2009 - Lie To MeMe salgo un poco del esquema de comentar sólo largometrajes, ya que por hoy el objeto de mis palabras será una serie. Se trata de «Lie to Me», serie que repite los esquemas del éxito que bien han sabido aprovechar en «House M.D.»: protagonistas dotados de una inteligencia sobrenatural, capaces de resolver hasta lo que aún no se ha convertido en problema, pero con vidas personales destrozadas; rodeados de un equipo de trabajo bastante eficaces pero infinitamente inferiores en cuanto a rapidez mental y sarcasmo en comparación a «Él». Es un riesgo bastante grande dejar que todo el peso de una serie recaiga sobre un sólo actor, pero cuando hablamos de alguien como Tim Roth, podemos esperar que salga bien del paso. Continuando con las comparaciones, en «Lie to Me», al igual que en «House M.D.», (incluso los nombres de ambas series riman al pronunciarlas corréctamente) en cada capítulo de la serie encontramos un problema principal acompañado de uno o más problemas secundarios, resueltos por separado por los protagonistas y sus ayudantes en equipos de trabajo, todo esto aderezado con un lento desarrollo de las historias personales de los personajes. Eso si, a favor de «Lie to Me», puedo decir que los temas tratados son más interesantes y universales que en «House M.D.», pero en contra que las historias personales de los personajes son bastante pobres, incluso estúpidas en comparación a la inteligencia de la que hacen gala al resolver los casos. En ambas series hablan muy rápido y con diálogos difíciles de encontrar, por la complejidad de su contenido, en los doctores y psicólogos de la vida real. ¡Ah!, La diferecnia de ambas series radica en la especialidad de los doctores. En «House M.D.» vemos, recetas, pastillas y operaciones a tajo abierto, mientras que en «Lie to Me» se trata de psicólogos especializados en detectar mentiritas. Así que, la elección es tuya, querido lector: si te gusta el gore, ve «House M.D.», y si te gusta la intriga sin sangre, ve «Lie to Me». En mi caso, voy por la segunda.