Tag Archive: Tim Burton


2016 - Miss Peregrine's Home For Peculiar Children

Director: Tim Burton
País: Estados Unidos
Traducción: El Hogar De Miss Peregrine Para Niños Peculiares
Año: 2016

«¿Quieres saber qué me mato?»

Una de las primeras impresiones que podemos tener al ver esta película es que el director está tratando de volver a sus raíces con lo que esta vez nos está mostrando en pantalla después de unos cuantos años de películas con resultados un tanto erráticos, pero debemos ser cautelosos y darnos cuenta que eso sólo sería una proyección de lo que nosotros queremos que otra persona haga. Lo mismo pasa en diversas artes, particularmente en la música, en la que muchos fanáticos de un grupo o cantante esperan que al hacer nuevas canciones suenen como en sus primeros discos sin darse el tiempo de entender que una vez que un/a verdadero/a artista, de la disciplina que sea, ya hizo algo es poco probable que quiera repetirlo tal cual (pueden haber motvivos para hacerlo pero dejaremos fuera esos factores esta vez), es más factible y satisfactorio apreciar la nueva obra como se nos quiere presentar, cn aciertos y fallas.

Habiendo dicho esto puedo mencionar lo que es obvio: hay muchos elementos en esta película que pueden llevar a alguien a creer lo que mencionaba en el párrafo anterior, pero yo prefiero tomarlo como pequeños «regalos» que el director quiere hacer a su público. Con estos elementos me refiero a referencias a varias de sus películas más exitosas. Evidentemente el comienzo de la trama es muy estilo «Big Fish» pero también encontramos reminiscencias a «Edward Scissorhands», «Ed Wood» y algunas otras. También el estilo narrativo, que es el de contrastar el mundo de la fantasía con hechos la vida real en ocasiones bastante crudos (aquí el contexto es la segunda guerra mundial y el trauma la pérdida de un familiar muy querido) tampoco es algo nuevo en Tim Burton, además es una constante de su cine lo de mostrar un lugar donde pueden pertenecer aquellos que (sienten que) no encajan en el mundo normal.

La historia es la adaptación del libro del mismo nombre y cae muy bien en la realización del mencionado director, de hecho se siente como una retroalimentación en la que el cine de Tim Burton puede haber estimulado la creatividad de Ransom Riggs (el autor de la novela) y a su vez la novela sirve a Tim Burton para transformarla en fotografías en movimiento en su particular estilo. Quien no parece beneficiarse de esta aparente simbiosis es la guionista Jane Goldman, pues el guión es uno de los puntos débiles de la película, pero de esto hablaré más adelante.

Visualmente es impresionante, también una constante en el cine de Tim Burton pero en esta ocasión se nota un trabajo más que sobresaliente que permite que el director nos cuente el cuento de turno con comodidad. Básicamente la historia es la persecución de un grupo de niños con características peculiares por parte de unos seres de pesadilla que necesitan alimentarse de ellos. Ellos viven en un mundo de fantasía pero es posible acceder a él para quienes nazcan con alguna peculiaridad. Desde el «mundo real», un adolescente inadaptado encontrará esta conexión gracias a las fantásticas historias que su abuelo le contaba de niño y luego se convertirá en el héroe de la historia pero más importante, encontrará un lugar donde pertenecer. Nada muy fuera de lo común y tampoco es que podamos esperar algo diferente, y esto nos permite centrarnos más en el «cómo ocurre» más que en el «qué ocurre» lo que vemos en pantalla.

