Tag Archive: Suspenso


Dear Mr. Gacy

2010 - Dear Mr. Gacy

Director: Svetozar Ristovski
País: Canada
Traducción: Querido Sr. Gacy
Año: 2010

«I’m just clowning around»

Para un trabajo de su escuela, un adolescente decide intentar un enfoque novedoso y diferente para obtener información sobre uno de los asesinos más retorcidos de la historia americana contemporánea: John Wayne Gacy. Lo que parecía una carta inútil resulta ser respondida por su destinatario, lo que desencadenará una relación entre ambos que terminará de manera inesperada y mucho más peligrosa de que lo debía ser un principio. Así como se lee, el argumento está bien para una película de ficción, pero lamentáblemente responde a un caso ocurrido en la vida real. Gacy confesó ser autor de treinta y tres crímenes, sin embargo a menudo se suele citar al adolescente protagonista de esta historia como la víctima número treinta y cuatro.

Un caso que nos lleva a pensar de inmediato en que pudo haber servido de inspiración para la famosa relación estudiante-psicópata conocida mundialmente en «The Silence Of The Lambs» (1991), sin embargo en este caso resulta ser mucho más escabroso debido a que esta historia sí fue real. El montaje al final de la película resulta conmovedor y nos hace repensar todo lo que hemos presenciado.

Se trata de una película de desarrollo, cuya narrativa pausada no se encuentra desprovista de tensión en ningún momento; se trata de una lucha de poder y ego en la que la balanza suele inclinarse a favor del psicópata inteligente experto en manipulación de individuos y la tenacidad e inocencia del adolescente inquisidor, dispuesto a cruzar límites mucho más allá de lo debido para su sanidad mental y física.

Al ser una película de desarrollo, como mencioné anteriormente, su fuerte se encuentra en el guión y la actuación de sus protagonistas. Un joven Jesse Moss se muestra sólido en el papel de Jason Moss (el protagonista de la película y en la vida real), pero como siempre en este tipo de películas esperamos que un actor de peso interprete al psicópata de turno, y en este caso el papel de Gacy cae en William Forsythe, un actor de vasta trayectoria y que lleva bastante bien el peso del papel asignado. La película no se caracteriza por detalles demasiado gráficos de los crímenes de Gacy, lo que se agradece pues de esta manera no se distrae la atención en ese aspecto pero a la vez la hace más tenebrosa pues lo peor queda a cargo de nuestra imaginación.

En definitiva, se trata de un thriller bien narrado pero no recomendable para el espectador promedio dada la naturaleza de su contenido y nuevamente, el hecho de ser un caso real tiñe a la película de un tono bastante desalentador.

The Witch

2015 - The WitchDirector: Robert Eggers
País: Estado Unidos
Traducción: La Bruja
Año: 2015

