Tag Archive: Romance


2014 - The Theory Of EverythingDirector: James Marsh
País: Inglaterra
Traducción: La Teoría Del Todo
Año: 2014

Hablando a nivel de los ciudadanos comunes y corrientes, tanto de Inglaterra (de donde es esta película) y los de países y realidades tan lejanos como el país en que me encuentro (Chile), ¿cuántos de nosotros entendemos de física cuántica?, ¿del universo?, ¿de ecuaciones que intentan revelar verdades de tal magnitud?, ¿y de gente como el protagonista (en la vida real) de esta cinta, que vive intentando encontrar estas respuestas confinado a una silla de ruedas y hablando a través de un computador, totalmente ajeno a nuestro ajetreo de hormigas guiadas por el hambre y los instintos básicos de supervivencia?

¿Por qué debiera interesarnos la vida de este hombre? ¿Cómo se conecta con la nuestra? El carisma de Stephen Hawkins y magia del cine, en este caso, tienen la respuesta.

«Donde hay vida, hay esperanza». Es innegable que el científico ha trascendido las fronteras de su campo de trabajo para llegar a la cultura popular como una figura importante, reconocible, y querible. No digna de lástima, sino de admiración tanto por su trabajo y su calidad humana, jamás perdiendo el sentido del humor y comentando en diversos temas como cualquier persona e incluso con apariciones esporádicas en televisión y hasta en series de comedia como «The Big Bang Theory».

Ahora bien, habiendo establecido esto, podemos pasar de lleno a la película, en la cual se intenta retratar su vida amorosa respecto a su primera esposa, y también en cómo la enfermedad progresivamente lo ha llevado a su actual estado de vida, abarcando tangencialmente la profundidad de sus logros y descubrimientos. Es una película romántica después de todo, y una muy bien hecha, sobria, de buen gusto y sobretodo elegancte, mostrando el coraje de sus protagonistas con dignidad y sin caer jamás en el recurso facilista de la lástima o ser demasiado explícita en temas cotidianos delicados. Un deleite narrativo, por decir lo menos.

Lo primero que resalta, y de sobremanera, es la actuación, en donde el protagonista (Eddie Redmayne) se roba todas las miradas encarnando a Stephen Hawkins desde su juventud como estudiante indeciso hasta su madurez como esposo, padre y científico de renombre mundial. Cabe mencionar que este actor ya venía sobresaliendo en películas como «My Week With Marilyn» (2010), y «Les Miserables» (2012), entre otras, pero es aquí en donde alcanza brillo y estrellato total. Lo sigue de cerca Felicity Jones en el papel de su esposa, pero todos los secundarios lo hacen muy bien, destacando entre ellos Emily Watson («Red Dragon», 2002, entre otras), y Charlie Cox («Boardwalk Empire», (2011-2012)). Luego tenemos la dirección, guiando la historia adecuadamente, y con buen gusto como ya dije, sabiendo detenerse en los momentos precisos de la biografía de Hawkins y manteniendo un ritmo fluido de principio a fin que deja lugar a la emoción y a veces comedia en la medida justa, sin perder jamás el balance. La banda sonora aporta bien a la narración, sin exagerar ni sentirse ausente.

En suma, tenemos una película romántica que puede ser disfrutada por todo tipo de público, no sólo por uno de los géneros como suele suceder con esta clase de películas, y además podría motivar a más de alguien a perseguir sus intereses por imposibles que parezcan, y en el mejor de los casos, inspirar a algún/a joven con talento a adentrarse en el estudio de la ciencia.

Bitter Moon

1992 - Bitter MoonDirector: Roman Polanski
País: Francia
Traducción: Perversa Luna De Hiel
Año: 1992

«Lo que tú hagas yo lo haré mejor».
A pesar de las múltiples frases memorables presentes en la película, la elegida para comenzar esta crítica es la que marca el punto de no retorno de la trama, el
momento de decisión que marca el desenlace trágico de la historia. Porque con un título tal, «Bitter Moon» no augura más que tragedia, y de ello abunda. Pero también
se trata de una película inspirada en el amor, un amor poderoso e imbatible atado inevitablemente al dolor, ambos representados gráfica y expresionistamente.