Aquí ya podemos empezar a analizar a los personajes: del protagonista no hay mucho que decir, está bien actuado y listo, no logra ser memorable y tampoco el desempeño del actor Asa Butterfield («Hugo» (2012), «The Boy In The Stripped Pyjamas» (2008)) ayuda mucho a sobresalir, pero lo que en realidad importa acá son los niños peculiares y sus habilidades, así como las de su cuidadora, Miss Peregrine (Eva Green) y sus enemigos. Acá es donde empiezan a aparecer problemas de adaptación de guión pues todos los personajes mencionados son muchos y el tiempo es muy poco (a pesar de que la película dura dos horas) para que todos puedan ser desarrollados y desplegar sus habilidades con comodidad, quedándonos sólo con una escena en algunos casos en donde vemos las peculiaridades de algún personaje. ¿Habría mejorado esto quitando algunos de ellos para enfocarse en el desarrollo de otros? Nunca podermos saberlo, pero también debemos aceptar que es una película con un enfoque netamente comercial con pinceladas de nostalgia al cine antiguo de Tim Burton (quien por cierto tiene un cameo en esta película). Quien sí se ve realmente a gusto en su papel de villano es Samuel L. Jackson, lo que también ayuda a mantener el argumento que aún dentro de los marcos de realización de esta película se pueden crear personajes memorables. Hay una historia de amor un tanto confusa y un poco forzada en la trama, pero resulta ser poco interesante y uno de los elementos que podría haberse decartado sin afectar mayormente la historia.

Con todo lo expuesto no quiero decir que es una mala película, de hecho me entretuve bastante viéndola y deja una buena impresión al terminar de verla; no es sobresaliente pero cumple con el objetivo de entretener, posiblemente incentivar la creatividad a un niño de esta generación y activar la nostalgia de adultos como yo.

Big Eyes

2014 - Big Eyes

Director: Tim Burton
País: Estados Unidos
Año: 2014

Antes de comenzar con la crítica de la película en si, debo aclarar que el cine de Tim Burton es una influencia muy marcada para mi, por lo que cada vez que aparece una nueva película con su nombre en el puesto de director, personalmente se trata de como cuando un amigo que vive en otro continente anuncia que viene a visitarnos. Tenemos los recuerdos de la última que vez que lo vimos, pero también sabemos que puede haber cambiado un poco con el tiempo, y esos cambios pueden estar o no de acuerdo con lo que conocimos y esperamos. Es precísamente lo que ocurre con esta película: Tim Burton es conocido por una estética particular y definida, la que con el tiempo él mismo (junto a Johnny Depp) se encargó de saturar un poco, pero por suerte eso no le quita el derecho de tomar el riesgo de hacer películas diferentes de cuando en cuando.

«Big Eyes» es uno de ellas, aunque no es primera ve que Tim Burton rinde tributo a sus influencias formativas: «Ed Wood» (1994), «Dark Shadows» (2012) y «Charlie And The Chocolate Factory» (2005) son buenos ejemplos. Probáblemente la película en que más se notó el cambio estético en el pasado fue «Big Fish» (2003), con resultados magníficos. De hecho, personalmente «Big Fish» es mi favorita de este director, y siempre está entre las cinco mejores películas de todo el cine que conozco.

Ahora, yendo diréctamente hacia «Big Eyes», lo primero que resalta es la preocupación por la fotografía, la que es impecable en todo momento y la hace agradable de ver aunque no tuviera ningún otro aporte. Afortunádamente hay más que eso: la brillante actuación de los actores protagonistas sostiene la película en toda su extensión, opacando lamentáblemente a los secundarios o el desarrollo de posible historias paralelas que pudieran enriquecer la trama principal, lo que nos deja con una trama lineal, predecible y en la que sólo podría sorprendernos uno que otro giro, y no hay muchos de ellos. Para suerte de Tim Burton, la historia de la vida real en que se basa esta película ya era lo bastante interesante, por lo que el director no se molestó, y quizás no tenía por qué en agregar o matizarla un poco, lo que se puede interpretar positivamente en el sentido de respetar la historia original o bien negativamente pues la narrativa se muestra monótona en la mayor parte de la película. Eso es elección del espectador.

Pero el punto más negativo, al punto de parecerme molesto y distractivo en repetidas ocasiones, es el esfuerzo en mostrar gráficamente todo lo que se menciona o insinua, literlamente. Por ejemplo, si un personaje dice «martillo rojo», no es necesario que otro lo repita inmediatamente y que luego aparezca un primer plano de un martillo rojo para que nosotros podamos representar esa imagen en nuestra mente. Acabo de presentar un ejemplo bastante exagerado, pero creo que no está lejos de lo que aparece repetídamente en la película. Siendo así, entendemos que fue hecha intencionalmente de esa manera, pero me cuesta entender el por qué. Como dije, a mi me pareció molesto.