«The Witch» es una película catalogada dentro del género de horror pero que da el ancho para hacer varias lecturas sobre ella, siendo el «horror» en el sentido moderno (efectos de sonido sorpresivos, imágenes chocantes repentinas y banquetes innecesarios de sangre) el elemento menos prominente pero sin embargo es suficiente para que los espectadores que van por ese motivo queden satisfechos de todas maneras tratando de entender los variantes y aparentemente incoherentes vaivenes de la cinta.
La película se vuelve más interesante cuando intentamos abordarla desde un plano psico-social, pues está plagada de referencias a teorías psicológicas (en ocasiones burdamente graficadas y en otras inteligéntemente sutiles) y tampoco se puede obviar el trasfondo histórico-religioso en el que se desarrolla.
Ambientada en los tiempos de la colonización de Nueva Inglaterra, tenemos una familia expulsada de una comunidad que se nos da a enteder como «segura» y son confinados a vivir en los límites de un siniestro bosque. En esta familia hay siete integrantes, y podemos sumar a un octavo que es la profunda y arraigada Fe puritana que está omnipresente en cada escena y determina toda la vida de la familia (y en parte los sucesos que les deparan).
Así, cada integrante del clan posee una personalidad marcada y comparten más o menos equitativamente el tiempo en pantalla, lo que nos dificulta identificar un o una protagonista claro al que podamos seguir y mucho menos empatizar con él o ella. Se entiende que esta es una decisión tomada por el director como recurso narativo para contar la historia abierta a diferentes interpretaciones.
El hecho de existir una fuerte presencia religiosa inmediatamente nos prepara para anticipar alguna clase de presencia demoníaca, la que no tarda en manifestarse y nos convierte en testigos de la decadencia del grupo familiar. En esta ocasión el mal no se muestra como una fuerza externa que intenta corromper a una «sagrada familia» protegida por Dios, sino más bien se manifiesta y fortalece a partir de los pecados presentes en cada uno de sus integrantes: la porfía y tozudez del padre, la inseguridad, desgano y cansancio de la madre (conjunto que hoy llamamos «depresión»), la rebeldía de la hija adolescete, el despertar sexual y asomo a la madurez del hijo preadolescente, y hasta los niños pequeños pecan de soberbios e indolentes. Todas o casi todas estas características no suenan a pecado en la actualidad pero en la época en que está ambientada la película sí que lo eran, y terribles por cierto.
En realidad es muy difícil escribir sobre esta película sin caer en contar su trama y en particular no analizar el destino de cada protagonista, así que por esta vez sólo dejo la invitación abierta para que la vean y se queden con lo que quieran interpretar. «The Witch» está lejos de ser una de las mejores películas de la historia, pero sí es un buen acercamiento al «cine de apreciación» y también un buen comienzo para el director, de quien esperamos pula su narrativa en el futuro y continúe entregando películas de esta factura.

It Follows

2014 - It Follows

Director: David Robert Mitchell
País: Estados Unidos
Traducción: Te Sigue
Año: 2014

Un grupo de adolescentes es acechado por una fuerza sobrenatural. Así se puede resumir, en diez palabras, la superficie de esta película, y puede decepcionar al espectador ansioso, aquel que llega a esta película buscando horror a base de efectos de sonidos repentinos, gore gratuito, o la muerte consecutiva de personajes poco memorables típica en películas de horror con adolescentes. Pero en realidad es mucho más que eso: es un proyecto de pretenciones mayores que si bien logra darse a entender, falla en su concreción debido a su mismo deseo de hablar de muchos asuntos, algunos bastante delicados, en un envoltorio chabacano.

La premisa es simple y puede ser encontrada en muchas leyendas urbanas: si alguien se «contagia» con la «maldición», debe traspasarla a alguien pronto, de lo contrario será perseguido por una entidad que adopta diversas formas, inmune a todo daño y que aunque es lenta, siempre llega. Ahora, la forma de traspasar la maldición a otro es a través es algo a descubrir en la película, pero se trata de algo inherente a la adolescencia.

Más interesante que la trama misma son las posibles interpretaciones que podemos hacer de la misma, al mismo estilo de la primera entrega de la saga «Paranormal Activity», y de cómo estas interpretaciones pueden ser más aterradoras que la maldición en sí. La atmósfera que envuelve a los personajes es una protagonista más y aporta superlativamente a la historia. Desde un par de pre-adolescentes intrusos y molestos hasta la arquitectura clásica del siglo XIX en Estados Unidos (a pesar de que la trama se desarrolla en la actualidad), pocos elementos están al azar y por el contrario, son posibles candidatos a variadas interpretaciones.

En el mundo de «It Follows» los adolescentes están abandonados a su suerte, a pesar de vivir inmersos en una ciudad típica estadounidense como es la venida a menos Detroit (que, por cierto, no es mostrada como elemento aspiracional sino que es bastante realista, con casas abandonadas en donde se desarrolla la vida normal de la clase media baja, siempre carente de sentido); los adultos aparecen esporádicamente y totalmente ajenos a lo que ocurre con sus hijos, por lo que ellos se verán forzados a aprender a defenderse solos de la entidad maligna, aunque saben bien que es inevitable y todas sus acciones sólo dilatan el periodo en que serán alcanzados.

La gran debilidad de la película es la forma en que es narrada: los diálogos en general son poco creíbles y las actuaciones forzadas, y el ritmo decae súbitamente por momentos, lo que es molesto. Los efectos especiales son escuetos y se nota que el presupuesto no fue abundante, pero son suficientes para contribuir a la película sin convertirse en nefastos protagonistas como suele ocurrir frecuentemente.

