Tag Archive: Terror Psicológico


The Witch

2015 - The WitchDirector: Robert Eggers
País: Estado Unidos
Traducción: La Bruja
Año: 2015

«The Witch» es una película catalogada dentro del género de horror pero que da el ancho para hacer varias lecturas sobre ella, siendo el «horror» en el sentido moderno (efectos de sonido sorpresivos, imágenes chocantes repentinas y banquetes innecesarios de sangre) el elemento menos prominente pero sin embargo es suficiente para que los espectadores que van por ese motivo queden satisfechos de todas maneras tratando de entender los variantes y aparentemente incoherentes vaivenes de la cinta.
La película se vuelve más interesante cuando intentamos abordarla desde un plano psico-social, pues está plagada de referencias a teorías psicológicas (en ocasiones burdamente graficadas y en otras inteligéntemente sutiles) y tampoco se puede obviar el trasfondo histórico-religioso en el que se desarrolla.
Ambientada en los tiempos de la colonización de Nueva Inglaterra, tenemos una familia expulsada de una comunidad que se nos da a enteder como «segura» y son confinados a vivir en los límites de un siniestro bosque. En esta familia hay siete integrantes, y podemos sumar a un octavo que es la profunda y arraigada Fe puritana que está omnipresente en cada escena y determina toda la vida de la familia (y en parte los sucesos que les deparan).
Así, cada integrante del clan posee una personalidad marcada y comparten más o menos equitativamente el tiempo en pantalla, lo que nos dificulta identificar un o una protagonista claro al que podamos seguir y mucho menos empatizar con él o ella. Se entiende que esta es una decisión tomada por el director como recurso narativo para contar la historia abierta a diferentes interpretaciones.
El hecho de existir una fuerte presencia religiosa inmediatamente nos prepara para anticipar alguna clase de presencia demoníaca, la que no tarda en manifestarse y nos convierte en testigos de la decadencia del grupo familiar. En esta ocasión el mal no se muestra como una fuerza externa que intenta corromper a una «sagrada familia» protegida por Dios, sino más bien se manifiesta y fortalece a partir de los pecados presentes en cada uno de sus integrantes: la porfía y tozudez del padre, la inseguridad, desgano y cansancio de la madre (conjunto que hoy llamamos «depresión»), la rebeldía de la hija adolescete, el despertar sexual y asomo a la madurez del hijo preadolescente, y hasta los niños pequeños pecan de soberbios e indolentes. Todas o casi todas estas características no suenan a pecado en la actualidad pero en la época en que está ambientada la película sí que lo eran, y terribles por cierto.
En realidad es muy difícil escribir sobre esta película sin caer en contar su trama y en particular no analizar el destino de cada protagonista, así que por esta vez sólo dejo la invitación abierta para que la vean y se queden con lo que quieran interpretar. «The Witch» está lejos de ser una de las mejores películas de la historia, pero sí es un buen acercamiento al «cine de apreciación» y también un buen comienzo para el director, de quien esperamos pula su narrativa en el futuro y continúe entregando películas de esta factura.

The Babadook

2014 - The Babadook

Directora: Jennifer Kent
País: Australia
Traducción: El Babadook
Año: 2014

Lo primero que debo advertir antes de escribir sobre esta película es que es imposible hablar de ella sin mencionar partes cruciales de la trama. Por lo que si se pretende ver la película sin previamente saber detalles de la historia es mejor no continuar leyendo. Hecha la advertencia, procedo a compartir mis apreciaciones sobre «The Babadook».

Uno puede llegar a esta película por la premisa de ser una película de terror, pero pronto la película se convierte en terror psicológico y ya hacia el final sólo quedamos en psicológico. Esta capacidad de mutar fluidamente es un punto alto de la película y la hace única, sin embargo, para otras personas puede ser el lado débil de esta cinta.