Mencioné anteriormente a la importancia de los actores protagonistas, y en este punto debo detenerme para mencionar que era obvio que Christoph Waltz, desde su gran irrupción en el cine mundial de la mano de Quentin Tarantino en «Inglorious Basterds» (2009), en algún momento participaría en alguna película de Tim Burton, y realmente el protagónico en «Big Eyes» parece hecho a su medida. Lo mismo para Amy Adams, quien además de su innegable belleza ha probado ser una actriz versátil, basta recordar películas como «Julie and Julia» (2009) o «Doubt» (2010). También cabe mencionar que sus ragos faciales también encajan muy bien en el contexto de «Big Eyes».

En suma, «Big Eyes» es una película de la que se podría haber obtenido mucho más, sin embargo, no llega a ser mala pues tiene varios elementos bien puestos que no la dejan caer, comenzando por el caso real, luego la fotografía y finalmente los actores protagonistas involucrados en ella. Y si en algunos puntos esta crítica parece repetitiva y forzada en dejar claro algún punto, es cierto, está escrita muy al estilo de la película que la inspiró.

Alice In Wonderland

2010 - Alice In WonderlnadTraducción: Alicia En El País De Las Maravillas
Director: Tim Burton
País: Estados Unidos
Año: 2010

Ya es sabido por todos que esta versión es una adaptación libre de la historia original. Demasiado libre a mi parecer, lo que la lleva a perder cierta parte de su encanto. Eso si, bajo la dirección de Tim Burton, el cuento gana uno que otro elemento retorcido y oscurillo, como las referencias sexuales, gore, y uno que otro sustillo bien asustador, además de la relación romantico-incestuosa entre Alice y el Mad Hatter. Sobre los personajes, mmm… definitivamente son los personajes de reparto los que realmente desarrollan la historia y la hacen interesante. Alice (Mia Wasikowska) cumple débilmente con las expectativas, pero no logra a tener la fuerza protagónica de otros personajes de Tim Burton. Sobre el Mad Hatter, creo que se le dio mucha publicidad , siendo que realmente no es el protagonista, y tampoco el mejor personaje, pero se entiende por razones comerciales. Además, en su interpretación, Johnny Depp hace algunas referencias a Sweeney Todd y a Edward Scissorhands, pero de todas formas logra hacerse reconocible como sombrerero, aunque este sombrerero es mucho más cuerdo y lógico de lo que yo esperaba (lo mismo ocurre con Wonderland en general: es demasiado sensata para lo que debería ser un mundo loco, loco). A mi parecer, el mejor logrado en esta versión es el Cheshire Cat, quien con sus «capacidades avanzadas de evaporación», se mantiene fiel a como fue presentado en la historia original. El resto del reparto está bien también excepto Anne Hathaway como la White Queen (el personaje más tétrico del film, con su tácito poder de «dominio sobre cosas muertas»), a quien al parecer le quedó un poco grande el papel, y se muestra poco creíble y forzada en su interpretación. El Jabberwocky (con el veterano Christopher Lee en la voz) sí está bien logrado, bastante terrorífico y poderoso, representando el miedo que mantiene a los habitantes de Wonderland bajo la tiranía de la Red Queen. En cuanto a la historia en si… mmm… es un poco floja, lineal y predecible, pero fácil de entender y acorde a lo que se puede esperar de Disney, pero con un poco de más de carga en asuntos políticos que la original. De todas formas lamento el hecho que casi desde el principio se nos de a conocer el final de la trama, dejándonos en espera de que «algo» ocurra que haga que cambie esa predestinación sublime, pero que finalmente no pasa (me refiero a los eventos del día Frabjuloso). También merece mención negativa la casi nula participación de la música en la película, siendo la música un elemento fundamental del cine y muy presente en otras obras del mismo director. El punto fuerte de esta película es la realización en 3D, lo que la convierte en un verdadero placer visual, y hace que el dinero que paguemos en una sala de este tipo valga la pena. En resumen, la cinta es recomendable de todas formas, aunque está lejos de ser el mejor trabajo de Tim Burton, pero sí es agradable de ver, si es que le concedemos cordura a la locura originalmente concebida por Lewis Carroll.