recordada Villa Baviera, y un grupo de niños que bien podrían ser la versión alemana de Children of the Corn (1984). Ahora, ¿Entienden a lo que me refiero con lo de estar pensando en otras cosas mientras vemos esta película?. Bien, este director ya me había traumado antes con La pianiste (2001), pero con este largometraje, precedido por la fama de haber ganado la Palma de Oro en Cannes 2009 y la nominación al Oscar en la última entrega (premio que bien perdió a manos de El secreto de sus ojos (2009), anteriormente comentada en este blog), a pesar de sí lograr su objetivo de hacernos ver que el paraíso no es tan lindo como parece, no logra el principal objetivo de cualquier película: entretener, en el CORRECTO sentido de la palabra.

Two Lovers

2008 - Two LoversTraducción: Los Amantes
Director: James Gray
País: Estados Unidos
Año: 2008

No la recomiendo. No rescato mucho de ella. Ni siquiera la presencia de Isabella Rossellini (que por cierto tiene el mejor papel de la película) logra hacerme cambiar de opinión. Personajes modorros, una historia que pretende ser realista pero que tiene demasiadas cosas injustificadas en su desarrollo, además narrada leeeentamente, y con una Gwyneth Paltrow que en esta ocasión no sólo luce su cara como una papa deslavada, sino también su actuación. A mi me gusta pensar que al público de cine le gusta evolucionar, incluso al público de estos melodramas pimpinelescos. Me gusta creer que cuando vemos una película que nos gusta, tendemos a esperar que la siguiente superará las espectativas… ¿Es así o me equivoco?