Si bien se trata de una novela adaptada, el resultado no habría llegado a ser tan efectivo bajo la dirección de otro director que no fuera Roman Polanski, cuya vida
personal ha sido marcada por la tragedia y el escándalo frecuentemente, y sobre lo que se han escrito vastos artículos y análisis. Por ahora basta decir que a lo largo
de su filmografía ha logrado reflejar sus circunstancias personales con maestría, haciéndonos partícipes como espectadores y arrastrándonos hasta el final de sus
historias, tal como le ocurre a Nigel (Hugh Grant) en esta película.

La historia se desarrolla en el escenario claustrofóbico de un solitario crucero en el océano, en donde el lujo y las comodidades no faltan, y poco a poco veremos como
todo irá sucumbiendo a la inclemencia del clima y las emociones humanas, mientras el viaje continúa hacia un destino lejano e incierto, y del que nadie puede escapar.
Aquí es donde se cruzarán dos matrimonios muy diferentes: una joven pareja inglesa (Nigel y Fiona), muy compuestos y formales que luego de siete años de matrimonio
emprenden este viaje en busca nuevos aires para su relación; el otro es la antítesis, un matrimonio compuesto de un norteamericano ya entrado en años y postrado en una
silla de ruedas (Oscar), y su joven y bella esposa francesa (Mimi), quien lo cuida.

Es a partir del deseo que Mimi provoca en Nigel que los dos matrimonios se conocen, y algo que parte del error no puede menos que terminar peor. Oscar hace partícipe a
Nigel de su historia de amor y desgracia con Mimi, contándole desde la candidez e inocencia del primer flechazo hasta la perversión cruel que sucede a la muerte del
amor y la dependencia del mismo. Oscar promete a Nigel entregarle a su mujer con la condición de que escuche su historia completa.

Si bien ninguno de los temas tratados en la película son novedosos, bajo la dirección de Polanski todo toma un carácter obsesivo, malévolo y claustrofóbico, y a la vez decadente y finalmente atractivo.

En cuanto a los aspectos negativos, se podría decir que la letanía y obsesión por contar cada detalle puede aburrir al espectador no acostumbrado a este tipo de narrativa, sin embargo, no se trata más que de un recurso estilístico de la película. Ahora, otros elementos como la música, a pesar de haber estado a cargo del respetadísimo Vangelis, no ha envejecido bien con el paso del tiempo, así también el montaje en ciertas escenas, pero se trata de detalles menores en comparación a los puntos bien logrados de la cinta.

1992 - DraculaDirector: Francis Ford Coppola
País: Estados Unidos
Año: 1992

De las tantas adaptaciones cinematográficas que se han hecho de la novela, yo considero que esta es la versión definitiva (a la fecha) en cuanto a: respeto por la historia original, lenguaje cinematográfico, y uso de efectos especiales. Es decir, la idea de poner el nombre del autor del libro en el título no queda mal.