Cabe hacer una mención especial a la banda sonora, que se nutre de los mejor de los sintetizadores oscuros y ambientales de las películas de los ochenta, teniendo muy presente al cineasta y compositor John Carpenter, lo que contribuye de manera agradable a configurar el entorno siniestro que envuelve la trama.

En lo personal, interpreto esta película como una apología directa a la maduración de las personas, ambientado  en el periodo adolescente pues es en donde más fuerte se viven las emociones, aunque ya hacia el final el desenlace se me da un tanto cristiano y moralista. Pero esto es personal, porque a mi me parece que hay más maneras de crecer que sólamente lo normal que dicta la sociedad. Se encuentra sobre el promedio de las películas de horror actuales porque precisamente el horror es un bálsamo que cubre las verdaderas intenciones del director, y que va más allá que simplemente mostrarnos el sufrimiento de otros, sino que logra involucrarnos efectívamente en la historia.

Hitchcock

2012 - HitcockTraducción: Hitchcock, El Maestro Del Suspenso
Director: Sacha Gervasi
País: Estados Unidos

Cuando uno se entera que se realizará una película sobre la creación de una de las obras más simbólicas dentro del género de horror y suspenso (Psicosis, 1960), con el aliciente de tener como protagonista a uno de los más grandes actores (Anthony Hopkins) y además acompañado de un número no menor de actores y acrices consolidados en su oficio, uno inevitablemente se creará altas espectativas sobre el resultado, lo que en este caso, lamentablemente se transforma en una tremenda desilución.

Existe una vasta mitología, literatura y datos en el Internet (verídicos o no) sobre el rodaje de Psicosis, una película que en si misma ha sido objeto de análisis prácticamente escena por escena, y desde puntos de vista cinematográficos, musicales, e incluso análisis psicológicos. Esta información ha contribuido a convertirla en un clásico inigualable hasta hoy, fuente de inspiración para muchas otras cintas, incluso se hicieron secuelas y remakes, pero nunca llegaron a igualar el nivel de la original. Por todo esto la idea de ver una película que incluyera en un tiempo limitado todo lo relativo a su rodaje parecía una idea megalomaniaca, pero que gracias a la magia del cine podía ser posible, al menos en parte, pero en este caso queda en una deuda grande.

Si bien podía ser interesante la idea de presenciar al director en la cotidianeidad de su hogar, centrada en la relación con su valiosa esposa (por cierto, el papel mejor aprovechado y realizado de la película) y batallando contra problemas de salud y otros más cotidianos ayuda a dar realismo y formación al personaje, se abusa mucho de esto, perdiendo demasiado tiempo valioso que podría haberse aprovechado mostrando otros aspectos, por ejemplo:
– La relación con los actores en cuanto a la caracterización de sus personajes (y no la relación casi superficial que se muestra)
– El desarrollo de la música (vemos casi un «cameo» de Bernard Herrmann, una personalidad que en si da para una película aparte)
– El diseño de la escenografía (cualquiera que haya visto la película sabe que la casa es un personaje más en el desarrollo de la trama)
– La elección de las cámaras que se utilizaron (que también son parte del lenguaje de Psicosis).
– Y por sobretodo, el proceso de montaje de la película (ya que en la película en algún momento se menciona que Hitchock era un mejor montajista que director, podríamos haberlo visto un poco más en esa faceta).

Y estos son sólo algunos aspectos que la película desaprovecha.

En cambio, tenemos mucho tiempo perdido en algunas situaciones forzadas sobre un triángilo amoroso en la vida del director, sus obsesiones a veces perversas y una que otra alucinación del asesino que inspiró a Psicosis pero que termina convirtiéndose en un fantasmita amistoso y colaborativo con el director. Muy malas jugadas y nulos aportes para lo que se promete mostrar.