La trama gira en torno a una joven viuda que vive junto a su problemático hijo de siete años en una casa que no ayuda precisamente a crear un ambiente alegre. La mujer sufre de insomnio, su hijo hiperactivo no deja de dar problemas al punto de ser expulsado de la escuela en donde estudia, y vive perseguida por el fantasma de su fallecido marido, quien murió en un accidente automovilístico el mismo día en que nació su hijo. Todo esto no contribuye mucho al descanso y bienestar de la madre, quien sin embargo se esmera en darle un buen pasar a su hijo. Entre estas actividades, una noche toma un libro titulado «Mister Babadook»para leer un cuento a su hijo, pero el cuento resulta ser bastante escalofriante y nada recomendable para niños, ni para nadie. A partir de ahí se desata predeciblemente la maldición de Mister Babadook sobre esta pequeña familia, haciéndose presente para hacerles la vida imposible.

Hasta ahí la trama es bastante clásica y archirepetida hasta el cansancio, sin embargo, a medida que la película avanza nos vamos enterando de más y más detalles que nos hacen sospechar de la verdadera naturaleza de la película. Como mencioné anteriormente, se trata de una película de desarrollo psicológico casi en su totalidad: nos enteramos del 99% por ciento de la historia a través del punto de vista de la protagonista (los pocos momentos en que se nos otorga un punto de vista diferente son claves para entender la película). La poca participación de los personajes secundarios y el encierro al que nos vemos sometidos en la casa en donde se desarrolla la historia contribuyen bien a crear el ambiente claustrofóbico ideal para la manifestación física de un invencible Mister Babadook. La sección media en la que vemos la decadencia de la casa y la familia a la vez que la maldición se hace fuerte es bastante interesante llegando a un climax bastante extendido que nos arrastra junto a los protagonistas hacia variados homenajes honestos a películas clásicas del género («A Nightmare On Elm Street», «The Shining», «The Exorcist»), que contribuyen de buena manera a la historia. Particularmente el enfrentamiento final se lleva a cabo en varias escenas y a través de varios minutos tortuosos (en una buena manera, si se quiere sufrir con la película se obtiene), y parece que no tuvieran fin, pues Mister Babadook parece no tener la capacdad de ser derrotado. La resolución poco clara del conflicto puede resultar un tanto débil para el nivel de tensión que había alcanzado la película, sin embargo no la hacen decaer por completo.

La casi ausencia de música contribuyen a dar forma al ambiente desolado y de abandono que se nos quiere mostrar.

Finálmente, cabe mencionar que es una película hecha con muchos cabos sueltos a propósito, la directora se encargó de contarnos una historia de tal manera que nos deja a la interpretación su intención y resolución, sin embargo, logra nararla de manera satisfactoria, logrando agregar un nuevo volumen de colección para quienes gustamos de este tipo de películas. Bien por Australia.

It Follows

2014 - It Follows

Director: David Robert Mitchell
País: Estados Unidos
Traducción: Te Sigue
Año: 2014

Un grupo de adolescentes es acechado por una fuerza sobrenatural. Así se puede resumir, en diez palabras, la superficie de esta película, y puede decepcionar al espectador ansioso, aquel que llega a esta película buscando horror a base de efectos de sonidos repentinos, gore gratuito, o la muerte consecutiva de personajes poco memorables típica en películas de horror con adolescentes. Pero en realidad es mucho más que eso: es un proyecto de pretenciones mayores que si bien logra darse a entender, falla en su concreción debido a su mismo deseo de hablar de muchos asuntos, algunos bastante delicados, en un envoltorio chabacano.

La premisa es simple y puede ser encontrada en muchas leyendas urbanas: si alguien se «contagia» con la «maldición», debe traspasarla a alguien pronto, de lo contrario será perseguido por una entidad que adopta diversas formas, inmune a todo daño y que aunque es lenta, siempre llega. Ahora, la forma de traspasar la maldición a otro es a través es algo a descubrir en la película, pero se trata de algo inherente a la adolescencia.

Más interesante que la trama misma son las posibles interpretaciones que podemos hacer de la misma, al mismo estilo de la primera entrega de la saga «Paranormal Activity», y de cómo estas interpretaciones pueden ser más aterradoras que la maldición en sí. La atmósfera que envuelve a los personajes es una protagonista más y aporta superlativamente a la historia. Desde un par de pre-adolescentes intrusos y molestos hasta la arquitectura clásica del siglo XIX en Estados Unidos (a pesar de que la trama se desarrolla en la actualidad), pocos elementos están al azar y por el contrario, son posibles candidatos a variadas interpretaciones.