En esta versión presenciamos un elemento poco profundizado en versiones anteriores, que es la humanidad y vulnerabilidad de Dracula, así como la evolución de Jonathan y Mina Harker (Interpretados por Keanu Reeves y Winona Ryder, respectívamente), desde la inocencia del amor juvenil a la destrucción del mismo por parte de la bestia. Sin embargo, quien se lleva todos los créditos por actuación es, sin duda, Gary Oldman (probablemente el actor más camaleónico del cine de masas actual) como Dracula, a quien da vida y carácter en sus diferentes facetas, de forma muy similar a como están descritas en la novela. Si bien la producción contó con los efectos especiales más avanzados para la época (1992), todo habría quedado en un gran despliegue de pirotecnia si no se hubiera contado con la gran interpretación del actor, de manera tal que ayudan a narrar la historia de muy buena manera. Por si no fuera suficiente, el reparto también cuenta con Anthony Hopkins en el papel del eterno némesis de Dracula, el Profesor Van Helsing. Yo diría que este es el único personaje en que se tomaron más atribuciones en la adaptación desde la novela, acentuando sus características geográficas y su fuerza avasalladora ante su objetivo. Si bien la interpretación de Hopkins es, como siempre, magistral, en esta ocasión resulta opacada por la del protagonista. Cabe también destacar positívamente la interpretación del cantante Tom Waits para el papel de Renfield, un personaje fundamental para entender la magnitud del poder de Dracula.

En cuanto a la trama, que es más que conocida, me gustaría referirme sólamente a cómo se enfatiza que la promesa del amor eterno es lo único que puede detener a Dracula, y además redimirlo. Este es uno de los factores que devuelve la humanidad perdida al personaje, como mencioné anteriormente. Vemos como Mina Harker es atraída, seducida y encadenada eternamente al amor de la bestia, y cómo finalmente es esta fuerza la que acaba con él, a costa del trofeo de Van Helsing y del desafortunado Jonathan Harker.

Es bastante difícil comentar algo novedoso respeto a una historia tan popular de nuestra cultura, y a la vez de una película que cuenta con uno de los mejores directores de las últimas decadas, acompañado de un reparto de calidad, pero me sentía en la obligación de dedicar alguna vez unas líneas a esta película y libro que ha sido tan influyentes en mi vida personal.

Two Lovers

2008 - Two LoversTraducción: Los Amantes
Director: James Gray
País: Estados Unidos
Año: 2008

No la recomiendo. No rescato mucho de ella. Ni siquiera la presencia de Isabella Rossellini (que por cierto tiene el mejor papel de la película) logra hacerme cambiar de opinión. Personajes modorros, una historia que pretende ser realista pero que tiene demasiadas cosas injustificadas en su desarrollo, además narrada leeeentamente, y con una Gwyneth Paltrow que en esta ocasión no sólo luce su cara como una papa deslavada, sino también su actuación. A mi me gusta pensar que al público de cine le gusta evolucionar, incluso al público de estos melodramas pimpinelescos. Me gusta creer que cuando vemos una película que nos gusta, tendemos a esperar que la siguiente superará las espectativas… ¿Es así o me equivoco?

2009 - El Secreto De Sus OjosDirector: Juan José Campanella
País: Argentina
Año: 2009

Así como para el protagonista de «El secreto de sus ojos» era difícil comenzar a escribir su novela, así de difícil es comenzar este comentario. Pero ahí vamos… en los primeros quince a veinte minutos de esta película podemos encontrarnos haciendo preguntas como: ¿ Cómo es posible narrar una historia de amor añejada en los archivos de los tribunales? ¿Cómo es que un pequeño, (pero significativo) ejercicio psicológico por parte del protagonista va a enlazarse con el resto de la complicada trama? ¿Cómo puede un crimen, en apariencia ordinario, transformar la vida de todos quienes estuvieron involucrados en el caso? Todas éstas son preguntas que van respondiéndose al ritmo de un relato maduro y accesible. La película cuenta con un guión excelente, reflejado en la construcción de personajes creíbles y queribles, un muy cuidado manejo de la fotografía y estética, un impresionante trabajo de cámara, entre otros elementos destacables que no menciono porque debo ahorrar alhagos para otras películas que ya comentaré. «El secreto de sus ojos» deja la vara bastante alta para los realizadores latinoamericanos. El premio Oscar que recibió en la última entrega fue muy bien merecido. ¡Ah! Mención aparte para la escena del interrogatorio, que dejó chica a la escena del interrogatorio de «The Dark Knight» (2008).