Sobre los actores, Anthony Hopkins hace una reperesentación adecuada, no notable, de un papel que quizás podría haber significado el más importante de su carrera, pero que finalmente da la impresión de estar demasiado escondido bajo las capas de maquillaje y el trabajo de caracterización, lo que lo hace ver estático y fofo la mayor parte del tiempo. En contraste, el papel que representa Helen Mirren, el de Alma Reville, la esposa de Hitchcock, se convierte en el real protagonista, llevando el hilo conductor de toda la acción que ocurre. La película bien podría haber llevado el nombre de la esposa, pero bien sabemos que por razones comerciales eso jamás podría haber sucedido. En cuanto a los demás personajes, es muy lamentable ver que actores con talento como Scarlett Johansson, James D’Arcy y Jessica Biel, entre otros menos conocidos pero igualmente hábiles como Michael Stuhlbarg, queden relegados a un segundo lugar totalmente plano y desprovistos de carisma y relevancia, cuando uno podía haber esperado un mayor protagonismo.

Hay una escena en que Hitchcock visita al censor, el encargado de permitir la exhibición de la película, y presenciamos un tira y afloja entre lo que el director quiere mostrar y lo que el censor le permite. Personalmente, creo que el director de esta película, al haberse entrevistado con el censor, no debería haber sido jamás autorizado para mostrar un producto tan poco osado. Incluso pienso que el propio Hitchcock no lo hubiera aprobado, dado la naturaleza rupturista del director (que también intenta mostrarse, aunque febrilmente, en la cinta).

Cabe destacar, de todas maneras, la parte en que se intenta mostrar cómo debió haber realmente sucedido la filmación de la famosa «escena de la ducha». Ahí se comprime la intención original, que era la de mostrar a Hitchcock manejando los hilos de sus producciones como un amo (tómese adulativa o peyorativamente) de su arte.

2011 - Paranormal Activity 03Traducción: Actividad Paranormal 03
Directores: Henry Joost, Ariel Schulman
País: Estados Unidos

Normalmente el planteamiento de una película de horror debería ser dividir audiencias, no tratar de ser complaciente con todo el mundo: es decir, o te asustas y la encuentras buena, o no te pasa nada y crees que es una película mala. Cuando esta división de opiniones no se produce, casi todo el mundo coincidirá en que es una mala película de horror.

En el caso de esta saga, este objetivo se cumple. En mi caso, las dos primeras partes sí lograron asustarme, pero más que la idea de que un demonio pueda andar merodeando en mi casa con la intención de causar daño o matarme, es por la sensación de inseguridad que produce, de que no hay nada que te asegure tranquilidad total. Ni el dinero, ni la fuerza, ni la inteligencia. Nada. Y esta inseguridad se puede extrapolar a los fantasmas reales que sí pueden aparecer en tu vida (inestabilidad laboral, bajos sueldos, trabajo excesivo y mal pagado, etc.)

Volviendo a la película, esta tercera parte es una precuela a las dos anteriores en la que se pretende dar mas información sobre los eventos que aquejan a las hermanas Katie y Kristi. Si bien la película tiene un buen ritmo narrativo, que hace que en ningún momento decaiga nuestra atención sobre la película (cosa que sí pasaba en las anteriores), cae en el pecado de muchas sagas, que es forzar algunos eventos o características de los personajes para que tengan coherencia con las anteriores entregas. Por ejemplo, cuando Katie se encuentra poseída realiza un par de movimientos o «superpoderes maléficos » similares a los de la primera entrega, lo que se ve un poco forzado en esta ya tercera parte.

Los directores de «Paranormal Activity 03» venían con la credencial de haber creado y dirigido el falso documental «Catfish» (comentado anteriormente en este blog), lo que les otorgaba una buena credencial en este tipo de cine de «cámara en mano», pero sin embargo no logran los mismos resultados satisfactorios que en el mencionado falso documental, principalmente por la razón expuesta en el párrafo anterior, o tal vez porque debieron hacerse cargo de una historia ya creada, no podría asegurarlo. Los mismos directores van a filmar la cuarta parte, la que de todas formas veré, pero creo que prefiero quedarme con las dos primeras partes. Espero equivocarme.

En cuanto a los «sustos» de la película, sí los tiene, aunque nada sorprendente ni muy novedoso a lo que ya se había visto, sin embargo, tiene algunas escenas de terror-comedia que le dan un matiz interesante y que aportan a que la peícula tenga un agradable ritmo narrativo.