En el mundo de «It Follows» los adolescentes están abandonados a su suerte, a pesar de vivir inmersos en una ciudad típica estadounidense como es la venida a menos Detroit (que, por cierto, no es mostrada como elemento aspiracional sino que es bastante realista, con casas abandonadas en donde se desarrolla la vida normal de la clase media baja, siempre carente de sentido); los adultos aparecen esporádicamente y totalmente ajenos a lo que ocurre con sus hijos, por lo que ellos se verán forzados a aprender a defenderse solos de la entidad maligna, aunque saben bien que es inevitable y todas sus acciones sólo dilatan el periodo en que serán alcanzados.

La gran debilidad de la película es la forma en que es narrada: los diálogos en general son poco creíbles y las actuaciones forzadas, y el ritmo decae súbitamente por momentos, lo que es molesto. Los efectos especiales son escuetos y se nota que el presupuesto no fue abundante, pero son suficientes para contribuir a la película sin convertirse en nefastos protagonistas como suele ocurrir frecuentemente.

Cabe hacer una mención especial a la banda sonora, que se nutre de los mejor de los sintetizadores oscuros y ambientales de las películas de los ochenta, teniendo muy presente al cineasta y compositor John Carpenter, lo que contribuye de manera agradable a configurar el entorno siniestro que envuelve la trama.

En lo personal, interpreto esta película como una apología directa a la maduración de las personas, ambientado  en el periodo adolescente pues es en donde más fuerte se viven las emociones, aunque ya hacia el final el desenlace se me da un tanto cristiano y moralista. Pero esto es personal, porque a mi me parece que hay más maneras de crecer que sólamente lo normal que dicta la sociedad. Se encuentra sobre el promedio de las películas de horror actuales porque precisamente el horror es un bálsamo que cubre las verdaderas intenciones del director, y que va más allá que simplemente mostrarnos el sufrimiento de otros, sino que logra involucrarnos efectívamente en la historia.

Tras El Cristal

1987 - Tras El CristalDirector: Agustí Villaronga
País: España
Año: 1987

Hay películas que cruzan las divisiones entre un género y otro (en ocasiones más de dos) y es difícil decir a cuál pertenecen, y también existen aquellas que son imposibles de clasificar.

«Tras El Cristal» es una de ellas, y si esxistiese una etiqueta llamada «cine doloroso» sería el único rincón en donde podría descansar, levemente, esta cinta. Porque es el dolor el eje conductor de la trama y lo que subyace tras ella: dolor físico, psicológico y social del más punzante, y del que rápidamente se nos hace partícipes por medio de situaciones extremas e imágenes perturbadoras, pero más profúndamente a través del simbolismo y narrativa cinematográfica, lo que la convierte en una película difícil de olvidar, y que nos fuerza, como espectadores, a relexionar durante días sobre lo presenciado.

Cada encuadre, cada personaje, el uso de los colores, la música, etc. nada es dejado al azar y está ahí con un propósito. «Tras El Cristal» invita a verla más de una vez, pero a la vez es difíci decidirse a volver a verla, por sanidad mental.

Sobre la trama, sólo es conveniente decir que involucra a un oficial nazi retirado que vive inmovilizado, su esposa, su hija, un enfermero, y la herencia histórica de las dictaduras y el abuso de poder como protagonistas principales.

Si debo mencionar algo negativo, esto sería quizás el exceso de violencia gráfica en algunas escenas, que si bien podríamos argumentar que a estas alturas ya nada sorprende, en el contexto de la película y su guión crean momentos realmente desagradables. Nuevamente: nada es antojadizo y está cuidadósamente puesto ahí, en el momento y lugar exacto y preciso para doler como una herida en el sistema nervioso. A la fecha que escribo esto (Diciembre de 2014), pocos directores pueden igualar la maestría a la hora de enviar un mensaje, nos guste el mensaje o no.

En el siguiente enlace se puede encontrar un análisis mucho más completo y minucioso de los mencionados simbolismos de la película. Por supuesto, es recomendable leer el artículo después de ver la película, si es que aún persiste algún interés por verla:

http://www.madrimasd.org/blogs/imagen_cine_comunicacion_audiovisual/2013/11/24/126368