Mención aparte al hecho de que la película nos hace volver al año 1988, y todas las escenas de archivo están filmadas en VHS en modo «EP», o «SLP» (para que las grabaciones logren durar 6 horas), pero sin embargo se ven en bastante buena definición. Los directores podrían haber recordado que una película de horror vista en VHS, al verse «granulosa» o simplemente con menor definicón, hacía que se viera aún más terrorífica, al no tener una visión tan claro del ente maligno de turno. De todas formas, la película gana un buen punto al no mostrar nunca al demonio que molesta a las hermanas (y que nunca debería ser mostrado). Sin embargo, como ya viene una cuarta parte y ya queda poca información nueva que entregar a la trama, temo que terminemos presenciando a la entidad que tan buenos resultados le ha dado esta franquicia. Habrá que esperar hasta fin de año para averiguarlo.

The Rite

2011 - The RiteTraducción: El Rito
Director: Mikael Håfström
País: Estados Unidos
Año: 2011

Una nueva película sobre exorcismos. Una vez más con la publicidad de estar basada en hechos reales, con la esperanza de que eso le de más credibilidad, lo que me suena  argumento débil para defender un producto mediocre. De todas formas había que darle una oportunidad, y aquí está mi opinión.

«El Rito» nos cuenta la historia de un estudiante de seminario bien evaluado por sus instructores pero con problemas personales de fe, por lo que es enviado a Roma para tomar un curso de exorcismos y conocer a un sacerdote que lleva años en el «rubro» y que puede servir de inspiración para el joven.

La película intenta ser realista en la forma de mostrar los exorcismos y en la forma de presentar al exorcista (interpretado por Anthony Hopkins) como un hombre normal sin superpoderes y cuyo trabajo es sacar los demonios de las personas, con días buenos y días malos. No hay un abuso de los efectos especiales y la música, sin sobresalir, cumple con su función. El punto fuerte de la película es la interpretación del mencionado Anthony Hopkins, quien nuevamente es infalible en la caracterización de su personaje. Sin embargo, la película pierde mucho al no contar con una buena narración, lo que hace que las diferentes escenas se intercalen bruscamente, provocando momentos de aburrimiento entre las escenas de «acción». Los personajes son presentados también sin mucho desarollo y son muy lineales, en particular el joven protagonista (Colin O’Donoghue), quien se muestra plano y poco carismático.

La película no abusa de abarcar demasiados elementos (psicológicos ni místicos) pero sin embargo la pobre narración hace que a veces uno se pierda en la historia y cueste un poco hilar los cabos sueltos que van quedando. Sin embargo, es un producto decente dentro del gran número de películas sobre el tema que se han hecho. Vale la pena verla, es entretenida, pero no deja mucho una vez que se ha acabado.

Nota: este es un nuevo caso de un trailer muy bien hecho, que hace atractivo al producto, pero el producto no cumple todas las expectativas.

 

 

Machete

2010 - MacheteDirector: Ethan Maniquis, Robert Rodriguez
País: Estados Unidos
Año: 2010

Puede parecer raro que este servidor comente una película de este tipo, pero no es muy difícil de comprender que una opinión certera se construye ampliando los criterios y por lo tanto la variedad de objetivos a comentar. Además, no hay ningún pecado en dejar de lado a veces un punto de vista tan seriote y disfrutar de una película con menores expectativas. Y es que en definitiva,  esta es una buena película de acción, directa y sin mayores pretensiones, ni segundas lecturas, ni puntos de vista complicados, nada de eso. Pero no por esto cae en la categoría de “Cine B” ni está producida en forma descuidada o a la rápida. La receta es simple: se trata de tomar lo más cliché y por lo tanto lo más aplaudido del sobreexplotado cine de acción de los ochenta y noventa, juntar una pléyade de actores (entre ellos un ícono de este tipo de cine, Steven Seagal), un guión clásico pero con circunstancias modernas, toda la estética setentera que marcó un momento en la historia del cine, efectos especiales ad-hoc, y la guinda de la torta, el actor Danny Trejo como el antihéroe mexicano, de mentalidad simple y letal, y cuya mejor arma es el machete, luego poner todo bajo la dirección de Robert Rodriguez, y listo, el resultado no podía ser más calculádamente bueno.

Más aún, la historia se remonta al 2007, cuando se hizo un falso trailer de “Machete”, el que fue incluido dentro de Grindhouse , y que generó tanta expectativa que finalmente fue realizado como película.

Es posible encontrar aquí: autos enchulados, tacos, enfermeras con vestidos muy cortos y con metralletas, guerrillas, motocicletas, narcos, whiskey, autos explotando, katanas, senadores corruptos, tatuajes, mucho spanglish, batallas épicas entre frijoleros y güeros, etc… todo eso, y (para mi sopresa) más aún. Todo coronado con los momentos justos de humor negro  y por sobre todo una banda sonora que funciona muy bien en todo momento.

El único punto negativo que le encuentro, es que al pretender ir un paso más allá dentro de este estilo de cine, cae en más de un momento gore, que si bien a veces queda bien, en otros es absolutamente innecesario. Pero en el balance final, “Machete” resulta una muy buena elección si dejamos de lado por un rato el ansia de encontrar respuestas a preguntas existencialistas y dramas rebuscados, y nos disponemos a disfrutar de una película de, simplemente, acción.

Dedales

2003 - DedalesTraducción: Laberintos
Director: René Manzor
País: Francia
Año: 2003

Una joven es acusada de ser la responsable de veintisiete homicidios. Además, su diagnóstico psicológico dice que padece de personalidades múltiples. Un doctor y el policía que la detuvo se involucran en el caso para obtener respuestas a los cabos sueltos de la historia, tanto clínicos como policiales.  Pero el caso es un laberinto, y quien decide entrar en él corre el riesgo de no volver a salir nunca más.

La película es bastante buena, y puede sorprender a más de algún espectador de cine general, pero para quienes gustan de este tipo de películas de suspenso psicológico, de las que se espera encontrar uno o más giros drásticos en la historia, quizás no resulte tan sorpresiva. La historia está bien contada, la fotografía y el sonido son excelentes también, pero en la narración se van dejando muchas pistas como para poder adivinar el final hacia los tres cuarto de desarrollo, lo que no es tan malo, pero puede dejar con gusto a poco a algún fan de género.

La actuación es muy destacable, en particular la de la protagonista Sylvie Testud, a quien le resultan creíbles las distintas personalidades que su personaje contiene. Además, la película posee ese ritmo y el sello patente del cine europeo, que le da un punto a favor para quienes gustan de este tipo de cine.

Black Swan

2010 - Black SwanTraducción: El Cisne Negro
Director: Darren Aronofsky
País: Estados Unidos
Año: 2010

Esta es la primera pelicula que comento en este nuevo año, y qué agradable es que se trate de un producto de tan buena calidad.

La primera idea que me viene al terminar de ver «Black Swan» es la de presenciar una verdadera sinfonía audivisual, una pieza perfecta que conjuga lo mejor de los trabajos anteriores del director. ¿Qué quiero decir? Bien, anteriormente ya había escrito en el comentario sobre «The Wrestler» (2008), acerca de la obsesión del Darren Aronofsky con el uso de la música y los efectos del sonido como un elemento activo en la narración de sus historias, pero que en sus anteriores trabajos, si bien los resultados eran óptimos, siempre eran muy cargados o bien hacia la música o hacia los efectos de sonido, y para no repetir todo lo que ya escribí (puede leerlo más abajo), me remito a decir que en «Black Swan» el mencionado director ha alcanzado la maestría suficiente para componer una pieza que integra ambos elementos a la perfección, junto a una narrativa fílmica de primer nivel.

La película, asfixiante por argumento, se vuelve aún más claustrofóbica al ser filmada casi totalmente en interiores. Es un viaje directo hacia el mundo femenino pero altamente competitivo de la vida íntima del ballet, enfocado en el mundo personal de la bailarina que obtiene el papel principal en «El Lago de los Cisnes». No se trata, de todas formas, de una película sobre el ballet, sino que es un drama psicológico y los efectos de la presión sobre una persona dedicada a su arte, entregada en cuerpo y alma al ballet, pero con una nula vida privada, una niña mimada marcada por la personalidad exigente y a la vez consentidora de una omnipresente madre. Dar mayores detalles de la trama podría estropear e influenciar la opinión de quien aún no la haya visto y esté interesado en verla.

Otra punto alto de la película es la interpretación de cada uno de los actores involucrados. Desde Natalie Portman en el papel protagónico, el francés Vincent Cassel como el profesor de ballet detonante de las emociones perversas, Mila Kunis como la antagonista, Barbara Hershey impecable  en la piel de la madre de la protagonista, y terminando con unas pequeñas pero precisas intervenciones de la indeleble Winona Ryder, en un papel fundamental para entender la completitud de la película.

Si algo se le puede criticar a «Black Swan», es quizás haber profundizado poco en el desarrollo de algunos de los personajes, porque a ratos la película se centra mucho en la protagonista, lo que puede aburrir a algunos espectadores acostumbrados al cine más estandarizado. Pero con un mínimo de paciencia podemos comprender que ese ostracismo es uno de los recursos narrativos de la película, otro punto por lo demás muy bien logrado.

En resumen, es una de las mejores películas hechas en el 2010, digna de ser vista y analizada por todo aquel que sienta pasión por el buen cine. Otro paso bien dado de Darren Aronofsky en su carrera cinematográfica, enfocada en la complejidad psicológica de los seres humanos.

Catfish

2010 - CatfishDirectores: Henry Joost, Ariel Schulman
País: Estados Unidos
Año: 2010

“Catfish” es una película que se ha hecho famosa por pretender ser un documental verídico sobre los riesgos que se corren al involucrarse mucho con las redes sociales. También por el buen recibimiento obtenido en el último festival Sundance y la publicidad que ello conlleva, además del uso de una inteligente estrategia publicitaria: “no dejes que nadie te cuente de qué se trata”. Al margen de cuánta verdad exista en la realización de la película, recomiendo verla, aunque desde el comienzo debo advertir que puede generar emociones agridulces, de desagradado y hasta pena en el espectador, de todo excepto alegría o esperanza.

Se trata de la relación entre un fotógrafo de Nueva York, Nev, y una amable familia del estado de Michigan, a quienes conoce por las virtudes artísticas de la niña pequeña de la familia, Abby, quien realiza hermosas pinturas y hasta expone en galerías locales. A través de ella conoce a la hermana mayor, Megan, con quien comienza a tener una relación algo más que amistosa, todo a través de Internet, claro. Además, Nev entabla relaciones con el círculo cercano de amigos de la familia, todos muy amables con él. Nev envía fotografias y Abby las pinta de forma excepcional, y luego las envía por correo a Nev. Al mismo tiempo, la relación con Megan se vuelve más romántica e intensa, así que Nev, además de su hermano y un amigo (quienes documentan la aventura en cada momento), deciden viajar a conocer a estas aparentemente bellas personas, sólo para descubrir que…

El trailer de “Catfish” hizo creer a mucha gente que se trataba de una película de terror, sin embargo no lo es en absoluto, aunque sí es escalofriante la idea del uso desviado que se puede hacer con una red que tiene la capacidad de conectar personas instantaneamente en cualquier parte del mundo. Tampoco podría decir que se trata exactamente de una película del género dramático, aún cuando el torbellino de emociones que aparecen a medida que los secretos de la película se resuelven es devastador. ¿Alegre?, de ninguna manera. Si bien desde el primer momento sospechamos que la historia va a dar un enorme giro, también se hace poco predecible de qué se va a tratar, y los detalles del desenlace logran que ningún espectador quede indiferente ante lo que se va revelando ante sus ojos, y quizás lo piense un poco más antes de involucrarse en las actividades de dudosa procedencia a las que se puede acceder en Internet.

Sobre la realización de la película, es correcta y hace que no se vuelva aburrida. El mismo hecho de que esté tan bien realizada hace sospechar desde el principio sobre la veracidad del «documental», pero lo perdonamos porque a la vez la hace fácil de seguir y entender.

Para terminar, esta película funciona perfecto como complemento a “The Social Network” (2010), y a “Deathtube” (2010), en menor medida.